Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Testimonios’ Category

 

Un lazo naranja para identificar a las víctimas de accidentes de tráfico

 

Otro día hablaré sobre las sentencias de los delitos de Seguridad Vial, de plena actualidad, pero hoy quiero traer hasta aquí los indultos que se piden por los delitos cometidos contra la seguridad vial, y que causan a las víctimas mayor dolor.

Accidente.- lo que puede aparecer y desaparecer sin destrucción del sujeto. Definición según diccionario de la Legua.

Víctima.- Persona que sufre por culpa ajena o por causa fortuita. Definición según diccionario de la Lengua

Víctimas viales.- Víctimas como consecuencia del progreso. Víctimas de accidentes. Víctimas invisible. 

Las víctimas de accidentes de tráfico siempre se ven modificadas y en muchos casos, desaparece el sujeto

Más de 1.300.000 personas, en todo el mundo, son víctimas viales y más de la mitad son peatones, motoristas y ciclistas.

No se sigue viendo a las víctimas de delitos contra la Seguridad Vial como tales y así, alguien que ha matado a una persona con un arma no se le ocurriría pedir un indulto, en los delitos de tráfico sí lo hacen. Y no importa el número de víctimas que hayan causado, ni las circunstancias en las que fueron.

En 2004, en Mérida, fueron cinco personas las que fallecieron, cuatro de ellas de una misma familia. Pues el causante de tal desastre, pidió indulto. Por supuesto, no le fue concedido, pero eso no fue problema para que, una vez entrado en prisión, instituciones penitenciarias, estudiara el caso y después de cuatro meses, le pusieran en su casa con una pulserita de maltratador. Así, una sentencia de cuatro años de prisión (año por vida eliminada, que no es para tanto), se convirtió en un total de cuatro meses de prisión efectiva.

Pero llegamos al año 2010 y el tema es parecido.  En julio de 2010, el culpable del atropello de Petra Serradilla en julio de 2008, en un paso de peatones, con el agravante de conducir bajo los efectos del alcohol, sentenciado a “dos años, seis meses y un día de prisión”, habiendo conseguido que otros seis meses de prisión por el delito de omisión de socorro le fuera revocado por la Audiencia de Cáceres por el atenuante  de embriaguez, pide indulto, alegando esta vez que la pena privativa de libertad impuesta al sentenciado (A.J.M), pone en serio peligro esta “cotidianeidad de vida” en la que, como cualquiera de nosotros, se desarrolla como persona, viéndose con ello truncadas, sin duda, sus expectativas laborales…” Y que a los familiares de Petra ya les han resarcido económicamente.

(Petra Serradilla)

Por si alguien piensa que las víctimas nos enriquecemos con las indemnizaciones que recibimos por nuestros seres queridos, la vida de Petra vale 43.079,20 Euros, cantidad oficial según la Ley, la menor cantidad pagada en relación con otros países europeos, cantidad que, de momento,  paga la aseguradora no el culpable, y de la que los familiares destinan a pagar los servicios de abogados, procuradores, y peritos si los hubiera.

Pero volvemos al asunto: ¿Y la vida de Petra dónde ha ido a parar?

¡Ah, se me olvidaba, qué tontería, si ya está muerta! ¡Hace dos años!

Nos venden coches con confortabilidad, seguridad, rentabilidad, grandes prestaciones, velocidad de crucero, navegador, GPS, radio, de cero a cien en… pero no nos explican que también lleva incluido piloto automático al cementerio para el conductor, pasajeros o resto de especies, como daños colaterales, si el conductor no hace un buen uso de él.

Y después,  argumentamos en nuestra defensa, ha sido un despiste, es una buena persona, trabajador, sin antecedentes penales, tiene una familia que mantener, a todos nos puede pasar, su privación de libertad le transformará, se trata de rehabilitar y reinsertar… ¡Pero quién piensa en los muertos! ¿Y en los vivos muertos por ese dolor?

Querida Petra, hija, yo creo que esta petición de indulto no tiene futuro y espero que así lo contemplen las personas que tienen que decidir sobre ello, pero también te digo que no pongan tus esperanza  en que el cumplimiento de la condena de este culpable de la muerte de tu madre palie tu dolor, porque esos dos años, seis meses y un día, en el mejor de los casos, se convertirán en ocho o nueve meses de prisión efectiva y el resto segundo, tercer, grado, y a la calle. Si no le ponen, también, una pulserita.

Dicen que los jueces, una vez comprobado el mal cometido, y cuando los resultado son irrevocables y sin ninguna solución, optan por el menor mal al que sí queda vivo. Con esa premisa, poco nos queda por hacer a “los muertos en vida”. Por mucho que nos desgañitemos en pedir condenas más severas, más justas según las víctimas, los beneficiarios serán siempre los sentenciados, y nosotros, las víctimas.

