Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Educación’ Category

Para leer este post,  pulsa aquí

Este blog se ha mudado a : http://blog.quieroconducirquierovivir.com/

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Anuncios

Read Full Post »

Es curioso el doble concepto, por no decir la doble moral, que se utiliza en los temas relacionados con la seguridad vial…

Sigue leyendo

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Read Full Post »

El blog ha cambiado. Pulsa para leer el post:

http://blog.quieroconducirquierovivir.com/?p=2361

Read Full Post »

Este blog se ha mudado. Para leer el post, pulsa:

http://blog.quieroconducirquierovivir.com/?p=2340

 

Read Full Post »

En Cádiz, cuna de constitución y carnavales, en Chipiona, cuando las madres daban los últimos retoques o buscaban disfraces para sus pequeños, más de un centenar de personas se daban cita en el Primer Encuentro Andaluz de Seguridad Vial.

Un encuentro para compartir experiencias llevadas a cabos por técnicos de educación y seguridad vial de distintos puntos de España, agrupados en diversas asociaciones y que el ayuntamiento de Chipiona a través de su concejalía de Seguridad Vial ha propiciado y los policías locales de seguridad vial han hecho posible.

Una puesta en común de lo que se está realizando en muchos lugares de España, relacionado con la enseñanza de la seguridad vial, en colegios o en parques de seguridad vial y que han compartido y mostrado a los que allí estábamos reunidos (Técnicos de seguridad vial, educadores, miembros de centros de inserción social, víctimas de accidentes de tráfico, etc.)

Desde que comencé en esta lucha, hace siete años, tuve muy claro que la forma de acabar con esta lacra de las muertes por accidentes de tráfico, vendría por la educación, concienciación y un cambio de hábitos y costumbres.

Yo no podía esperar a la justicia, muy lenta en todas sus actuaciones, para encontrar algo de sosiego por la pérdida de mi hija, y que otras madres no sufrieran por lo mismo que yo, una de mis primeras preocupaciones. Desde el primer momento tuve claro que la educación era la mejor forma de prevención. Por eso me gustó tanto y me llamo la atención el título de esta jornada: Educar para salvar vidas.

Pero algo que existe en algunos municipios, bien por el empeño de sus ayuntamientos y unos cuantos policías locales que le echan ilusión y ganas de hacer, en municipios como el mío desde hace 25 años, sigue siendo algo voluntario, poco valorado, que sufre el vaivén de los distintos cambios de gobierno municipal y que sigue sin ser una asignatura más para todos los niños o jóvenes en edad escolar.

Muchos de estos policías, expertos en seguridad vial, se encuentran agrupados en diversas asociaciones (ATESVEX, ADEVI, ADEVA, APEMEV, ATESVAN… ) y algunos de ellos siguen participando, proponiendo colaborando en buscar formas nuevas de enseñanza y respeto en la convivencia con el tráfico, aun habiendo sido separados de esa actividad de enseñanza de seguridad vial, de forma voluntaria fuera de su trabajo, porque están convencidos de la importancia de esta educación. Y las asociaciones de víctimas seguimos insistiendo en la necesidad de esta enseñanza, en todas las etapas de la educación, de una forma obligatoria.

Educación para la ciudadanía, en algunos lugares, tenía una sección dedicada a la seguridad vial. Una sección muy pequeña que ahora, con su supresión, también se ha perdido.

En estas jornadas pudimos disfrutar de algunas actividades desarrolladas por estos educadores, muy curiosas y enriquecedoras. Como es “la multa de la vergüenza”, llevada a cabo por los niños de Chipiona. Una actividad dentro de la enseñanza de seguridad vial que se realiza en la calle, en la que los niños son los que sancionan a los conductores. Una sanción moral de difícil pago y mucha vergüenza.

Eso me recordó uno de mis eslóganes por la vida: “Conduce sin miedo pero con vergüenza”.

Y por nombrar solo algunas de las muchas que allí se expusieron,  la enseñanza que lleva a cabo la policía local de Isla Cristina, a través de canciones y marionetas, una de las ideas más fresca y joven que  se mostró.

