Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Cuentos del Hada Helena’ Category

(El hada Helena, según Pilar)

Llegaron  a las puertas de urgencias como llegan casi todos, nerviosos, corriendo,  con la cara llena de horror, pidiendo que les confirmen una frase, un pensamiento, “dígale a la de negro que se vaya que aún no me ha llegado la hora”

En un segundo, un revuelo de médicos, enfermeras y camilleros, ayudaron a la mujer que pedía auxilio para su marido. Y sin haber llegado a dar los datos ni información sobre lo sucedido, corrió como la pólvora que era un accidente de tráfico.

-Rápido, rápido, no tiene apenas pulso- decía la enfermera.

-El desfibrilador, rápido, el desfibrilador- gritaba un médico.

-Córtale la ropa, no te entretengas en quitársela- le decían a un enfermero.

Y Samuel, el hombre que había entrado y que todos suponían que había tenido un accidente de tráfico, escuchaba, pero no podía pronunciar palabra.

Mientras, su mujer, que casi no había visto cómo desaparecía por la puerta de “críticos”, esperaba que le diesen información. Nunca había visto tanta rapidez en urgencias. Pensaba que su marido iba mal, tal como él mismo le había dicho pero no esperaba una respuesta tan inmediata. Sí que debía estar mal para que los médicos hubieran reaccionado tan rápido.

Por fin vino un médico y le preguntó cómo había sido el accidente, dónde se había golpeado.

-¿Qué accidente?

-Alguien nos ha dicho que era un accidentado  de tráfico. Concretamente un accidente por alcance.

-No, no señor. Ha comenzado a sentirse mal, a marearse y el pecho le dolía mucho.

-¡Ah! Es igual, lo importante es que nos hemos puesto enseguida con él y todo apunta a que es un infarto. Pero no se preocupe, está bajo control y de esto no se va a morir. Ya está en la UCI y le iremos informando.

A su mujer no le extraño el diagnóstico, aunque sí le preocupó mucho. Su marido tenía siempre demasiada tensión,  prisas, y casi era previsible que esas prisas le pasaran factura.

A la hora de conducir también mostraba esa mismas prisas. Parecía que siempre le faltaba tiempo para llegar. Se pegaba al culo del coche que le precedía y no paraba de arrimarse hasta que podía adelantarle, o el otro coche se apartaba y le dejaba pasar.

-¡Venga lento!- Era su frase más habitual.

Acababa de realizar uno de esos adelantamientos cuando se tropezó con un accidente de tráfico. La vía estaba prácticamente cerrada y ocupada por los coches de la policía, la ambulancia y los coches siniestrados. Un agente de tráfico gesticulaba para dar paso a los coches por el pequeño espacio que quedaba libre. Iban pasando de uno en uno y  se demoraban en hacerlo para observar el accidente.

Los sanitarios de la ambulancia estaban en ese momento atendiendo a uno de los heridos que parecía estar en un estado muy  crítico. Samuel pasó muy  cerca. Demasiado para no reconocer a la persona que estaba en el suelo.

-¿Qué? ¡Dios, no puede ser! Me estoy volviendo loco.

El agente hacia ademán de que siguiese pero Samuel había parado y con cara de pavor, no apartaba su mirada de la camilla. Después, se fijo en el coche que había perdido su morro introduciéndose en el coche que le precedía.

-¡No, no puede ser! Gritaba con verdadera desesperación a punto de romper a llorar.

Unos repetidos golpes sobre su hombro, casi zarandeándolo,  lo hicieron reaccionar.

-Samuel, Samuel. Despierta, vamos, despierta.

Samuel reconoció la voz de su mujer.

-En el hospital te recomendaron mucha calma y tranquilidad, si sigues tan alterado te va a repetir el infarto.

-¡Gracias a Dios! Era un sueño. ¡Qué horror!

-¿Qué sueño?

-Soñaba que había tenido un accidente. Me había empotrado contra otro coche y veía como me recogían del suelo, en muy mal estado. ¡Era yo! ¡Veía mi propia muerte!

-Eso ha sido por la confusión que tuvieron en el hospital. Estás obsesionado con el tema. No lo pienses más.

Aún estaba inclinada tratando de tranquilizar a su marido, cuando vio, apoyada en el cabecero, una mariposa.

– ¿Y esta mariposa, de dónde ha salido? Fuera, largo. Lo que nos faltaba que se llene la casa de estos bichos.

(Mariposa de un dibujo de Helena) 

La mariposa salió por la ventana que la mujer abrió. Era diciembre, casi Navidad, no era tiempo de mariposas, de dónde habría venido. Tampoco encontraba explicación a la confusión en urgencias, esa que había producido la pesadilla de su marido.

-No crees que te has pasado con el sueño, Helena. Por poco le da otro infarto a ese pobre hombre.