Un fuerte abrazo, amiga. No dejes de luchar para que este indulto no sea concedido.

(Los datos para elaborar este post han sido facilitados por la hija de Petra Serradilla Núñez, muerta  el 12 de julio de 2008, en un paso de peatones por la acción de un conductor con alcohol, que no espero ni a que llegara la policía ni los sanitarios y la abandonó y dejó tirada en el mismo lugar)

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de otro conductor con alcohol

Read Full Post »

 

 

 

 

 

 

(Pegatina Colectivo M-607)

 

-Artículo 385.2 del Código Penal, tipifica como delito la conducta consistente en originar un grave riesgo para la circulación “no restableciendo la seguridad de la vía cuando haya obligación de hacerlo”

 

Número de accidentes  desde el  punto kilométrico 28,00 al 30  de la M-607 según la agrupación de tráfico de la Guardia civil,  de los años 2007 a marzo de 2010:

2007 accidentes 31: Resultado 22 heridos leves y uno grave.

2008: accidentes 33 con resultado de 26 heridos leves y un muerto

2009; 61 accidentes con resultado de 38 heridos leves, 2 heridos graves y un muerto

2010 (Hasta marzo): 29 accidentes con resultado de 17 heridos leves y 2 heridos graves

Extracto de las conclusiones de la fiscalía sobre el estudio realizado  por los peritos en la M-607:

…el informe pericial pone de manifiesto las deficiencias de la vía analizada, las cuales vienen concretadas en defectos de trazado y diseño en su mayor parte… existencia de tramos rectos cuya longitud es insuficiente y no cumple la normativa, las clotoides tienen longitudes y parámetros insuficientes y no cumplen la normativa, igual ocurre con los peraltes de las tres curvas circulares y con la inclinación de la rasante… irregularidades en las que se ha incurrido en el momento del diseño de la carretera…

 

Omisiones que sí inciden en la seguridad de la vía y que sí tienen una relación directa con el mantenimiento y conservación de la calzada:

–          Inexistencia de una barrera de seguridad metálica en el lado izquierdo de la calzada entre los puntos k. 28+490 al 28+850.

–          Defectos en la capa de rodadura.

–          Inexistencia de una señal con límite de velocidad de 85 km/h.

  

–          Sanidad y la DGT sacan una guía para aumentar la supervivencia en los accidentes de tráfico.

–          El gobierno fija reducir un cuarenta por ciento los accidentes de tráfico      

Esta sucesión de noticias, datos, proposiciones, casi coincidentes en el tiempo, se dan de tortas unas con otras.

De nada sirve que una madre diga que quiere mucho a su hijo si todos los días deja que el niño se caiga  en el mismo escalón de su casa.

De nada sirve que las autoridades sanitarias estén dispuestas, alertas, preparadas y equipadas para que esta madre lleve, todos los días, a su hijo, después de una caída, para que le curen. Es probable que en una de esas caídas, al final, el niño muera o se quede con grandes secuelas.

La justicia en un caso así, terminaría por retirar la custodia de ese niño a su madre, por falta de cuidado y responsabilidad y en ningún momento se conformaría con pensar que la culpa es del mal diseño de dicha casa al poner ahí ese escalón.

 En el caso de la M-607, ya sabíamos que estaba mal diseñada. Después de un año, la fiscalía ha considerado que no existe delito, por parte de la comunidad de Madrid,  en la conservación de la M-607 aunque sí existen omisiones que inciden en la seguridad vial, e insta a que se solucionen con señalización, radares, etc.

En el objetivo de reducción de víctimas de accidentes tiene que contemplarse la mejora de nuestras carreteras, vías, puntos negros, tramos de acumulación de accidentes, guardarrailes asesinos, falta de mantenimiento, etc., porque no es sólo culpa del factor humano.

 Creo que Esther, la madre de Juan, que perdió su vida en esta maldita curva, y que en su caso no fue por exceso de velocidad y sí en un día de lluvia,  y que ha sido modificada, asfaltada, señalizada, limitada, después del revuelo que causó el vídeo que grabo en el mismo punto donde se mató su hijo, debe sentirse orgullosa de lo que consiguió, aunque la fiscalía no la haya apoyado en su lucha.

Una vez más, nuestros muertos se convierte en una mera estadística: el 78%, el 86%. Juan Calleja Rincón no es un número dentro de una estadística. Es el hijo de Esther Rincón.

