Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Opiniones importantes’ Category

No se trata de que, a estas alturas, me esté preguntando cómo he llegado hasta aquí, que como hasta vosotros sabéis ha sido por la muerte de mi
hija. Es el título de la 10ª Jornada de Attitudes que este año tenía el título de “¿Cómo he llegado hasta aquí? La influencia de la conducción subconsciente
en la seguridad vial”.
Algo que cualquier conductor con cierta experiencia hemos sentido alguna vez, cuando hemos llegado a nuestro destino.

Es lo que se denomina conducción subconsciente, una conducción sin conciencia plena, atenta y reflexiva porque la hemos realizado sin atención y
las cosas que se hacen con menor atención, sin esfuerzo, se recuerdan menos.

Como siempre, un estudio de esta organización con interesantes resultados de los que hasta ahora se conocía poco. Y así se ha comprobado que un 75% de conductores han conducido alguna vez de forma subconsciente y un 6% que lo hacen muchas veces. Que el perfil es una persona entre 35 y 40 años, con unos tres años de conducción, que conduce a diario, el mismo trayecto, con estudios, ocupada, y con lapsus cotidianos.

Este estudio se ha llevado a cabo con encuestas y observación durante la propia conducción con el sistema “Eye-Tracker Tobil Glasses”.

Pero, a pesar de esta conducción subconsciente, no se han detectado accidentes graves, aunque muchos conductores después de haber tenido conciencia de este tipo de conducción sí han tenido y experimentado la sensación de peligro y riesgo. ¡Cómo no!

Se ha hablado mucho de qué hacer o cómo prevenir esta conducción subconsciente que para muchos participantes de las mesas de debates, especialmente médicos, psicólogos, científicos, es algo necesario en la vida, una forma de ahorrar energía, algo necesario para vivir, e inevitable porque al ser humano le es difícil mantener la atención más de 15 minutos seguidos.

Pero la conducción subconsciente es algo evitable. A través del cambio de estímulos: cambios de velocidad, señales, con vehículos más inteligentes y sobre todo, a través del conductor que debe tener la conciencia de la vulnerabilidad.

Los que leáis estas pequeñas notas no penséis que estáis exculpados de los despistes y peligros que producís por hacer una conducción subconsciente, que se producen y muchos (pasar semáforo en rojo, pasos de cebras, no ver otros coches, peatones, etc.), porque, la mayoría de las veces,
estas distracciones pueden producir la pérdida de la propia vida.

Y como bien dijo el fiscal de Seguridad Vial D, Bartolomé Vargas, la conducción subconsciente no  salva a aquellos que conduzcan contraviniendo los artículos IX y XII de la Ley de Seguridad Vial.

Una jornada nuevamente interesante, llena de opiniones importantes, reflexivas, y como siempre, centrada en el ser humano. Porque, al final, los coches son llevados por personas, y cada una es distinta y diferente, con sus actitudes y circunstancias, y pocas veces pensando que lleva entre las manos un arma que puede matar, aunque la mayoría de las veces puede darnose el place de transportarnos a otros lugares.

Y, por cierto, ¡ojo, mujeres! Somos las que más problemas llevamos a los coches, más tareas, más pensamientos acumulados, más prisas, más responsabilidades, y eso afecta. Hasta el punto de que en esta misma jornada he podido conocer que la mayoría de los accidentes “itineri”, son
sufridos por mujeres.

Un lujo asistir a este tipo de jornadas. Gracias, por la invitación.

Por favor, de forma consciente o subconsciente, todos debemos estar implicados en disminuir los accidentes de tráfico. Los que conducimos , los que fabrican coches, los que legislan, los que diseñan y construyen carreteras, los que nos llenan de señales, los que juzgan a los inconscientes, los que enseñan a conducir, los que educan… Todos.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Anuncios

Read Full Post »

El pasado día 19, tuvo lugar el “VII Foro contra la violencia vial” de Stop Accidentes”, en esta ocasión con el estremecedor título de “El Coste de una Vida”.

Para los que somos y hemos sido víctimas es difícil asumir este título porque la vida de nuestros seres querido no tiene precio.

Un foro que en su apertura tuvo al Fiscal Bartolomé Vargas, al director de la DGT y al concejal de Seguridad de Madrid Pedro Calvo y en su cierre la secretario de estado de justicia, Jun Carlos Campo.