-¡Qué va! Recuerda que le he salvado la vida, no iba a quitársela después de haber cambiado  un accidente mortal por un infarto. Pero tenía que hacerle ver lo que puede producir con sus prisas.

-¿Y crees que con el sueño va a dejar de pegarse al coche que se le ponga por delante? ¿Crees que va a dejar de correr?

-Tú encárgate de extender tus alas sobre  los que están bajo tus cuidados  que de los violentos viales ya me encargo yo.

(Hada, según Virtu)

Samuel, en la siguiente revisión,  refirió el angustioso sueño que había tenido a su cardiólogo, y éste le dijo –Creo que le hemos salvado la vida por dos veces. Y, por consiguiente,  también la de otros. Espero que, a partir de ahora, “rápido, rápido”,  le recuerde al día que llegó aquí, para nosotros, por un accidente de tráfico.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Alcobendas, 24 de Diciembre de 2011

Nota del autor:

Este cuento de Navidad,  este año, está dedicado al personal de Urgencias, UCI y cardiología, del Hospital “La Moraleja”.

Anuncios

Read Full Post »

El columpio de Julia

 

 (Dicen que nuestro deseo y necesidad de balanceo viene del recuerdo de nuestro tiempo dentro del vientre materno. Por eso, cuando nos sentimos mal, tenemos la necesidad de balancearnos)

ulia era una niña preciosa, llena de vida y a la que le encantaban los columpios.

Un día, cuando paseaba sentada en su carrito, unos lobos feroces, de los que no existen en el mundo animal, saltaron sobre su lindo cuerpo dejándolo herido y maltrecho. Desde ese momento, Julia, tuvo que pasar mucho tiempo en hospitales y entre médicos.

 La pequeña Julia que apenas había comenzado a dar sus primeros pasos, estuvo durante meses apartada de su parque y de sus columpios, en los que le encantaba columpiarse diciendo a la vez: “rin-ran-rin-ran”. Por eso, cuando el dolor le atenazaba, pedía los brazos de sus padres y se columpiaba en ellos. Se mecía y se dormía.

 

Esos brazos, en balanceo, eran un consuelo y una paz y así ella volaba, volaba y olvidaba el dolor.

Un día se sintió más feliz y a gusto en una de estas sesiones de balanceo. Su mente comenzó a volar, a olvidarse de lo que le pasaba, se sintió más tranquila y libre y se veía en un bello columpio lleno de guirnaldas y lazos rosas y violetas.

 Con sus pequeñas piernecitas se impulsaba cada vez más fuerte. Y volaba, volaba. A sus pies todo se veía cada vez más pequeño. Escuchaba la voz de su madre que le decía: “Julia, Julia, vuelve”, pero ella se encontraba tan bien, que no podía hacerle caso.

En uno de esos impulsos, entro en una nube blanca, de algodón, esponjosa. Al principio se sintió aturdida, casi con miedo porque durante mucho rato solo veía el blanco de la nube, pero por fin salió, y nuevamente apareció el cielo azul. A sus pies, apenas se distinguía el bosque donde le atacaron los lobos y de repente, observó que volaba con los brazos extendidos y cada uno de ellos era sujetado por dos seres extraordinarios: un osito y una mariposa.

(Helena y Diego, en “el guardián del ventanal”)

Ambos, la sujetaban tiernamente hasta que la depositaron en el suelo.

 Ella se quejó –quiero seguir volando.

-No, ya has llegado a donde tenías que llegar –respondió la mariposa.

-Todos tenemos una misión –decía el osito.

La niña solo pensaba que hacía mucho tiempo que no se encontraba tan a gusto.

-¿Quieres jugar conmigo? –Le dijo al osito, quizás porque era tierno, peludo, suave, como los ositos que ella tenía en su habitación.

 

– Sí, sí, claro, pero todos tenemos una misión –repetía una y otra vez el osito.

-Yo soy guardián, yo soy guardián –se afanaba en decir el osito.

–Claro que jugaremos contigo. – Por fin habló la mariposa-  aquí solo  harás aquellas cosas que te hagan feliz, que te sienten bien.

-Yo soy Helena y él es Diego. Lo vamos a pasar muy bien pero como dice Diego, aquí cada uno tenemos una misión y tú también tendrás la tuya.

Julia era demasiado pequeña, apenas había aprendido a hablar y caminar pero era bastante espabilada y sobre todo se daba cuenta que hacía mucho tiempo que, en su estado,  no se había sentido tan a gusto, feliz y en paz, así es que si había que tener una misión ella la llevaría a cabo con gusto.