El mismo día que Esther recibía la noticia de que aunque su hijo se había matado en un punto donde los siniestros que se producen cuando las condiciones  meteorológicas son de lluvia asciende al 78% y un 86% cuando la calzada está mojada,  y ese no es motivo para imputar un delito a la Comunidad de Madrid, recibía también la noticia de que había sido nominada para un premio por su lucha. ¡Qué contradicción! O no.

 Las madres que hemos perdido a nuestros hijos, te reconocemos y apoyamos. Y que alguien nos diga si hay que votar y dónde para que te den ese premio, porque si es así seremos muchas las que te votaremos, porque con tu lucha has conseguido que uno de los ochos puntos negro de la M-607 sea modificado y otros no dejen su vida en él. Pero aún quedan otros siete en esa misma carretera. Y una carretera mal diseñada y trazada.

(Último párrafo de Decreto de archivo de diligencias de investigación 55/2010)

–       “Ante la importancia que el objeto de las presentes Diligencias tiene para la totalidad de los usuarios de la vía M-607, y constatada la existencia de múltiples irregularidades en la conservación y explotación de dicha vía, acuerdo notificar este Decreto a la Consejería de Transporte de la CAM, remitiendo igualmente una copia del informe pericial aludido, para que, por los responsables de dicha Consejería, se valore la pertinencia de adoptar las medidas de la adecuación del trazado; señalización de la zona como tramo de concentración de accidentes (TCA); limitación de velocidad máxima autorizada. Así como, a la vista de la persistencia de los automovilistas en rebasar el límite de velocidad fijado en la actualidad, la posibilidad de adoptar medidas disuasorias como la colocación de “bandas sonoras” e incluso radares convenientemente señalizados. Todo ello redundaría en adecuar la velocidad de los vehículos a la realmente señalizada, garantizando una reducción de la siniestralidad del tramo”.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Read Full Post »

Este aletargo que tengo por convalecencia, falta de ánimo o subida y bajada de este tobogán en el que nos encontramos inmersos los que nos han arrebatado una parte de nuestro ser, se vio afectado con la muerte de la hija de Eva Cobo y Toni Cantó. Fue el revulsivo.

Ando tantas veces mal que estaba tratando de separarme un poco de la escritura. Pensaba que quizás era hora de abandonar. Son ya seis años de dolor expresado en palabras, más o menos acertadas, a través de este blog y el de Madres sin hijos.

Pero no podía quedarme parada ante una nueva muerte por un conductor con alcohol.

Me levanté y me dirigí al ordenador  y allí me encontré una invitación muy especial. Se trataba del programa “De vuelta a casa”, propiciado por el grupo “agente tutor” de la policía local de Alcobendas. Me pedían si les podía dirigir unas palabras a unos 800 alumnos de los institutos de la zona. Y se me olvidaron todos los males.

Y con ellos he estado. Hablándoles de lo fácil que es no volver a casa. De esos accidentes que no son tales porque en su gran mayoría son evitables. De lo que siento y cómo me sentí cuando me dieron la noticia de que Helena había muerto. La habían matado. El alcohol que otro tomó. De cómo entiendo que sus hormonas les llevan a hacer cosas y poner en peligro sus vidas.

Y una vez más he compartido espacio y experiencias con otras víctimas, con médicos, con bomberos, con policías, todos los que en algún momento se ven involucrados en estos accidentes y todos juntos, ponemos nuestro granito para concienciar y prevenir a estos jóvenes futuros conductores.

Pero esta experiencia que me resulta dolorosa pero gratificante siempre que la he realizado, hoy ha estado empañada por la noticia del niño atropellado en esta ciudad, Alcobendas.

Ocurría un poco antes de que este acto comenzara y, desgraciadamente, algunos de los policías que habían montado este evento se veían afectados por esta nueva tragedia.

Y yo que sufro una catarsis cada vez que asisto a uno de estos eventos y, a veces, pienso en tirar la toalla, me encuentro con una nueva madre que necesitará ayuda.

Hace seis años que comencé a escribir. Las víctimas de la carretera en este periodo se han ido reduciendo pero los peatones siguen siendo un número muy importante de víctimas. Unos quinientos. Desde hoy, uno más.

Querida familia, vecinos, vuestro dolor es también el mío porque, antes, ya fui yo. Estoy muy cerca pero no sé si alguna vez llegaremos a coincidir, conocernos, pero si alguien os habla de mí, compartiremos el dolor. Es lo único que puedo ofreceros.

Y vosotros, jóvenes que hoy habéis aguantado mi pellizco, siento haberos hecho sufrir por unos momentos pero ojalá haya servido para que nunca os encontréis como víctima y vuestros padres como los padres de… joven muertos en accidente de tráfico.

Gracias, a los policías y todos los que han hecho posible este evento. Ojalá pudieran acudir también los padres. A muchos les serviría para ver que nuestros hijos necesitan algo más que todas las cosas materiales que nos piden y, en muchos casos, un “no” les salvará la vida.