En definitiva, una jornada muy especial y enriquecedora, de la que, como siempre, saqué muchas enseñanzas y que me reafirmó para que hoy, día en el que nuestra asociación Vida en la Carretera se reunirá con el presidente de la Comisión de Seguridad Vial del Parlamento Español, ante el que llevamos nuestra petición de la enseñanza de seguridad vial obligatoria en todos los colegios, nos dará fuerza para defenderla con mayor ímpetu.

Muchas gracias a todos los ponentes, a todos los que hicieron posible esta jornada y especialmente a los que me invitaron, arroparon y trataron con tanto cariño. Y una sugerencia para las próximas: conseguir que asistan más educadores, y algún niño o joven que aporten también su visión.

Y no olvidéis mis frases: Un niño educado es un futuro conductor concienciado.

Y…”que hablen los buenos”.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Read Full Post »

Cada vez conozco o tengo referencias de más víctimas de atropellos en pasos de cebra. Esas víctimas menos conocidas porque no se producen en una carretera y van en otro macabro computo y que en los últimos años cada vez son más numerosas.

Cuando me encuentro a la espera para poder acompañar a una reunión a una víctima: una madre que perdió a su niñito en un paso de cebra delante de la guardería, me entero del atropello de un niño de 13 años, de mi tierra, en otro paso de cebra.

Las víctimas por atropello son las única que no han descendido, cada año se producen unas 200 víctimas, y son las protagonistas en los nuevos planes de Seguridad Vial para el próximo decenio pero, mientras tantos, los ancianos, los niños y los ciclistas, siguen siendo los más vulnerables en los accidentes de tráfico de las zonas urbanas.

Anoche, cuando me enteré de este nuevo atropello, que me afectó mucho, recordé que tenía pendiente la escritura de este post, pero no sabía cómo enfrentarlo porque cada día me cuesta más compartir más dolor, y cada día tengo menos palabras para reflexionar sobre estos casos.

A veces, pienso que los pasos de cebra son solo verdaderas ratoneras que producen accidentes, porque a diferencia de los semáforos, que dan más seguridad y son pocos los que no los respetan, que también los hay, los pasos de peatones no los respeta nadie. Ya pueden estar elevados, pintados, señalizados, ¿quién no se los pasa o se los ha pasado? Con el consiguiente peligro para el peatón que somos todos, porque ante todo somos peatones.

(Un mal ejemplo de paso de cebra en La Manga, zona de Ayuntamiento de San Javier. Murcia)

El mismo miedo me producen esos semáforos en ámbar, que el luminoso indicativo de quién tiene el paso está de forma que el conductor no lo ve y el peatón sí. Sé que están puestos así para que el conductor tenga que detenerse pero eso díselo tú a todos los conductores.

No me fío de los pasos de cebra. No me gustan. No me producen seguridad. Entiendo que la solución no es quitarlos pero siguen siendo muy peligrosos y no es la primera vez me he visto en peligro.

Los conductores seguimos marchando a más velocidad de la que indican las señales de las calles, la verdad es que a 30 casi se va más deprisa andando, y aún así, se sigue atropellando, porque no es solo la velocidad lo que mata sino la falta de educación, sensibilidad, generosidad y respeto hacia el resto de las personas. A treinta seguimos sin ver a nuestro prójimo, claro que te da más tiempo de parar, pero es que a13 Km. por hora el golpe que recibes es también mortal.

¿Cuál es la solución? Muy complicada mientras que no cambiemos de mentalidad y actitud: menos coches, más educación, menos prisas, más amor a la vida.

Mi solidaridad para esos nuevos padres que engrosan la lista de madres y madres sin hijos. Mi abrazo para la hermana de mi amiga que fue testigo de este nuevo atropello y lo está pasando fatal. Mi frase más repetida y que cada día me cuesta más pronunciar: Vuestro dolor es también el mío porque, antes, ya fui yo.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

 

Read Full Post »

Lazo de las víctimas de accidentes de tráfico. Color Naranja. Color de energía. La que nos dejan nuestros seres queridos para luchar para disminuir las víctimas

Lazo víctimas accidentes de tráfico

En el año 2005, la Asamblea General de las Naciones Unidas, insto a los gobiernos de los países a declarar el tercer domingo de Noviembre como el día de las víctimas de accidentes de tráfico.