Un Foro repleto esta vez de ponencias referidas al “Baremo” existente para indemnizar a las víctimas y a las propuestas de lo que debería ser. Porque, desafortunadamente, ese dinero que nos quema en las manos y del
que muchos familiares de víctimas no quiere oír hablar, para los heridos de por vida nunca es suficiente,  por las secuelas que les quedan. Pero, además, es un dinero que nos trata como a víctimas de menor grado si se compara con las indemnizaciones que ofrecen las mismas compañías de seguros en otros países de Europa. Tres veces más en algunos.

Forenses como Santiago Delgado y la médico rehabilitador Eulalia Miján, destacaron como las valoraciones de las lesiones y las secuelas casi nunca son suficientemente valoradas y adecuadas, ni las correspondientes
compensaciones económicas, suficientes.

Así no es de extrañar que la propia Fiscalía de Seguridad Vial esté de acuerdo en el cambio de ese “Baremo” a todas horas insuficiente. También es de destacar la propuesta que harán sobre la responsabilidad de los
menores en los accidentes de tráfico: “los menores y mayores no pueden tener el mismo tratamiento”, decía la Fiscal Elena Agüero Ramón. Y yo recuerdo aquí el caso reciente que tratamos del niño que fue considerado como causante del atropello de un coche. Y lo mismo sucede con los ancianos. Algo que en otros países europeos sí está contemplado, salvaguardándolos.

También pudimos escuchar la presentación del estudio “Valor monetario de una vida estadística”. Un lío para mí y para cualquier víctima.

Y la encendida ponencia del abogado José Pérez Tirado, sobre la propuesta de reforma del Baremo de accidentes de tráfico, consensuado con las asociaciones de víctimas. Y no es la primera vez que nos hace ver la gran diferencia en las cantidades de indemnización, pagadas por las compañías, en relación con las pagadas en otros países.

Las compañías de seguros siguen viendo aumentado su negocio (aumento del parque automovilístico, más seguros), disminuido el número de accidentes (menos víctimas en los últimos años), con la consiguiente
disminución de gasto para las mismas, y con unas indemnizaciones que vienen del año 1994, que en ese momento se realizaron a la medida de las aseguradoras, y más bajas que en épocas anteriores.

Pérez Tirado abogó porque todas las asociaciones formen una federación de asociaciones (cosa que yo llevo defendiendo desde hace años. No entiendo como puede existir una federación de asociaciones para Iberoamérica y no existir una para España), para poder luchar por unas indemnizaciones justas.

También contamos con la presencia de un representante de la justicia que habló también de lo difícil que es, a veces, para el poder judicial, aplicar  sentencias ante trabajos mal hecho o insuficiente (atestados, declaraciones testigos, valoraciones forenses), antes de llegar a ellos, o por la ambigüedad del legislativo.

Pero como siempre, hay otros que están peor, y así quedó de manifiesto en la intervención de la representante de Víctimas de Colombia, Mary Bottagisio.

Por último, la presidenta de Stop Accidente Ana Novella, comentó la propuesta conjunta que han hecho las asociaciones para entregar a los partidos políticos ante la campaña electoral. Porque los partidos políticos  irán pasando pero las víctimas de violencia vial seguiremos aquí, recordando y presionando para evitar que las cifras de muertos aumenten o no sigan disminuyendo.

La justicia dice que la reparación del daño debe ser total: material y  moral. Pero ¿quién puede restituirnos a nuestros hijos? ¿Quién puede cuantificar nuestro daño moral? ¿Quién puede valorar lo que nuestros hijos nos habrían aportado material y moralmente? ¿Quién cuantifica lo que nos habíamos gastado en su manutención, educación, cuidado? ¡Con lo que cuesta sacar adelante a un hijo! ¿Quién me va a compensar
de los besos perdidos? ¿Quién me va a curar el corazón partió?

No hay dinero en este mundo para reparar nuestro dolor.

“Nada se parece tanto a la injusticia como la justicia tardía”. Séneca.

Un año más, gracias por la invitación.

(En este foro supe del atropello de una joven en un paso de peatones en Alcobendas. Hoy he conocido
que se llama Irene, que resultó gravemente herida pero espero que se recupere y no necesite de estas indemnizaciones para el resto de su vida. Un abrazo para ella y su familia).