Gracias, a Violeta y Paloma, madres de Sandra y Carlos, que me han acompañado. Especialmente a Violeta, madre de Sandra, de la que el próximo día 3 se cumple el cuarto aniversario de su pérdida.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Read Full Post »

Sí, habéis leído bien. Al menos eso es lo que ha dictaminado la justicia, que el niño fue el que atropelló al coche, claro que es tan difícil, a veces, para los padres poder demostrar de quién fue la culpa.

Pero, como las desgracias no vienen solas, lo peor no fueron las heridas sufridas por el niño, y los juicios, lo peor fue que después de este atropello, el niño enfermó de cáncer. Algún médico dijo que había tenido desplazamiento de médula. Y la madre ya solo se ocupó de su hijito que tenía 11 años cuando ocurrió el golpe y 6 años después moría de cáncer.

Esta madre, ahora, sigue recibiendo desgracias y ha recibido la factura. La de los costes del juicio: 9.660, más 82,57, más 2.000 euros. Y ya no tiene a su hijito ni dinero para pagar.

Esta es la carta que recibí de esta madre:

From: isabel-hoyos@live.com
Subject: la carta
Date: Wed, 17 Nov 2010 18:02:17 +0100

Hola Flor.

 

Soy Isabel, madre de Juan Ramón. Te escribo en recomendación de Meli y Ana José, porque le conté mi historia y me dijeron que usted debería saberlo, creen que es injusto.

 

 Te cuento:

Mi niño Juan Ramón falleció el 31 de Mayo de 2010, hace solo 5 meses, murió de leucemia, pero antes de su enfermedad tuvo un accidente con solo 11 años (en el 2004). Un día coge la bici, sale de mi casa, fue a cruzar la carretera, él miró, no venia ningún coche, cuando a mitad de la carretera vino un coche y lo atropelló. Rompió el parabrisas con la cara, el nervio de la puerta del conductor lo dobló con el brazo, lo revoleó hacia arriba y luego cayó al suelo dando un tremendo golpe. Le machucó la lengua (estuvo un mes comiendo a pajita) y el cuerpo entero hinchado. Brazo roto, cara y parte de la cabeza como si Freddy se la hubiera arañado. Luego en diciembre del 2005 cae enfermo con leucemia, hubo un médico que me dijo que tuvo desplazamiento de médula, pero más tarde no me ayudó.

 

 En  fin, al cabo de los dos años se hace el 1er juicio con abogado que buscó mi esposo recomendado por la gente de oficio, que al principio nos dijo que íbamos a ganar, que guardara todos los recibos de rehabilitación del brazo y todos los tickets de los autobuses con los que íbamos a menudo al hospital. En el 1er juicio no se presentó el conductor que atropelló a mi niño, luego el 2do asistió el copiloto, tampoco asistió el conductor. De mi parte fue un testigo y un policía. El testigo dijo que no vio nada, el copiloto dijo que mi niño pilló al coche y el policía tampoco sirvió de nada, total, que perdí el juicio. Se hizo un juicio de apelación el Cádiz, que al cabo del tiempo me enteré que perdí también. Ah! mi niño asistió a un juicio nervioso y con la enfermedad. No miraron nada.

 

 Al cabo de los 4 años y medio, mi niño fallece a causa de la enfermedad… 

 

En estos días atrás me ha venido una carta del abogado pidiéndome una cierta cantidad excesiva,  para pagar todos los costes judiciales…, más su defensa… me pide dinero el procurador, e incluso creo que la compañía de Mapfre (que es la compañía de el seguro del conductor). Lo que más siento es que mi niño está enterrado. En fin, para mí creo que es una gran injusticia.

 

Gracias Flor. Un cordial saludo, Isabel (madre de Juan Ramón)

 

P.D.: Necesitaría números de telefono de programas de televisión y radio y también prensa para difundir mi caso a la mayor cantidad de gente posible.

En definitiva, tiene que pagar casi unos 12.000 Euros, cantidad que esta madre dice que no tiene.

 Cuando Esther me pidió ayuda con los puntos negros fue muy poco lo que hice pero el resultado fue muy grande porque ella tenía un tesoro, la pieza clave para su lucha: un video del accidente ocurrido en el mismo lugar donde había muerto su hijo, un punto negro de la M-607. Yo apenas hice nada, sólo ponerle en contacto con algunos medios.  La madre de David, a quién la Generalitat pedía 200 euros por los desperfectos causados en la vía, después de la muerte de su hijo, no me pidió ayuda, solo difundí la noticia y los moteros le ofrecieron su solidaridad. En esta otra ocasión, con esta nueva madre,  me veo impotente.