Y desde ese fatídico año, que coincide con la pérdida de mi hija, cada año he trabajado para hacer visible ese día.

El primer año también coincidió con el 20-N y cuando me dirigía al Parque del Retiro pensaba que me iba a encontrar con una manifestación impresionante. Incluso según iba llegando veía mucho movimiento de personas. ¡Qué ilusa! Venía de ver el paso de las ovejitas por la cañada real que transcurre por la misma calle Alcalá.

Desde ese año, hemos ido aumentado el número de víctimas que allí nos reuníamos y nuestra voz se hacia oir cada año más. Y, puesto que es un día de mucho dolor, cada año me decía que era el último en el que estaría, pero cada año hay una nueva madre empujando, transmitiéndonos fuerzas a los que ya estamos cansados, haciéndonos crear cosas nuevas.

Pero este año, el día de nuestras víctimas coincide con las elecciones generales y nuestro evento ha tenido que esperar. Pero aunque las celebraciones sean otro día, mañana, tercer domingo de Noviembre, es “el día de las víctimas.

Creo que este año ya vamos por más de 1.300 muertos, y hoy mismo, dos nuevos jóvenes han alargado esa lista de “madres sin hijos”. Y tres personas más. Y no hablemos de los heridos que se cuentan por miles.

Este día que tendría que ir hacia su extinción, este es mi septimo año, no tiene fin, porque, por mucho que disminuyan las víctimas, siguen siendo muchas.

Yo quiero retirarme. No quiero hacer más cruces. No quiero hacer más corazones. No quiero pegar más fotos. No quiero recordar más aniversarios. No quiero abrazar a más madres y decirles, sé lo que sientes. Pero, ¿cómo abandonarles? ¿Cómo no seguir gritando que necesitamos mucho más de los políticos, de la sociedad, de la justicia, de las instituciones?

Y de la educación, esa que hoy está tan en boca y que es, quizás, lo primordial para crear futuros conductores concienciados.

Llevo siete años escribiendo de este día y ya estoy cansada, muy cansada, pero no puedo tirar la toalla, aunque debería.

Definición de Accidente: Lo que puede aparecer o desaparecer, sin destrucción del sujeto.(Definición del diccionario de la Lengua Española)

Resulta que, en lo que llamamos accidentes de tráfico siempre hay destrucción del sujeto. Ayudanos a que tras la palabra “Accidente”, no se esconda la violencia vial. Ayudanos a conseguir lo siguiente:

•Mejor y Mayor Educación. En especial para los niños y jóvenes, futuros conductores.

•Concienciar a la sociedad sobre las  muertes por los “mal llamados accidentes de tráfico”, así como la mala influencia ejercida en los jóvenes por la publicidad de la velocidad, a través de las carreras.

 •Encontrar y proponer soluciones para evitar las muertes por deficientes infraestructuras viarias, así como fomentar un mejor transporte público.

•Favorecer una convivencia sin violencia vial e intentar apartar de la carretera a los que la practican

 •Apoyar y ayudar a las víctimas de la movilidad vial en los momentos más difíciles.

 •Exigir la aplicación de unas leyes justas, encaminadas a disminuir los actos de violencia vial.

. Orientar legalmente a los afectados por la muerte en la carretera.

. Colaborar en la reeducación de los que han cometido errores que podrían haber puesto en peligro la vida de los demás.

 •Favorecer y cooperar en la unión de las diversas asociaciones de víctimas, para juntas, presionar a las autoridades y encontrar soluciones que eviten esta lacra de muertes.

 •Fomentar la “Vida en la Carretera”, en lugar de la muerte.

(Sacado del Decálogo de “Vida en la Carretera”. Asociación de afectados por la violencia vial).

Porque todos deberíamos estar comprometidos en esta lucha.

Mi solidaridad para con esas nuevas familias que pasan a ser nuevos participantes en el día de las víctimas. Vuestro dolor es también el mío, porque, antes, ya fui yo.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

(Son muchos los que me faltan)

(Víctimas de tránsito)

Read Full Post »

Older Posts »