 

Mientras hablaba con la mariposa y el osito, notó una especie de cosquilleo en su espalda. Intentaba volver la cabeza pero no conseguía ver qué le pasaba. La mariposa, consciente de su inquietud la tranquilizó diciendo – no te preocupes, no te pasa nada, es solo que te están saliendo una pequeñas alas, a partir de ahora eres un ángel.

 Al principio, Julia iba a comenzar  a llorar, tenía tan malos recuerdos de los hospitales pero pronto se dio cuenta que eso no le dolía nada y apenas las notaba.

-Antes de que vinieras, el rey león nos dio instrucciones de cual sería tu misión, a partir de ahora, -añadió la mariposa.

-Sí, yo soy guardián –volvió a insistir Diego, el osito.

-Sí, Diego vigila desde su ventanal para que los niños no se ahoguen al pasar el río o en aquellas actividades donde haya agua, y  tú tendrás cuidado de los niños cuando estén cerca de los coches y las motos.

-¿Yo? – preguntó Julia.

-Sí. Tu afición por los columpios será recompensada y desde ahora siempre estarás en uno.

 En ese momento, desde una nube comenzó a bajar una cuerda llena de guirnaldas y con flores blancas y rosas enroscada a todo lo largo. En el centro, una rueda de flores.

 

La cuerda se parecía más a unas largas trenzas de fino pelo rubio con un lazo rosa en su interior. Y esta cuerda, que  parecía tenía vida propia, bordeó el cuerpo de Julia, se puso bajo sus nalgas y comenzó a balancearla con suavidad.

 -Con esta cuerda podrás rescatar a los que estén en peligro a la hora de cruzar la calle. Desde el ventanal de Diego podrás verlo fácilmente.

 Julia aún no era consciente de lo que Diego llamaba “la misión” pero no tardaría mucho en darse cuenta de ello. Era pequeña pero aprendía rápido, igual que lo hacía en la tierra.

 Helena dio un fuerte impulso a la cuerda y Julia voló alto, alto, riendo feliz, a  carcajadas en algún momento.

 

Diego, con cierta envidia, comenzó a gritarle –espera, espera, no querías que jugáramos.

Y Helena sonrió y dio media vuelta dejándoles solos. Un poco de risas y juegos les vendrían bien a ambos. Ya habría tiempo de trabajar.

 Julia, como anteriormente lo había hecho Diego, comenzó su etapa de asesoramiento y enseñanza y se convirtió en una experta en salvar vidas en pasos de cebra, semáforos, cruces de carreteras y, especialmente, en las entradas  a los colegios.

Y si no lo creéis ¿cómo es posible que no mueran más personas con la de conductores locos que hay por ahí?

 Eso es porque Julia, lanza su columpio y levanta del suelo a los que van a cruzar cuando están en peligro. Después, los vuelve a posar sobre el suelo y aquí no pasó nada.

 

Cada vez que sucede esto, se acuerda de su mamá y su papá y siente que ellos, de alguna forma, lo saben y están contentos.

Y colorín colorado, el cuento de Julia se ha acabado.

…Tú no puedes volver atrás

porque la vida ya te empuja

como un aullido interminable.

 

Hija mía es mejor vivir

con la alegría de los hombres

que llorar ante el muro ciego.

 

Te sentirás acorralada

te sentirás perdida o sola

tal vez querrás no haber nacido.

 

Yo sé muy bien que te dirán

que la vida no tiene objeto

que es un asunto desgraciado.

 

Entonces siempre acuérdate

de lo que un día yo escribí

pensando en ti como ahora pienso…

(Palabras para Julia. José Agustín Goytisolo)

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Notas de la autora:

Este cuento esta dedicado a Julia, muerta por la acción de un conductor con alcohol, que la atropelló el 3 de Agosto de 2007, en el primer aniversario de su muerte el 29 de Diciembre de 2009.

Las fotos de Julia han sido cedidas por sus padres.

Read Full Post »

 Don’t Drive Drunk. Yo controlo.Un cuento de Navidad

 

-¡Venga, Manuel, otra!

-No, no.

-¿Cómo que no?

-Creo que ésta va a ser la última.

-Ja, ja, que rajado.

-No insistas duplicándote.

-¿Duplicándome?

-Sí. Me lo estás pidiendo tú y otro que está a tu lado igual que tú, jaja.

-¿Pero qué dices? No serás que estás un poco borracho.

-No, no, estoy perfesssto. Por eso ya no voy a tomar ninguna más. Esta es mi última copa.

Como era la víspera de Nochebuena  tenían solo media jornada ocupada y, como cada año, se iban de copas para celebrarlo. Pero en los últimos años las campañas de control de alcoholemia y los anuncios sobre no beber si se va a conducir, hacían cada vez más difícil esa celebración.

Manuel decidió que era hora de terminar con las copas. Nunca le había pasado nada y decía que “controlaba”, pero esos malditos controles de alcoholemia le podían hacer perder unos puntos de su carnet y parte de la paga extra de Navidad.