 Según dice la madre, no hay posibilidad de volver a recurrir. No sé si esto será correcto. Pero lo más preocupante, además del dolor que tiene por la pérdida de su hijo hace cinco meses, es que supongo que si no paga lle embargarán.

 Ella me pide ayuda para difundir esta noticia porque le parece injusto. Que honor pensar que yo tengo poder de convocatoria, pero solo le puedo ofrecer mi pobre escritura en este espacio, el blog de una madre sin hijos, empeñada en concienciar sobre los accidentes de tráfico y algo más, sobre los daños colaterales.

 Cada vez que se produce un accidente alguien muere, alguien sale herido, alguien muere en vida o alguien enferma para morir.

Por favor, difundid este caso por si alguien puede hacer algo, por si a alguien se le ocurre algo. A mí, de momento, solo se me ocurre proponer una colecta para ayudar a esta madre a pagar la deuda con la Ley. Y mi hombro para que llore la pérdida de su hijo.

 Preguntas que me hago:

Médicos: ¿Se puede demostrar que este niño enfermó por ese accidente?

Investigadores: ¿Se podría haber investigado bien qué sucedió?

Abogados: ¿Se puede recurrir?

Periodistas: ¿Podéis hacer algo para que se conozca este caso?

Gracias, en nombre de Isabel, madre de Juan Ramón.

 Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, que murió por la acción de un conductor con alcohol.

Read Full Post »

Comienza la mayor salida de coches. Comienza el mayor desplazamiento de todo el año. Comienzan las vacaciones:

(Forges, hoy, en El País)

En este fin de semana se realizarán unos 5 millones de desplazamientos, y durante el mes de Agosto serán unos 45 millones, pero muchos no llegarán a su destino de vacaciones o no regresarán de él.

En lo que va de julio ya ha habido 161 muertos y durante las vacaciones del año pasado 330 fueron los que no volvieron para contarnos su vacaciones.

Siento ser una aguafiestas pero toda la precaución es poca. Hoy mismo, dos hermanos perdían la vida. Por eso somos muchos los que tenemos la obligación de recordar que el asfalto es negro, y con el calor, como el pegajoso alquitrán, te atrapa entre sus fauces.

Volved para contar vuestras vacaciones, para alardear de ellas, no os importe que piensen que fanfarroneáis de ellas. Será señal de que fuisteis, volvisteis y vivisteis, un verano más.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Read Full Post »

Conincidió con el cuarto aniversario de ¡Quiero Conducir, Quiero Vivir! y con el éxito del esfuerzo de Esther, protagonista de la lucha por los puntos negros de la M-607.

‘El blog se convirtió en mi diario, mi terapia y, a la vez, en un medio de denuncia’

Este ha sido el titular que PR ha elegido. Pero sobre todo el blog ha sido una forma de concienciar.

‘En la mayoría de los casos existe un culpable y hay que luchar para que no se den las circunstancias’, asegura Flor Zapata, una madre que desde que su hija Helena falleciera en un siniestro de tráfico no ha dejado de trabajar en pro de la seguridad vial. Fruto de este esfuerzo nació el blog ‘¡Quiero Conducir, Quiero Vivir!’, que cumple cuatro años. ‘Me gustaría pensar que con mis escritos he conseguido que algún conductor se lo haya pensado a la hora de realizar una acción imprudente’, afirma Flor. En prseguridad vial hemos hablado con ella acerca de la labor de los medios de comunicación, su blog y lo que ha cambiado en estos cuatro años.

 

Durante este tiempo, su trabajo ha sido crucial para lograr que se eliminara un tramo peligroso en la curva de la M-607 tras un video que recorrió la mayoría de redacciones y ha denunciado los 200 euros que se reclamaban a una madre por los desperfectos producidos por un accidente en el que falleció su hijo. Flor Zapata, madre de Helena, que murió por el alcohol que otro conductor tomó, asegura que los inicios fueron duros. A pesar de todo, ‘¡Quiero Conducir, Quiero Vivir!’  cumple ya cuatro años.

 

FlorZapataComenzaste ‘Quiero conducir, quiero vivir’ hace cuatro años, ¿cómo fueron los inicios de este blog?

Los inicios fueron muy dolorosos, me encontraba en el momento más álgido de dolor y necesitaba escribir para denunciar y para concienciar. A mi hija la había matado un conductor ebrio. No se daba ninguna circunstancia para que existiera un accidente (una autovía, buena visibilidad, ninguna circunstancia atmosférica adversa, a las cuatro de la tarde). Tenía que luchar para que no les pasara a otros y no tenía ni idea de cómo funcionaba un blog pero con mucho tesón y algo de ayuda, el blog se convirtió en mi diario, mi terapia y a la vez en un medio de denuncia sobre los mal llamados accidentes de tráfico.