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

 

 

Read Full Post »

Recuerdo la primera vez que en un foro de la asociación Stop Accidentes, una doctora del Samur dijo que, ella, en alguna ocasión y ante la evidencia, jugándose su puesto,  había guardado un poco de sangre del accidentado que recibía, por si luego un juez la pedía para hacer una prueba de alcoholemia. Y creo que fue un antiguo director de policía el que dijo que los problemas para poder extraer una un poco de sangre a un accidentado, sin necesidad de autorización por parte del implicado para realizarle la prueba de alcoholemia se resolvía muy fácilmente: modificando la ley de enjuiciamiento criminal.

 Por entonces, Jordi Jané era el presidente del grupo de seguridad vial en el parlamento y confesó que no sabía que fuera así de fácil. Desde entonces, ese foro, ese debate, se me quedó grabado. No podía entender como podían seguir pasando los años y, si un juez no pedía que se realizara a un herido la determinada prueba, jamás se conocía en qué estado iba conduciendo.

 Por fin llega esa propuesta de modificación de “La Leyde Enjuiciamiento Criminal”  y tendrá muchas más implicaciones que, dirán, lo que nos afecta a las víctimas de siniestros de tráfico, pero a cada uno le duele lo que le duele.

 Si no lo he entendido mal, el fiscal adquiere mayor relevancia y será el encargado de realizar la instrucción, siempre bajo la vigilancia de un juez. Y ahí está nuestro fiscal de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, que ha dicho que será inflexible con los delincuentes viales y les imputará delito de homicidio imprudente.

 Jueces serán liberados de la labor de instrucción y serán pasados a la labor de juzgar con lo que los juzgados se aligerarán. Eso está muy bien. Que no hay derecho que haya víctimas que lleven cinco años esperando a que se produzca el juicio. Sobre el papel queda muy bonito: para los corruptos, ahora no les llamará implicados, sino investigados; las escuchas telefónicas serán admitidas … pero por qué han tardado tanto en presentarla. Han tenido que transcurrir 30 años para hacer las modificaciones necesarias, para poner de acuerdo a fiscales y jueces, 30 años de democracia para igualarnos a otros países.

 Y ahora viene lo mejor: ¿Cuándo dicen que va a ser esto? ¿Cuándo se va a aprobar? ¿En esta legislatura? ¿Seguro? ¡Ay, que me temo que esto no llegará!

 Primero pasará por el Consejo General del Poder Judicial,  el Consejo Fiscal y el Colegio de abogados. En Octubre, según el ministro de Justicia, podrían estar los informes. Después, supongo, pasará al parlamento. Ahora habrá que ver si se ponen de acuerdo los políticos porque lo más fácil que pase es “esto lo propones tú, pues, me lo cargo yo”. Ojo, que he dicho me lo cargo, con “r”, no seáis mal pensados

 Lo de siempre, “las cosas de palacio van despacio”. Y muchos más si afectan a los de abajo, digo yo.

 Flor Zapata Ruiz, madre de Helena. Ni idea de leyes. Con toda la experiencia en el dolor que supone la pérdida de una hija por un conductor con alcohol.

 

 

Read Full Post »

El pasado día 30 escribí uno de esos correos que yo llamo “correo sin entregar” a los familiares de Carlos Parra, pero lo dejé en borradores y no publiqué. En él les decía que probablemente la muerte de Carlos sirviera para que de una vez por todas muchos mal llamados accidentes de tráfico que sequedan en el limbo, sin estudiar, sin saber porqué paso, a partir de ahora se estudiarían;  que a partir de ahora,quizás, habría cambios. Hoy, en las noticias, escuchaba las declaraciones del Fiscal de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas:  “Que sepa el conductor que produce un accidente por ir con el móvil, por ir pegado al conductor de
delante, haciendo adelantamientos arriesgado, con alcohol… con resultado de muerte, que será imputado de un delito de homicidio imprudente y tendrá pena deuno a cuatro años de cárcel…” (alguna palabra puede que no sea textual)

¡Por fin!

¿Será verdad que por fin más de uno no se va a ir de rositas? ¿Podrá ser que una gran mayoría no conseguirá que le juzguen como una falta en lugar de un delito? ¿Será verdad que en los accidentes de tráfico le
harán la prueba de alcohol no solo al muerto, sino al que queda vivo? No me lo puedo creer todavía.

El post que escribí a la familia de Carlos Parra lo dejé como borrador porque después de escribirlo pensé que en esos momentos mis palabras no serían de consuelo para ellos. Al revés, era demasiado dura la realidad como para pensar en el sacrificio de una vida para conseguir que otrasno se pierdan, pero de verdad que tenía esperanza que este caso, que aún está por ver que no echen para atrás la prueba de alcoholemia conseguida con la sangre guardada, sería el revulsivo para que esto cambiara.