Dejo al resto de la cuadrilla y caminó hacia su coche. Pulsó el mando pero no se oyó el característico “clic, clic” ni se produjo el guiño de los intermitentes.

-Joder -dijo. Me temo que he bebido más de lo que debía.

Pensó que se había equivocado de lugar en el que había dejado el coche. Recorrió con la mirada al resto de coches aparcados por si hubiera sido un poco más arriba o más abajo.

– Juraría que fue aquí. -Volvió a pulsar el mando. Nada. Caminó hasta la parte trasera del coche y comprobó la matrícula.

 –Sí, es mi coche, sabía yo que lo había dejado aquí. -Volvió a pulsar pero el resultado fue el mismo.

-Se ha estropeado, ¡que oportuno! -Se dirigió a la puerta y pasando de mando, introdujo la llave.

 -¿Qué? No puede ser, ¿ésta tampoco? Vaya día.

Decidió llamar a su padre para que viniera a recogerle.

-Papá, no me funciona el mando del coche ni la llave, ¿Puedes venir a buscarme?

-¿Qué? No te funcionará el mando pero la llave…

-No, Papá, no funcionan.

-¿Y no será que no eres capaz de meter la llave? ¿Cuántas copas has tomado?

-Que no papá, que no. No soy yo, es la llave.

-Pues sabes, machote, te coges el tren y mañanas vas a recogerlo.

-¿Pero qué dices, papa? Mañana tengo partido, tengo que madrugar.

-Pues lo siento, chico. Yo no salgo ahora de casa, y tú haber pensado antes que hoy te ibas de copas.

-Joder, papá. -El pi, pi del teléfono le confirmó que su padre ya no estaba ni disponible  ni dispuesto a ir a recogerle. No le quedaba otra que tomar el tren.

Durmió toda la noche y se despertó con una resaca importante, -creo que sí me pasé con las copas, que dolor de cabeza. Estoy como para jugar un partido.

Llamó a su amigo.

– Hola Pedro, que no me esperéis, que no voy a jugar.

-¿Qué pasa, la resaca?

-No, no es solo eso, aunque sí tengo una buena, es que tengo que volver a donde estuvimos ayer porque me tuve que dejar allí el coche.

-¿Te dejó tirado?

-No, no me funciono el mando y la llave tampoco.

-Ja,ja, pero si a mí me veías doble ¿tú estás seguro que era tu coche?

-No te jode, pues claro. Había bebido pero sabía lo que me hacía.

-Ya, ya. Eso te pasa por no haberte dejado el coche en tu casa. Anda, panoli, ya le cuento yo al resto. Feliz noche.

– Feliz noche.

Subió al tren precipitadamente, éste estaba a punto de partir y se metió en el primer vagón que alcanzó. Una vez dentro, recorrió varios coches hasta llegar a uno de los más delanteros. Se sentó al lado de una joven y cuando lo hizo notó algo en el asiento a la vez que la joven le decía “perdona… mi gorro”.

¡Ah!, disculpa, no me he dado cuenta, lo siento.

-No pasa nada.

Un gorro de terciopelo marrón, brillante, casi como un sombrero de copa y que había vuelto a su estado como si nada hubiese pasado, después de aplastarlo, se encontraba ya en las manos de la joven.

– Es normal, a estas horas se va un poco dormido y más después de una juerga, comento la dueña del gorro.

-No, no he estado de juerga, bueno, sí pero fue ayer por la tarde.

-¡Ah! Pues tienes cara de resacoso.

-Un poco. Pero es más bien cara de fastidio. Ayer no conseguí abrir mi coche y ahora tengo que ir a recogerlo.

-¿Abrir o ponerlo en marcha?

-Las dos cosas. Ni funcionó el mando ni conseguí introducir la llave en la cerradura.

-Eso sería que no tenías que cogerlo.

-¿Cómo? No te entiendo.

-Sí, si estuviste bebiendo esa era la mejor forma de salvarte la vida.

-¿Qué estás diciendo?

-Que ayer tuviste a alguien que te echo una manita. Seguro que hoy funciona el mando y la llave y a ninguna de las dos cosas les pasa nada.

Manuel pensó, -otra loca como mi madre con el “te va a pasar algo”. Creyó que ya no debía decir nada más a esa desconocida y ella tampoco pronunció palabra. Poco antes de llegar a la siguiente parada, la joven se levantó, le sonrió y le dijo: adiós, suerte y no te olvides “si bebes, no conduzscasss”  imitando a Steven Wonder en un antiguo spot publicitario, campaña de la DGT.

La joven se caló el gorro, que casi le tapaba la cara. Se abrochó su abrigo acolchado de color rojo, sonrió y bajó del tren.