 

¿Has notado algún cambio durante estos cuatro años en materia de seguridad vial? ¿Se le da mayor importancia?

Por supuesto. Suelo decir ‘Cómo hemos cambiado’ en recuerdo de la canción de Presuntos Implicados, que tenía una connotación especial con mi hija. Sí, hemos cambiado mucho, aunque aún queda mucho por hacer. La reducción de víctimas es significativa pero aún son muchos los muertos en siniestros de tráfico.

 

Creo que el carnet por puntos, los radares, los controles de alcoholemia y la reforma de la Ley Penal en lo referente a los delitos de tráfico han ayudado a la disminución de víctimas. Y la nueva Ley de Tráfico debería convertirse también en un instrumento más para esta reducción.

 

Hace cuatro años sería impensable vuestra propia página dedicada a la seguridad vial y esta entrevista. Pero hay que conseguir que la asignatura de seguridad vial sea obligatoria en la educación.

 

¿Cómo ves el tratamiento informativo que están dando los medios de comunicación a los accidentes de tráfico?

Para las víctimas, los medios de comunicación han sido fundamentales en nuestra lucha. Hace cuatro años, cuando yo escribí a Iñaqui Gabilondo para que en sus noticias de “Cuatro” hablara cada lunes de los muertos en las carreteras como anteriormente lo hacía en la radio, y les pusiera cara, las televisiones no hablaban de estas víctimas. Ahora, todas las cadenas dan la información de las víctimas de los accidentes de tráfico en el fin de semana, aunque sigue siendo sólo un número. Y deberían poner cara a esas víctimas, porque son más que un número. Cada muerto es un drama, un plato vacio en una mesa, un sueño roto, un proyecto sin finalizar, una habitación vacía e intacta por mucho tiempo y unos padres, hermanos, familiares destrozados para siempre.

 

Es fundamental que estén ahí recordándonos que el próximo puedes ser tú, si no actúas con responsabilidad o denunciando las cosas que no están bien.

 

Has contribuido a mejorar la situación de dos familias, ¿crees que has podido ayudar a muchas más a través de este blog?

No, no he ayudado a mejorar la situación de dos familias, ¡ojalá!, sólo he ayudado a denunciar sus casos o a que se conocieran o divulgaran más. Dos casos muy injustos. Uno, morir en un punto negro y no hacer nada para que ese punto deje de existir, y el otro, perder a un hijo y pedirte que pagues los desperfectos de la calzada. Tan culpable es un conductor  que produce una muerte por conducir con alcohol, exceso de velocidad o cualquier otra infracción, como las administraciones por permitir que existan calzadas que con su mal trazado, mantenimiento o señalización producen muertes. Y también hay que exigirles humanidad y apoyo psicológico para las víctimas y no tratar de cobrar 200 euros cuando una persona se ha quedado en el asfalto.

 

En cuanto al resto, me gustaría pensar que con mis escritos he conseguido que algún conductor se lo haya pensado a la hora de realizar una acción imprudente, pero en cuanto a las familias de víctimas supongo que lo único que he podido conseguir es que no se hayan encontrado solos, que hayan sabido que somos muchos los que hemos pasado por lo mismo y que es fundamental que no nos quedemos parados ni bloqueados por el dolor. Tenemos que seguir sacando fuerzas para luchar porque a otros no les pase.

 

¿Cómo definirías la situación actual en la que se encuentran las víctimas y sus familiares?

Aún se necesita mucha ayuda psicológica. Solo en un mes se pueden producir más víctimas que en un accidente aéreo, pero son muy pocos los que tendrán el apoyo de un psicólogo cuando les den la noticia o los días posteriores. Sólo algunos ayuntamientos cuentan con este servicio de ayuda. Para el resto, les toca pasarlo a pelo o buscarse la vida.

 

Y la ayuda económica no es mejor. Las indemnizaciones son las más pequeñas del resto de Europa. Nuestras víctimas son de tercer grado y no hablemos de los que no resultan muertos pero si rotos y con secuelas para toda la vida.

 

Hace años, cualquier accidentado cobraba una indemnización mucho mayor que la que se recibe hoy en día. Por eso, las víctimas se han unido para presentar un proyecto de mejora de indemnizaciones.

 

Un consejo para todas ellas.

