Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 marzo 2009

 

Anoche estaba tan triste que no pude escribir.
Cuando se producen determinadas sentencias mis fuerzas flaquean. Pienso que los perjudicados somos lo que ponemos todos y no recibimos nada, ni siquiera esa palabra, que no quiero ni pronunciar para que no me acusen de interferir, y que parece estar destinada sólo a unos pocos y que suelen coincidir con ser los causantes de nuestras desgracias.

No debo pronunciarme sobre sentencias, porque la de mi hija está todavía por verse.
La mía fue de aplicación inmediata, desde el momento en que ella murió. Condenada de por vida. Mi marido y yo estamos pagando desde el mismo día, cumpliremos la condena completa, no importa que sea la primera vez, no tenemos derecho a reducción.

Hemos perdido a nuestra hija, hemos perdido nuestra salud, física y psíquica, seguimos cumpliendo con nuestras normas de buenos ciudadanos, procuramos respetar la independencia, yo escribo para dar ejemplo y aconsejar que todos pongamos de nuestra parte en la carretera. ¿Qué más puedo hacer?, ¿Qué podríamos hacer todos?

Sí todos, los que me leéis, los que sabéis de la existencia de estas sentencias, los que vivimos en esta sociedad, las personas buenas que cumplimos con nuestras obligaciones y deberes y que por la actuación de otros nos vemos en la necesidad de reclamar nuestros derechos.

A mí, ya no se me ocurre que más puedo hacer.
Por favor, pensad, opinad, ¿Cómo se podría solucionar?, porque mi visión utópica de evitar los accidentes con una mayor concienciación, nunca será total porque siempre habrá descerebrados que los producirán.

Y por más puntos que nos quiten, más radares que pongan, alquilemos autobuses para despedidas de solteros y así no haya la posibilidad de producir un accidente por beber, utilicemos el transporte público, etc., siempre habrá otro que no pondrá nada de su parte.

Y con ese, precisamente con ese, con ese que no ha sido buen ciudadano, que ha transgredido todas las normas, leyes, principios y obligaciones, habrá alguien que será “independiente”, que le jugará con independencia.

Estoy muy triste, mi tristeza es ya mayor que mi rabia, mi impotencia.

Espero vuestras ideas, pero, por favor, sin faltar el respeto.

“La idea de lo fácil aniquila la voluntad de las personas”. Frase de Iñaki Gabilondo en la entrevista publicada en Psychologies nº21 Oct. 2006.

Publicado jueves, 21 de septiembre de 2006 4:51 por FZ_madredHelena

Read Full Post »

 

Esta es la historia de una lucha y una decepción por encontrar justicia en un caso más de los mal llamados accidentes.

He conocido, por boca de las propias víctimas, cómo una condena impuesta por un Juez, Instituciones Penitenciarias con su actuación, ha dejado prácticamente anulada.

Maxi e Isabel son dos compañeras de dolor que han perdido a 4 de sus familiares ,en el mismo siniestro. Después de mucha lucha, consiguieron demostrar que la acción del culpable de estas muertes no había cometido un accidente, sino 5 homicidios imprudentes:

…”QUE DEBO CONDENAR Y CONDENO a M.N.O. como autor penalmente responsable, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, de CINCO DELITOS DE HOMICIDIO IMPRUDENTE previstos y penados en el artículo 142.1 y 2 del CP en concurso ideal del artículo 77 del mismo Texto Legal, a la pena de CUATROS AÑOS DE PRISIÓN con la accesoria legal de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, así como a la pena de SEIS AÑOS de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores, todo ello con expresa imposción de las costas que se hubieren devengado en la presente causa.” …

En su momento esta sentencia fue definida como una sentencia ejemplar.

El culpable hizo una petición de indulto, petición denegada por el Consejo de Ministros. Con todo ello, su entrada en la cárcel de Badajoz, se demoró hasta Octubre de 2008.

Pasados 4 meses en la cárcel, Instituciones Penitenciarias ha decidido aplicarle el tercer grado y mandarle a su casa con una pulsera.

Cuatro años de sentencia se han convertido así, en 4 meses.

Ha sido un hecho completamente legal. Al amparo de la Ley. Con todas las autorizaciones. Sin posibilidad de recurrir por parte de los familiares. Pero, entonces, ¿de qué sirve una sentencia de 4 años? ¿Para qué pasar por el acto de un juicio, con lo que supone de más dolor para las víctimas? ¿En qué se queda el aumento de penas para temas de Seguridad Vial tan difundido últimamente? ¿De qué sirve todo el trabajo realizado para demostrar que una acción es condenable y punible? ¿Es quizás una liberación por falta de espacio en las cárceles?