Esta era mi carta:

“Carta a los familiares de Carlos Parra

Siempre dije que me alegraba de que el que mató a mi hija no fuera una persona conocida, no hubiera podido vivir sabiendo en todo momento dónde estaba, qué hacía, qué era de su vida, si había casado a sus hijos…

Por eso, pienso que vuestro dolor es aún mayor, como pasó con la víctima de Farruquito.

Pero en este momento, y perdonar mi atrevimiento, creo que quizás la muerte de Carlos no sea una muerte más en la carretera. Quizás su vida sirva para que haya un cambio: ¡Basta ya de accidentes de tráfico sin saber el motivo!

Como he dicho ya en otras ocasiones, son muchos los que han sido enterrados sin saber cuál fue el motivo de ese accidente, quién fue el culpable, por qué sucedió, porque en una gran mayoría, los muertos no nos pueden decir nada, los familiares se quedan sumidos en el dolor, y los atestados no dan muchas pistas.

Hasta ahora, son los familiares de las víctimas los que tienen que investigar, buscar pruebas, testigos, luchar contra administraciones, costear de su bolsillo investigadores que reconstruyan accidentes, etc.

Quizás el hecho de que esta vez el implicado sea un personaje público haga que esto cambie. Las víctimas no podemos esperar a que exista la posibilidad de que un médico haya guardado un poco de sangre para hacer una prueba de alcoholemia una vez que un juez lo haya pedido. Esto tiene que cambiar. Debe existir un protocolo de actuación que exija, por ley, o por como se quiera, que en los siniestros de tráfico, igual que al muerto se le va a realizar una autopsia, a los implicados se les realice una prueba de sangre para saber en qué estado conducía.

Cuando estábamos enterrando a nuestra hija, el culpable de su muerte estaba siendo puesto en libertad. Nosotros no podíamos estar en ese momento pidiendo, exigiendo o defendiendo los intereses de nuestra hija, pues igual pasa en miles de casos. Los familiares no pueden llegar a tiempo de pedir a un juez que se realice una prueba de sangre al implicado, y para cuando un juez la pida ya es demasiado tarde.

En esta ocasión, quizás se ha llegado a tiempo. Habrá que esperar a ver qué pasa.

Sé que en estos momentos de dolor para vosotros esto de lo que os hablo os debe sonar peor aún, porque ahora vuestro dolor es más fuerte que vuestro deseo de lucha pero después de nuestra pérdida no nos queda nada más que desear que a otros no les pase, al menos esto es lo que yo sentía y por lo que lucho.

Siento no tener palabras más reconfortadoras porque no las hay, de momento. Sé y conozco el camino que
habéis comenzado a recorrer y habrá de pasar mucho tiempo para encontrar un poco de sosiego, que no de olvido. Pero quiero deciros que el dolor compartido no es menor pero es más llevadero, y somos muchos los que estamos en vuestra misma situación y con vosotros, a pesar de la distancia.

Vuestro dolor es también el mío porque, antes, ya fui yo.

Un afectuoso saludo.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Una productora de televisión me ha invitado a un programa que están haciendo sobre Ortega Cano y las víctimas de los accidentes. Sintiéndolo mucho no podré asistir, pero todo lo que tenía que decir ya lo he dicho através de este blog y en la contestación de mi imposibilidad a esta productora les decía que el problema no era que esta vez fuera un famoso, sino que se siguiese sin poder realizar  la prueba desangre para reconocer el índice de alcohol si la persona no da su autorización.

Mientras que eso no cambie muchos accidentes quedarán sin esclarecerse.

Espero que con las declaraciones del Fiscal de Seguridad Vial esto se corrija de una vez por todas. Esperemos que la fiscalía, de unavez, plante cara a los terroristas viales que existen en nuestras carreteras.

Se lo deben a nuestras víctimas.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

 

Read Full Post »

Víctima: “Persona que sufre por culpa ajena o por causa fortuita”. Definición del diccionario de la  Lengua Española.

El miércoles 25 de mayo, a partir de las 16 horas darán comienzo las I Jornadas sobre víctimas y medios de comunicación. El Parque de Seguridad de la Policía Local de Cartagena, en su Salón de Actos, verá esa tarde la fusión del mundo victimal y periodístico, unidos por la misma causa, la defensa y mejor trato a las víctimas de todo tipo, bajo la dirección del periodista y criminólogo, Juan Antonio Carreras.