Yo les diría que no asuman con victimismo nuestra tragedia. Conducir no debe ir ligado a morir, de ahí el título de mi blog ¡Quiero Conducir, Quiero Vivir! No podemos pensar que ha sido una mala suerte, una fatalidad, o un tributo a los dioses por la modernidad. En la mayoría de los casos existe un culpable y hay que luchar para que no se den las circunstancias. Es cuestión de todos: conductores, peatones, políticos, administraciones. Y todos tenemos que poner nuestro granito. Es fundamental la educación de los niños. Los futuros conductores. Pero hasta que estos lleguen a nuestras carreteras, habrá que educar a los que ya estamos en ellas. Y hay que seguir exigiendo mejoras de las administraciones y que las leyes se apliquen: justas y a tiempo, para que surtan efecto.

 

Y esta lucha ayuda a sobrevivir, aunque no quita el dolor. Y, por supuesto, que busquen ayuda psicológica para llevar el duelo de una forma no enfermiza.

Ojalá que esta publicación siga sirviendo para concienciar y evitar accidentes.

Gracias, Sara.

Flor Zapata Ruiz, madredHelena.

Read Full Post »

Querida Esther:

Hoy, cuando me disponía a actualizar mi página de los últimos accidentes de tráfico con la información del pasado fin de semana, en las alertas de Google tenía esta noticia: “La carretera de Colmenar pierde su curva de la muerte”.

No sé si lo habrás leído o escuchado. Sé que no habrás podido ir hasta allí para comprobarlo. Tampoco sé hasta qué punto esta noticia es totalmente cierta o hasta que grado la curva de Juan ha dejado de ser ese punto negro, pero ya es un logro que al menos la hayan mejorado.

Sé que no serán muchos los que te agradezcan que esto haya sido gracias a ti, porque en este tema de los accidentes de tráfico existe tal fatalismo, asunción de destino, etc., que, además del dolor, impide a las víctimas  luchar para que esos accidentes evitables no se vuelvan a producir, pero yo sí sé lo que has trabajado para conseguirlo.

Siempre me decías: se lo debo a Juan. Pues Juan se encontrará muy orgulloso de ti.

Ojala muchas madres tomaran ejemplo, así como  el resto de la sociedad,  y no se resignaran a vivir con el dolor de la perdida de sus hijos. La rabia puede generar mucha fuerza, y puede ser una fuerza muy positiva.

Nosotras dos sabemos mucho de eso.

Un abrazo, amiga.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Read Full Post »

Cuando ya se conoce que el inicio de las vacaciones de Semana Santa se salda con 16 muertos, el programa de Cuatro, “Callejeros”, emite un programa especial: ¡Alto!, sobre las infracciones de tráfico y los siniestros que pueden producir.

Un programa más que los que somos afectados lo hemos visto con dolor, con estupor, y en algunos momentos, con mucha rabia.

Es impresionante como la mayoría de infractores no son responsables ni quieren ver lo peligroso de sus acciones. Cómo pueden morir y matar, y cómo lo único que les preocupa es la sanción económica o la pérdida de puntos.

He podido ver y oír a dos de las madres que conozco y que formamos ese grupo de Madres sin hijos, porque los hemos perdido por la culpa de otros. Por ejemplo, Sole, la madre de Enrique. Viéndola a ella es como si se nos viese a todas las madres que hemos pasado por lo mismo: la pérdida, el dolor, la rabia, la búsqueda de justicia, la habitación, las lágrimas. Y Esther, con el vídeo de la M-607. Esa prueba irrefutable de la peligrosidad de un punto negro.

Y como siempre, lo que más me impacta, la poca vergüenza de algunos de los que dan positivo en las pruebas de alcohol, y la paciencia infinita de los agentes. No hay nada más que ver el vídeo. No me creo que ese personaje que no hacía nada más que repetir: “Viva España, viva el Rey, viva el orden y la Ley”,  diese sólo esa cantidad de alcohol (0,50), después de que se han visto y se han deseado para hacerle la prueba. Me pregunto por qué no le han hecho una prueba de drogas, por que los signos eran…

Y cómo no me va a impactar. Todo mi dolor se lo debo al conductor que mató a mi hija y que arrojó esa tasa de alcohol tan enorme.

Como ya titulé uno de mis post con motivo de otro anterior programa, son peores que” unos perros callejeros“.

Gracias, a estos reporteros de Cuatro, que una vez más han tratado de mostrarnos el peligro de conducir sin responsabilidad.

Aquí podéis ver el programa completo:

http://play.cuatro.com/on-line/#/no-te-pierdas/ver/alto

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Read Full Post »

El 5 de  diciembre de 2008, David Bagudà Bahí moría en el kilómetro 0,700 de la carretera GI- 346, término municipal de Gualta, Girona. Ahora, tiene que pagar 200 Euros por los desperfectos.

(La factura)

Esta es una doble historia de dolor: Perder la vida por una mala carretera y, además,  tener que pagar por ello.