 Lo que está claro es que a los 4 meses una persona no puede demostrar que está rehabilitada. Puede mostrar todos los signos necesarios para aparentarlo o tratar de producir sentimiento de piedad hacia él, pero entonces ¿Dónde queda el castigo?

Se sigue pensando, incluso por las instituciones más implicadas en el tema, que las muertes por accidentes tienen más beneplácito que otras, quizás porque todos estamos en la carretera, pero es un error. Los accidentes no existen, son evitables y todos deberíamos ser responsables y concienciarnos de que un coche es un arma mortal, si su uso se hace de forma irresponsable.

La mayoría de muertes en carretera son debidas a la violencia vial. Violencia ejercida sobre las víctimas a través de: velocidad excesiva o inadecuada; toma de alcohol u otras drogas; conducir con cansancio físico o con actitudes físicas que impidan una conducción responsable; falta de respeto a las normas de tráfico y a la vida de los demás; conducir con vehículos que pongan en peligro la vida de otros usuarios de la vía; carreteras en mal estado y con persistencia de puntos negros…

Y, mientras que esta violencia no se castigue, no esté en el mismo baremo que otras violencias, las víctimas de los mal llamados accidentes, nunca recibirán y sentirán, la misma compensación y sensación de justicia que pueda existir para otros casos de violencia. Para otros muertos.

Pero nuestros muertos están tan muertos, como otros, y, además, no se han muerto, los han matado.

foto1

Muertos en Siniestros de tráfico en 2007: 3.823 Muertos en

Siniestros de tráfico en 2008: Unos 2.300 ( No hay todavía cifra oficial de la DGT

Muertos en Siniestros de tráfico hasta Febrero de 2009: Más de 300

Accidente: Lo que puede aparecer o desaparecer, sin destrucción del sujeto. ( Definición de El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española)

 Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, que murió por el alcohol que otro tomó

Read Full Post »

Besos

 

Siempre que escucho la canción de “El canto del Loco”, me acuerdo de Helena, no porque fuera uno de sus grupos favoritos, sino porque le encantaban los besos.

A todas horas los estaba dando y los estaba reclamando.

Me siento culpable de no haberle dado más besos. Pero yo los guardaba, para que no se terminasen, porque me quedaban muchos años, muchos meses, muchos días para poderle dar.

Otras veces porque tenía que actuar de madre, y tenía que mostrar mi enfado o disgusto por algo que había hecho o no había hecho.

Ahora sé, que es cierto que los besos que no se dan se pierden.

Madres, besad a vuestros hijos, mucho, mucho, no dejéis que se pierdan vuestros besos.

Y eso es lo que quiero, besos.
Que todas las mañanas me despierten de esos,
que sea por la tarde y siga habiendo besos.
Y luego por la noche hoy me den más besos pa cenar.

Besos, de “El Canto del Loco”

besos

Helena pidiendo besos.

Publicado martes, 26 de septiembre de 2006 4:44 por FZ_madredHelena

Read Full Post »

 

Todos los lunes, los medios de comunicación nos dan cumplida información de los muertos y heridos durante el fin de semana en accidentes de carretera.
Desde la entrada en vigor del carnet por puntos, con una comparativa de los años anteriores en la que se puede ver la disminución de los mismos.

Si nos paramos a hacer cálculos, el resultado de victimas en cada accidente arroja una media de 1 victima mortal y “un trocito”.

Ese porcentaje en decimales es muy cierto. Porque en cada accidente con una victima mortal y una victima más o menos grave, la otra victima, también muere. Siempre una parte de esa victima morirá en ese accidente, además de las heridas que sufrirá de por vida.
Pero para todo el mundo es el gran privilegiado. Ha tenido la suerte de sobrevivir. No importa el grado de invalidez que presente, no importa el estado psicológico en que quede, se ha salvado.

Pero no es cierto. Empezando por el sentimiento de culpabilidad que sentirá desde el primer momento, pensando por qué él se ha salvado y la otra persona no, siguiendo por las secuelas físicas más o menos graves, continuando con que tendrá que vivir toda su vida con el recuerdo de haber vivido algo traumático, donde probablemente ha perdido a una persona querida, con quien pensaba realizar su vida y desde ahora tendrá que oír, “alégrate que estás vivo”.

Estas otras victimas, gracias a que todo está regulado, serán indemnizados según el grado de pérdida: 1 brazo, 1 pierna, 1 mano, tantos días que tardaron en curar las heridas, etc… A tanto el kilo de carne perdida, tanto…

Ese dinero les ayudará para pagar la silla de ruedas, las deudas contraídas por dejar de tener un empleo o para un trocito de coche.