 

Manuel, le siguió con la mirada, y cuando el tren se puso en marcha volvió la cabeza para observarla nuevamente pero cuál sería su sorpresa cuando comprobó que, en el andén, no había nadie. Ni por detrás, ni por delante. Se había esfumado. ¿Por dónde se había ido? -¡Bah!

Volvió a sus pensamientos y a su dolor de cabeza. Cuando llegó al coche, instintivamente, pulsó el mando, clic, clic, y el coche se abrió. Fue en ese momento cuando se acordó de la joven. Se detuvo y cerró nuevamente el coche. Entonces, tomó la llave, la metió en la cerradura y la puerta se abrió.

-Cosa de brujería, dijo.

Se sentó, puso el coche en marcha, e inmediatamente la radio comenzó a oírse. Pensó -este mando está loco, vaya jugarreta-. Fue en ese momento cuando  se fijó en la canción que sonaba.  No era una canción reciente pero le resultaba familiar. ¿De qué le sonaba? ¿Dónde la había escuchado? ¿En la tele?

“Don’t Drive Drunk”, repetía el estribillo una y otra vez.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena. Diciembre de 2010.

Read Full Post »

La buscadora de Ángeles y Hadas

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena (2010)

En el silencio de la noche, le despertó el ruido de un aleteo. Encendió la luz y buscó qué insecto era el que estaba provocando ese ruido. Paseó su mirada sobre las paredes, el techo, la ropa de la cama, pero no encontró nada. Apagó otra vez la luz y se arropó la cabeza con la sábana.

Nuevamente, el mismo ruido. Esta vez, al encender la luz, observó que el ordenador no estaba apagado. -Jo, si lo apagué al acostarme –se dijo Cintia. Se levantó y cuando iba a pulsar el botón oyó una voz:

-Eh, que estoy aquí.

Cintia buscaba en la pantalla del monitor el rastro de esa voz. El monitor estaba iluminado pero no había ninguna imagen. Pensó que el sueño le estaba jugando una mala pasada. Sonrió y pulso el botón: “On- ensendio, OFF-apagao” Se decía siempre para recordar la diferencia.

 

(Cintia, buscadora de Ángeles y Hadas)

La voz se oyó con más insistencia y con desesperación: ¡Hola, eh, que me aplastas, que estoy aquíiiiiiiiiii! Retiro el dedo del botón y dio un salto para atrás. Pasado el sobresalto inicial, se volvió a acercar y entonces vio como una pequeña mariposa, balanceaba los brazos de un lado para otro haciendo señales, como si de un naufrago se tratara, para hacerse ver.

-¿Es que no me ves? ¡Qué soy yo!

-¿Helena?- Su abuela le había contado algún cuento sobre Helena, que se convirtió en una mariposa y ejercía de hada.

(Cintia y su abuela)

-¡Pues claro que soy Helena! No me recuerdas de cuando encontraste mi foto con Diego. Venga, date prisa que tenemos que irnos – Inquirió la mariposa a la niña que tenía la boca abierta y se había quedado paralizada como si le hubiera dado un aire.

 

(Imagen encontrada por Cintia, en Internet. Ella creyó que era Helena y Diego)

Entonces, la mariposa extendió su brazo y con el dedo índice, apuntando hacia la mano de la niña, ésta comenzó a disminuir de tamaño hasta ser casi igual de pequeña que la propia mariposa. Tomándola de la mano, dio un fuerte tirón y ambas continuaron reduciéndose, cada vez más, hasta pasar por una de las ranuras existentes entre la pantalla y el embellecedor del monitor.

Cintia no podía dar crédito a lo que estaba pasando. Continuaba cogida de la mano de la mariposa y tras atravesar el monitor se inició una caída vertiginosa que la asustó muchísimo.  Esquivaron una serie de objetos que, debido a la velocidad que iban, apenas podía distinguir. A pesar de su sorpresa, pensó que serían los cables, chip o los elementos  que tendría el monitor por dentro y que ahora tenían una dimensión considerable. Pero lo que más le sorprendió fue que ¡estaba volando! Cuando terminaron de pasar por esos cachivaches, enseguida apareció ante sus ojos un cielo inmensamente azul y a sus pies, las nubes.

-¡Guauuuuuuuuuuu! -Pronunció la niña sin saber bien si reír o llorar.

 

(Helena y Diego, según un dibujo de “El guardián del ventanal”)

Helena, con su largo pelo negro flotando al viento, parecía aún más bella que en aquella imagen que un día encontró mientras buscaba hadas y ángeles y que, ella misma, relacionó con Helena y Diego y el cuento “el guardián del ventanal”. Cintia, con la mano libre, seguía intentando, inútilmente, bajarse el vestido que el viento había subido. Así se mantuvieron durante un rato, hasta que a sus pies comenzaron a despejarse las nubes y aparecieron ciudades,  casas,  calles, coches, personas, todo cada vez más nítido, más cercano.