Ayer me comentaba una madre que perdió a su hijo en la piscina del colegio en la Coruña, que había encontrado comentarios sobre un caso parecido al suyo en otro colegio de Madrid, en los que se admitía como un accidente, una fatalidad, no entendía por qué no se luchaba para que estas muertes, completamente evitables por falta de personal, mala gestión o desidia, no se consideraran como víctimas. Y yo le respondía: Víctima no es todo el que sufre, solo aquel que es considerado como tal por la sociedad. Y la sociedad, aún, no tiene demasiado arraigado el sentimiento responsabilidad. Al revés, lo natural es quitarse la responsabilidad de encima: Pío, pío que yo no he sio, que decía la canción infantil.

Por eso me alegra que se realicen estas jornadas, porque son un paso más en el reconocimiento de víctimas. De cualquier tipo. Y en el ámbito de la seguridad vial son mucho más numerosas que por eventos terroristas o cualquier otra causa.

Los accidentes de tráfico no son tales, no son una fatalidad, no es un tributo a pagar por los tiempos modernos, no es si te toca te toca que dicen muchos.

No podré asistir pero les deseo  productividad y mucho éxito.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, víctima de un conductor con alcohol.

Read Full Post »

“Hay una hora de oro entre la vida y la muerte. Si estás gravemente lesionado, tienes menos de 60 minutos para sobrevivir. Puedes no morir entonces, pero lo puedes hacer tres día o dos semanas después, porque algo ha ocurrido en tu cuerpo que es irreparable” Dr. Adams Crowley.

Esto lo he aprendido hoy en la jornada a la que he asistido. Una jornada propiciada por el Ministerio de Sanidad y Política Social para dar a conocer el “Protocolo de actuación y buenas prácticas en la atención sanitaria inicial al accidentado de tráfico”.

Una jornada muy interesante de las que a primera vista siempre me digo, qué voy a hacer yo, en una sesión como esta, y de las que me alegro después de asistir.

En el consejo de ministros de 30 de junio de 2006, se llegó a un acuerdo para tomar medidas especiales en materia de tráfico y se pidió al Ministerio de Sanidad y Consumo, que dentro del apartado de Seguridad Vial y Sanidad se profundizase en mejorar los tiempos de respuestas  de la atención sanitaria de los accidentes de tráfico.

La Jornada de hoy ha sido el resultado del trabajo realizado por la Sociedad Española de Urgencias y Emergencias y las ponencias de personalidades de diferentes comunidades de España y relacionadas con las emergencias, protección civil,  médicos, Samur y todos ellos relacionados con la atención sanitaria al accidentado.

Se han llevado a cabo dos mesas, la primera: Estrategias y recomendaciones en los momentos previos a la llegada de los equipos de emergencias, y la segunda: La asistencia sanitaria integral en el accidente de tráfico. Objetivos y valoración de la calidad asistencial.

Sería muy extenso e intenso traer hasta aquí  todo lo tratado, máxime cuando muchos de los que os vais a acercar hasta aquí me vais a hacer la misma pregunta: ¿Pero han dicho que van a mejorar los tiempos de respuesta en los accidentes? Pues, eso dicen, que es uno de sus objetivos, y que para ciudades no debería ser superior a 10 minutos y para el ámbito rural no debería superar los 20 minutos, pero todo eso es muy diferente depende de la zona, de la población, y de los medios de que se dispongan.  Aunque todos han coincidido de la vital importancia de esa “hora de oro”.

Pero con este protocolo, sobre todo,  se establece un marco de actuación  y el ideal de cómo deberían actuar los servicios de emergencias.

Me han parecido muy interesantes las ponencias de  María José Villanueva, médico de emergencias SAMU del principado de Asturias, por su énfasis en la educación a edad temprana de los niños como futuros primer intervinientes no sanitario en accidente, al igual que la sociedad, que generalmente es el primero en llegar a un accidente y que supondría, también, la salvación de muchos accidentados. Coincidiendo con ella en el tema de la educación y formación, fundamental en la prevención.