Ese trocito de vida que murió en ese accidente, como no llega a la unidad, no tiene indemnización. Ya está compensado, alégrate que estás vivo. Es fácil decir y de agradecer, porque ante semejante monstruosidad, las buenas personas lo único que pueden decir es eso, de alguna forma quieren que estés bien, ¿Qué van a decir?.

Las buenas personas sabemos que ellos son “Las otras victimas”.

Dedicado a Álvaro, el amor de mi hija y a todas las victimas que sobreviven a un accidente mortal.
scan0005

Publicado miércoles, 27 de septiembre de 2006 4:48 por FZ_madredHelena

Read Full Post »

 

El 25 de Septiembre de 2006, el diario vasco publicaba en su sección de cartas, mi carta titulada “El bebedor pasivo”. Ésta era una reflexión más, respuesta a un artículo de Manuel Alcántara titulada “Urge proteger a los bebedores pasivos”.  Él, junto con el filósofo Jose Antonio Marina, han sido dos personas que han tratado de que este termino fuera aceptado, en clara referencia al fumador pasivo y a las muertes que produce el alcohol a otras personas que no lo beben.

Claro ejemplo, la muerte de mi hija. Unas 35.000 personas han sido condenadas por conducir con alcohol desde la reforma del código penal. Y los que han bajado su consumo a la hora de conducir, no lo hacen por ser conscientes del peligro que corren ellos mismos u otros, sino por la pérdida de puntos.

Aunque han pasado casi 3 años, creo que es un tema de plena vigencia, si tenemos en cuenta que el tema del alcohol en los jóvenes sigue siendo un problema no resuelto, en cuanto a su consumo, abuso y facilidad de obtención.

El bebedor pasivo

“Me gustaría hacer un comentario sobre el artículo de don Manuel Alcántara titulado Urge proteger a los bebedores pasivos. Es cierto que no es bueno tener una sociedad donde haya que estar continuamente prohibiendo: fumar, conducir a más velocidad de la permitida, beber antes de conducir, etcétera; pero lo realmente malo es que en pleno siglo XXI vivamos en una sociedad en la que haya que estar recordando continuamente que no vivimos solos, que vivimos en comunidad, que tu libertad termina cuando invades la del prójimo o que tus acciones pueden llevar a producir la muerte de otra persona.

Sí, señor Alcántara, tendremos que ir pensando en poner más difícil la posibilidad de beber, pero no porque sea en público, no porque afecte al hígado del bebedor pasivo, sino porque puede afectar a todos los órganos, a su vida y no digamos nada de la del bebedor no pasivo. Ya sé que es un fastidio ir a una fiesta y tener que pensar que hay que coger el coche y no se puede beber. Fácil solución: no ir en coche, tomar el transporte público o un taxi o el conductor alternativo. Lo que no tiene solución es la pérdida de la vida por haber ingerido alcohol o, lo que es más lamentable, la de otra persona que no tiene nada que ver con la fiesta.

Hasta aquí, las personas con responsabilidad estarán de acuerdo. Pero si observamos que desde la entrada en vigor del carné por puntos, de 58.128 sanciones impuestas 9.337 han sido por exceso de alcoholemia, creo que estamos en un país un poco ebrio y que esta adicción produce tantas o más muertes que el tabaco.

No sería mala idea que las autoridades vayan pensando en hacer algo para que este hábito tan poco saludable empiece a bajar y se quede en términos que sí lo sean. ¿Cómo? Si trabajas y no puedes fumar, ¿por qué vas a poder beber? Pues vayamos mirando la cantidad de bares, cafeterías, cantinas y máquinas expendedoras que hay en lugares de trabajo… Y este pensamiento y comentario no lo hago por la salud del que bebe, lo digo por mi propia salud.

Gracias al Diario Vasco por su publicación. No siempre tengo la misma suerte.”


Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, que murió por el alcohol que ella no tomó

 

Read Full Post »

 

Desde antes de tener recuerdos he estado motorizada. Me refiero a que iba en cualquier artefacto a motor o pedales.

Cuando yo nací, mis padres tenian una bicicleta. Mi padre que siempre fue una persona con bastante ingenio, hizo un sistema y unio a la bicicleta el cochecito de bebe, donde yo iba, asi me transportaban con ellos.

Despues tuvimos una moto. Yo iba en el deposito de gasolina, y tenia unos pedales y un manillas para sujetarme. Tenia unas gafas de piloto, que me protegian de los mosquitos y un casco.

Mas tarde pase al asiento trasero y los pedales siempre fueron moviendose segun mi tamano. Despues tuve una hermana y entonces tuvimos un “sidecar”.

Por ello creo que puedo dar un consejo sobre este medio.

Cada vez veo mas chicas con moto. No solo pequenas motos, sino algunas de gran potencia. Si llevan su casco, bueno, si es en la playa llevan algo que no se puede llamar casco. Normalmente pantalon ( lo del titulo es por recordar la famosa pelicula) pero, y los zapatos?.