Entonces, comenzó a percatarse  de que las personas que caminaban por la calle, llevaban pegados a sus espaldas una especie de mochila, un abultamiento. Y cuando ya estaban prácticamente encima, fue cuando se dio cuenta que ese abultamiento eran unas alas. ¡Le había llevado a un país de ángeles! ¡Las personas tenían alas! Los ángeles que ella siempre buscaba en Internet –pensó Cintia.

-No, de eso nada, no tienen alas.

-¿Qué? -Casi no le salió la voz- eran demasiadas sorpresas que no le dejaban  hablar.

-Que no son alas -Dijo la mariposa.

-¿Cómo sabes lo que estaba pensando?

-Soy un hada, puedo escuchar tus pensamientos y tus deseos, y estabas pensando que llevan alas, pero no es así. Fíjate bien, -entonces, Cintia, comprobó que no eran las personas las que tenían alas, sino los que iban pegados a ellos. Cada persona caminaba con un ser alado a sus espaldas.

-¡Guau! Son ángele! –Dijo abriendo cada vez más la boca y los ojos.

-¡Pues claro que son ángeles! Y yo soy un hada.

– Ya lo sé, me lo contó mi abuela –dijo la niña cada vez más animada a hablar.

-Sí, y también sé que sabes mucho sobre ángeles y hadas, pero no sé si lo que yo voy a contarte lo conoces ya. Por ejemplo, que los niños y chicos buenos que mueren se convierten en ángeles y las chicas, la mayoría, en hadas. ¡Ah!, pero no te olvides que otros se convierten en estrellas. En realidad, cuando nos vamos del mundo terrenal, nuestra energía se transforma. Tú conoces esa frase de que la energía ni se crea ni se destruye, sino que se transforma, pues, eso, nos transformamos, y sois los que os quedáis sumidos en el dolor y apresados por nuestra ausencia los que nos convertís en ángeles, hadas o estrellas.

Entonse… mi tito

– Pues claro, es un ángel, -contestó la mariposa.

-Lo sabía, estaba segura –respondió la niña con gran alegría -por eso una vez escribí para él:

“Palomita tu que vuelas, tan alto como la Luna

vuela y lleva este mensaje a alguien que quiero con locura.

Al Reino de los Cielos a llegado un angelito,

se llama Edu y es el angel mas bonito.

Dile palomita tu que puedes que cuente las estrella, que las multiplique por dos, y si le parecen munchas muncho mas lo quiero yo.

Dile tambien palomita que me haga un hueco en su corazon pues en el mio siempre estara y no lo olvidare jamas. Te quiero tito Edu”

(Texto original escrito por Cintia)

  

(El tito Edu)

Sin soltarle la mano, hada y niña seguían volando por encima de las cabezas de los transeúntes. El tiempo es imposible de calcular pero en un determinado momento, giraron en una esquina y, entonces, la mariposa le señaló a una mujer que conducía una motocicleta.

-¡Pero si es mi abuela! -dijo la pequeña. En ese momento comprobó que  el asiento trasero de la motocicleta estaba ocupado por un joven con alas.

-Sí, y ése es tu tito que va cuidando de que a su madre no le pase nada. También cuida a tu mamá, y a ti. -La niña no salía de su asombro y su boca se cerraba y se volvía abrir al máximo, una y otra vez.

-Cierra la boca porque en cualquier momento te vas a tragar algo- le dijo la mariposa.

-Quiero hablá con mi tito -dijo la niña.

-¡Qué dices! Tu tito está en la tierra, haciendo su trabajo, no le puedes entretener.

-Pero yo quiero vello -insistió la niña.

-Ya lo sé, por eso te he traído hasta aquí. Quiero demostrarte que no es necesario verle para sentirle. No puedes verle porque para eso tendrías que tener ojos en la espalda y tú no querrás ser una persona así de extraña, se reirían de ti en el cole. Además, los ángeles no tienen cara reconocible, son criaturas de gran pureza, espíritus invisibles, a veces, pueden ser sólo rayos de luz. Ya has visto que van tan pegados que apenas se puede ver su cara. Para los creyentes, son mensajeros e intermediarios entre Dios y los humanos, y sobre todo, están destinados a proteger a los humanos.

-¿Y tú?

-Yo soy un hada, como ya te he dicho antes. Yo me pedí hada. Jaja.

(Helena con su primer disfraz. De ratita presumida)

 

– ¿De qué te ríes? –dijo Cintia.