Y sobre este tema yo me pregunto que en un tiempo, no sé ahora, era necesario tener ciertos conocimientos de mecánica para poder obtener el carnet de conducir, algo que  hoy en día es innecesario porque la tecnología utilizada por los coches es imposible para un conductor y menos fuera del ordenador de un taller. Pero ¿qué hay de la información y formación para  unos primeros auxilios o cómo saber gestionar el primer momento de un accidente? ¿Se da esto en las autoescuelas? ¿Se informa de cómo prestar unos primeros auxilios, cuando la denegación de auxilio es un tema que  podría conllevar una sanción penal? ¿Cuántos conductores saben lo que hay que hacer ante un accidente? ¿Quién conoce el protocolo PAS (Proteger, Avisar, Socorrer)?

Muy interesante también la intervención del Doctor  Emilio Alted sobre “Centro Útil. Unidades de Trauma”. ¿Sabíais que no siempre es bueno que a un accidentado lo lleven al centro más cercano si ese centro no cuenta con los medios para el tipo de trauma que tiene? ¿Y que se podría disminuir un 35 % la mortalidad si al accidentado se llevara al hospital adecuado según sus heridas?

Interesante, también,  la presentación del proyecto “eCall”, a cargo de Emilio Dávila, un proyecto que une las nuevas tecnología para que el propio coche active la llamada de alerta a los centros de emergencia cuando ha tenido un accidente y en el que están metidos muchos países europeos pero no el nuestro y que, como todo, tardará mucho para poder venir de serie en los coches, por no decir que parece ciencia ficción.

En resumen, una jornada muy interesante pero que me pregunto si todos los asistentes, en su gran mayoría del mundo sanitario y de emergencias serían conscientes de que de su labor,  su profesionalidad,  su buen hacer, depende la vida de tantas personas que se quedan en el camino.

Se ha incidido mucho en la formación de todos los que intervienen en los accidentes y yo les rogaría, les suplicaría, que no escatimen esfuerzos.

Mi hija, dicen, murió por una parada cardiorespiratoria, como se producen la mayoría de las muertes. Y aunque durante mucho tiempo he querido buscar alguien que hubiera presenciado ese mal llamado accidente y me contara cómo estaba, no quiero ni pensar el tiempo que tardaron los sanitarios y si se habría podido salvar. Porque, aunque a todos los padres nos dicen “murió en el acto”, una forma de darnos consuelo, la gran mayoría no nos quitamos de la cabeza cómo sería, cuánto sufriría, si se enteró, si se pudo hacer algo, etc.

Quiero dar las gracias a todos los que han hecho posible esta jornada, su buen funcionamiento y desarrollo a cargo del Ministerio de Sanidad, y especialmente a mi amiga Maribel, que me habló de ella e hizo posible mi inscripción en la misma. Los amigos, siempre ahí.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por acción de un conductor con alcohol.

Read Full Post »

Ayer, las víctimas de accidentes de tráfico pusieron cara a las frías cifras que cada día aparecen en los medios. Así, en El Retiro, los familiares de las víctimas de accidentes de tráfico conmemoraron el día en su recuerdo, en el evento organizado por Stop Accidentes.

 Y un año más, para mí es el sexto, allí nos reunimos muchas madres que luchamos para que otras madres no pierdan a sus hijos por este motivo. Muchos familiares y amigos que nos apoyan y consuelan. Y muchos medios de comunicación que son nuestros aliados en la difusión de esta tragedia y en la concienciación.

Y pusimos cara a esas víctimas. En mi cruz colgada a mi espalda aparecía la cara de algunas de esas víctimas. Y la cifra de más de 1.400 muertos, pero anoche mismo, los medios daban ya la cifra de 1.500.

Y un lazo naranja estuvo en las solapas de cada uno de los que allí estábamos. También en la de las autoridades.

Gracias, a los que nos acompañasteis, a los que llorasteis con nosotros en ese minuto de silencio. Gracias, a los que habéis puesto cara a esas cifras, a los que habéis contado  la noticia, a los que nos habéis dado la oportunidad de contar nuestras reivindicaciones de víctimas, y a los que nos habéis apoyado dedicándonos vuestro trabajo. Gracias, gracia.

(Viñeta de Puebla en ABC de ayer)

Noticias de la Cuatro:

http://www.cuatro.com/noticias/noticias/accidentes-trafico-acaban-2700-personas-espana-ano/20101121ctoultpro_2/ Pulsad video.

Y, coincidencia, las cifras de accidentados de este fin de semana, ha sido menor que las de otros: seis muertos, tres heridos graves y tres heridos leves.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Read Full Post »

Older Posts »