Pueden ser tacones, chanclas, esclavas, etc.

Hacemos mucho enfasis en el casco, la velocidad, el alcohol, el telefono, el cigarro, pero se nos olvida algo muy importantes para la seguridad. Los zapatos.

Por favor, Chicas!,  me encanta veros en moto, pero, aunque sea un espacio corto, pensad que sois motoristas. No se os ocurriria ir a esquiar en chanclas. Hay algo que se llama maletin, maletas, macuto, llevad unos zapatos dentro. Por vuestra seguridad.

Disculpad el teclado. No tiene acentos, el espaciador no funciona, en fin. Es Verano. Flor Zapata Ruiz, madre de Helena. 

Publicado sábado, 05 de agosto de 2006 9:24 por FZ_madredHelena

Read Full Post »

 

Comenzamos la semana haciendo recuento de nuestros muertos. Los que no llegaron a disfrutar del puente o no volvieron del puente. En esta ocasión, 23 muertos. No he leído en esta ocasión la consabida frase de “tantos menos que en la misma fecha del año pasado”. Mal síntoma.

Y, como siempre, me duele especialmente, los jóvenes que se han quedado en el camino, como muchos fines de semana, de regreso a su casa después de una noche de diversión. En esta ocasión, uno con 17 años, el sábado en Arzúa y 4 el domingo, con edades comprendidas entre 25 y 30 años en Toques, ambos en Galicia.

El subtitular referido a la información sobre el más grave, por el número de víctimas que no por la pérdida que en ambos será irreparable para sus familiares, decía así: “Un responsable de tráfico llama verdugo al conductor del vehículo siniestrado”. Supongo que esta declaración está sacada de contexto, pero, a pesar de que en muchos mal llamados accidentes éste debería ser el título que se diera al conductor que lo produce, en otros muchos, creo que somos muchos los verdugos y comenzaré a enumerar.

Yo misma comentaba una vez que no era bueno un coche baratito para comenzar a conducir y, la mayoría de los padres es en lo primero que piensan. En el accidente de Toques, este no ha sido el motivo. Parece ser que era un coche nuevo, de apenas unas semanas, un modelo BMW, deportivo y de gran cilindrada.

¿Cuándo se va a poner limitador de velocidad a los coches que conducen los jóvenes? ¿Es tan difícil para las grandes marcas automovilísticas que sus coches vengan de serie con este sistema?

Los jóvenes, salvo algunos, por mucho que les machaquemos los padres sobre precaución, son jóvenes llenos de energía, velocidad, hormonas. Son demasiado jóvenes.

No es la primera vez que escribo para expresar mi dolor sobre la muerte de jóvenes en las carreteras gallegas y, por desgracia, no será la última, y supongo que, mientras que no se realicen muchos cambios: mejora de carreteras asesinas; mayor educación, en general y en particular en educación vial; limitadores de velocidad en los coches que conducen los jóvenes; inclusión del alcolock en todos los coches; mejoras en el transporte público y promoción de éste para su utilización por los jóvenes, seguiremos perdiendo a nuestros jóvenes.

Los jóvenes no miran a sus amigos como verdugos, aunque muchos de ellos sufran por el comportamiento y la influencia  de alguno de ellos (influencia en todo tipo de drogas o actividades de riesgo) Sólo los padres que pierdan a sus hijos, llegaran a verlos así. Dejaran de ser amigos, porque sólo fueron amigos de sus hijos, amigos sólo hasta la muerte. Somos muchos los que nos convertimos en verdugos con nuestras acciones u omisiones.

Especialmente si no hacemos más para que esta velocidad que lleva a la muerte, comience a decrecer. Empezando por los padres que somos los que tenemos que poner los límites.

Sea por la causa que fuere, vuestro dolor es también el mío.

Tú te fuiste por siempre; mas mi alma
te espera aún con amorosa afán,
y vendrás o iré yo, bien de mi vida,
allí donde nos hemos de encontrar.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, que murió por el alcohol que otro tomó.

Algo ha quedado tuyo en mis entrañas
………….que no morirá jamás,
y que Dios, por que es justo y porque es bueno,
………….a desunir ya nunca volverá.

En el cielo, en la tierra, en lo insondable
………….yo te hallaré y me hallarás.
No, no puede acabar lo que es eterno,
ni puede tener fin la inmensidad.

-Mas… es verdad- ha partido,
………….para nunca más tornar.
Nada hay eterno para el hombre, huésped
de un día en este mundo terrenal,
en donde nace, vive y al fin muere,
cual todo nace, vive y muere acá…
 (Era apacible el día. Rosalía de Castro)

Read Full Post »

Older Posts »