– Porque al decir “me pedí” acabo de recordar  un chiste muy malo que contaba mi papi. Te cuento, te cuento:

“Un niño le dice a otro, qué eliges, susto o muerte. El niño le contesta, me pido susto. Entonces el otro niño le hace ¡uuuuuuuuuuu!, y el niño que había elegido susto dice, ¡hay qué susto! Y el otro le responde: jaja, po haberte pedido muerte” -La mariposa seguía riendo a carcajada -es muy malo pero a mi me hacía mucha gracia.

-¿Sabes de dónde viene el nombre de hada y que hay muchos tipos de hadas?- continuó la mariposa cambiando de tema.

-Bueno, algo he leío en Interne, cuenta, cuenta, -había conseguido que la niña se olvidara de su deseo de ver a su tito y, ahora, estuviera centrada en saber más cosas sobre las hadas.

– No sé si ya has estudiado que las lenguas que ahora hablamos provienen del latín y el griego. Y la palabra “hada”, viene del latín “fatum” que significa: hado, destino. De ahí derivo en “hada”, aunque hay otras teoría y palabras que ahora no te voy a cansar con ellas. Pero sí te diré que hay muchos tipos de hadas: Las ninfas o hadas de las fuentes, Lamias o hadas de las cuevas, Dríades o hadas de los bosques, Sirenas o hadas de los mares, Sílfides o hadas de los vientos, Salamandras o hadas del fuego.

-¿Y las “madrinas”? –dijo Cintia.

-Así es como se llaman en los cuentos a las hadas que conceden deseos, usan la magia y su presencia es siempre para hacer el bien. Son las más conocidas y utilizada en los cuentos infantiles, aunque, hace muchos, muchos años, las hadas estaban también en los escritos destinados a los adultos. Pero también hay hadas que pueden castigar a los seres humanos, como las hadas de los bosques, si estos producen daño a los árboles, porque los árboles son la reserva de vida para el hombre en la tierra.

Además –continuó la mariposa- en cada lugar de nuestro país las hadas son llamadas de forma diversa. Así, por ejemplo,  en Cantabria se llaman “Anjanas”, en Galicia, “Sacias”, en Asturias, “Fades”, en Cataluña, “Goijas” y en Baleares, “Damas de Aiguo”.

-Jolín, cuántas. ¿Y todas tenéis alas?- preguntó la niña.

-Normalmente sí. La mayoría tienen forma humana, figura de mujer, hermosas, con grandes melenas negras y ojos grandes, pero otras adoptan formas de animales

-¿Y tú por qué te pediste hada?

-Yo creo que las hadas tenemos una vida más interesante que los ángeles. Nosotras entramos en contacto con los humanos, podemos transformar una situación desagradable o una injusticia, en algo beneficioso para nuestro protegido. Yo misma soy un “hada virtual”. Ando siempre por los ordenadores y así le echo una manita a mi “mamy”. Nosotras hacemos magia. Conseguimos felicidad y alegría pero también es cierto que ellos, los ángeles,  son los guardianes, y sólo de ellos depende vuestra seguridad.

-¿Y por qué dices que me has traío contigo? –dijo Cintia-

– Porque quería que vieras con tus propios ojos que a los ángeles no puedes buscarlos, no puedes encontrarlos, no puedes verlos, sólo puedes sentirlos. Sé que te pasas muchas horas ante el ordenador, buscando ángeles y hadas, y a partir de ahora tendrás que estudiar duro. Te haces mayor y ya no puedes perder tiempo buscando ángeles.

-Pero yo…

-Nada, nada, fuera excusas. Ya sé que echas de menos a tu tito y que eras muy pequeña cuando se marchó y por eso le buscas, pero cada día tienes que estudiar más, y aunque ahora eres muy buena estudiante y con magníficas notas, cada día será más difícil y tendrás que dedicar más tiempo a ello. Tienes que utilizar el ordenador para estudiar y olvidarte de esas búsquedas. Ya me has visto a mí, ya has visto a tu tito, y ahora, a estudiar.

 

(Buscadora y su mami)

Cintia asintió, entendía por qué había llegado hasta allí y recordó las restricciones que su madre ponía a la hora de utilizar el ordenador. Era como si estuviera oyéndola a través de la voz de Helena. De repente, quiso volver a su casa, con su mamá, pero sintió que tenía un problema.

-¡Coño, que tengo que vorvé!

– ¡Niña, esa lengua! –gritó la mariposa.

– Perdona, sólo lo digo cuando tengo un problema. Ahora soy diminuta como tú, ¿cómo voy a vorvé  así a mi  casa?-dijo angustiada.

-Eso no es problema para mí, ya sabes que soy un hada, puedo conseguir lo que me pidas -y diciendo esto, amorosamente, puso su ala sobre el hombro de Cintia y esta comenzó a hacerse grande en relación con el hada. Pero la angustia no desapareció porque, ahora, Cintia recordó que para pasar a través del monitor se había hecho diminuta, y casi había vuelto a su tamaño original, cómo haría para volver a pasar al otro lado. Cada vez que el ala de la mariposa golpeaba suavemente sobre su hombro ella crecía y crecía…

Sintia, Sintia, vamos, despierta, despierta. No me lo puedo cree. Has pasao toda la noche sobre el ordenador. Esto e  indignante. Hoy mismo saco el ordenador de tu habitasión. Se acabó.- Cintia se despertó con las manos de su madre agarrándola por los hombros. Miró a su alrededor, aún confusa, y le tranquilizó ver que estaba en su habitación, frente al ordenador.

-¿Eh? Mamá, puedo explicallo. Veras, yo estaba dormía…

-Tú te has levantao por la noche para andar en el ordenador –dijo su madre, cada vez de peor humor.

-No, no, mamá. El ordenador estaba ensendio… Helena me ha llevao a ver lo ángele, y entonses…

-¿Helena? ¿Helena la del cuento de la abuela? ¡Estás loca! Lo que pasa es que te  has quedao dormía  sobre el teclado y has tenío un sueño- concluyó la madre-. Y ahora, a arreglarte para ir al cole que se hase tarde.

Cintia pensó que no podía haber sido un sueño, lo recordaba tan real. Pero cómo explicar que había pasado por la ranura más pequeña del monitor. ¿Cómo iban a creer que había visto a su abuela acompañada de su tito Edu? ¿Quién iba a creer que todos llevaban pegados un ángel en la espalda?

Comenzó a peinarse y de repente el cepillo tropezó con algo -¡ay!-. Llevó la mano al cepillo y le pareció que algo se desprendía de él. Se giró sobre su espalda y, allí sobre el suelo, encontró una pequeña pluma.

-¡Oye, tú! –casi gritó-  no te aserque tanto que me enrea el pelo –dijo, mirando el espejo.

Desde ese día, Cintia no volvió a pasarse horas buscando ángeles y hadas. No necesitaba verlos. Sentía a su tito Edu sobre su espalda y si algún día quería un milagro o magia, no tenía nada más que llamar a Helena, eso sí, si cumplía lo que le había pedido su hada. Tal vez lo haría cuando necesitase un bonito vestido, o cuando fuese mayor, para conseguir una cita con un  chico guapo. Pero, por ahora,  los vestidos se los hacía su abuela, y los chicos…, los chicos eran aún unos bichos raros a los que sólo les gustaba el futbol.

-¿Sabes mamá que el tito Edu va siempre detrá de nosotro?

-No Sintia, por favo, no comienses otra vez con eso.

-Pero mamá si e verdá.

–Olvídalo, Sintia. Ea, o te quito el ordenador porque parese que te está sorbiendo el seso.

-Pero mamá…

Sabía que no iba a convencer a su madre aunque esta creía  y le gustaban los ángeles, pero estaba convencida de que aquella noche lo que  había tenido era un sueño. Y Cintia, en ese momento, llegó incluso a dudar: Será verdá que fue un sueño –se pregunto-, pero, entonces, recordó la pluma que tenía guardada en una pequeña caja en su habitación y que recogió del suelo del cuarto de baño.

E iguar, a mí Helena me enseñó lo ángele  –y diciéndose esto, tomó su macuto y se dispuso a marchar al cole.

Desde ese momento, Cintia estudió duro, utilizó el ordenador para estudiar y ampliar conocimientos y se olvidó de hadas y ángeles porque ya no necesitaba verlos, los llevaba con ella, y fue feliz de tener ese conocimiento.

Y colorín, colorado, este cuento se ha acabado.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

29.09.2010

 

Notas de la autora:

 

(*) El término “mamy” está escrito en la formula utilizada por Helena y su madre. Igual que Helena sabía, siempre, cuando la llamaban a ella y no a otra persona, porque escuchaba la “H”, que tanto le gustaba.

 

Fotos de Cintia, cedidas por su familia.

 

Dibujos de “El guardián del ventanal” (Portada e interior), realizados y dedicados para mí,  la madre de Helena, por los alumnos del colegio Cedes, de Albacete.

 

Fotos de ángeles, tomadas de la página de Facebook : http://www.facebook.com/pages/Angeles/103432463602

 

Datos sobre hadas y ángeles, sacados  de Wikipedia, http://www.linkmesh.com/ y de la tradición popular.

 

Este cuento es original de Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, hecho y dedicado para Cintia, una niña de Hornachuelo, Córdoba, en su onceavo cumpleaños, que perdió a su tío en un mal llamado accidente de coche, con todo mi cariño. Terminado el 22 de Septiembre, en Almería.

 

Read Full Post »