(Aunque está en Catalán se entiende perfectamente)

Sus padres, después de recibir esta carta del “Serveis Territorial a Girona” y no precisamente para expresarles sus sentimientos de condolencia, sino para reclamarles los 200 euros, han decidido contestar con ésta carta:

Sr. Director del Servicio Territorial de Carreteras,

Nos dirigimos a usted en referencia al siguiente asunto: hemos recibido, el pasado 6 de noviembre, una carta certificada a nuestra dirección familiar dirigida explícitamente a nuestro hijo David Bagudà Bahí. Debemos decirle que se ha cometido un error. Nuestro hijo ya no vive en esta dirección. Querríamos darle la nueva dirección pero, realmente, aun cuando sabemos dónde está, ya le decimos  que su carta no llegaría nunca.  David Bagudà Bahí nació el 23 de septiembre de 1993 y murió el 5 de diciembre de 2008. Tenía 15 años cuando perdió la vida en aquel accidente que, según usted, ocasionó estos gastos por las reparaciones y las actividades realizadas de manera urgente con el fin de restituir y garantizar la máxima seguridad viaria. De verdad cree que con estas actividades se restituye la máxima seguridad viaria en esta carretera? Déjenos explicarle cómo es esta carretera que después de estas actividades volvió a ser tan “segura”.

Tiene seis metros de anchura. No tiene arcén ni una porción de tierra que pudiera suplirlo, sino todo lo contrario; en muchos tramos, justo al acabar el asfalto, empieza un margen con una pendiente tan pronunciada que un coche volcaría, y no hay ninguna barandilla para evitar una caída. La media de vehículos que circulan  es de 10.000 coches diarios  y muy a menudo te encuentras con camiones de gran tonelaje circulando.

 

Ahora déjenos explicarle como esta carretera tan “segura” contribuyó a los accidentes que tuvieron lugar el 5 de diciembre de 2008. Sí, concretamente dos accidentes.

Aquel día, alrededor de las seis menos cuarto, en esta carretera, pasaba un ciclista dirección Torroella que, cómo puede deducir, tenía que invadir el carril de coches para poder circular. Empezaba a anochecer y no traía ni luces ni chaleco reflejante. Le seguía un coche  detrás el cual tuvo  que frenar muy fuerte para no chocar con él (con el ciclista), porque es la única manera de evitar la bici sin invadir el carril contrario.

Por lo tanto, frenas y esperas que el coche de atrás tuyo también lo haga. Y s , en este caso, el coche de atrás también lo hizo. También tuvo que  frenar el tercer coche,  que iba detrás de estos dos; pero, por el que vimos, llevaba las ruedas gastadas, cosa que ocasionó que la distancia de frenada fuera demasiada larga e impactó con el coche que tenía en frente. Nadie se hizo daño, pero este tercer coche quedó con el motor roto. Se quedaron ocupando todo el carril porque, precisamente, estaban en un de aquellos tramos de la pendiente en vez de  arcén. Estuvieron así unos 15 minutos, mientras esperaban la grúa. Por lo que me han dicho testigos que pasaban por la carretera, y por el que se puede deducir fácilmente viendo cómo y dónde sucedió  todo, el accidente no estaba señalizado con las  luces de emergencia de los coches, ni con triángulo, ni nadie que estaba por la carretera traía los chalecos reflejantes puestos. Pero cada vez  iba oscureciendo más. Aquel día, nuestro hijo había ido a ver sus amigos de Gualta y alrededor  de las seis de la tarde ya volvía a casa con su moto. Se incorporó en esta carretera de “máxima seguridad” viaria. Sólo tenía que hacer un km. y ya estaba en Torroella de Montgrí, y un Km. más por dentro el pueblo y ya estaba en casa. Los coches accidentados estaban al final de una recta de más de 400 metros desde donde él salía. Con más de 400 metros hay tiempo de sobra para ver unas luces de emergencia o un triángulo a 50 metros del accidente, e ir frenando. Pero nada de esto era y cuando  David, nuestro hijo, los vió parados, ya fue demasiado tarde para frenar y evitar la colisión. Pero no lo era para frenar y a la vez evitar el choque desviándote hacia la izquierda. Y es lo que él hizo. Frenó y fue hacia la izquierda esperando esquivar aquel tercer coche accidentado .Y lo hubiera conseguido, sino fuera porque vendía un coche en sentido contrario.¿ Qué haría usted? No hay más alternativas, o contra uno  o contra el otro. Colisionó en la parte  trasera más izquierda del coche accidentado y nuestro hijo salió empujado hacia el aire contra el coche que vendía de caras. Un impacto brutal contra este vehículo lo tiró al margen contrario de donde circulaba y… allí dejó de respirar.

  

Vemos muchas causas (o debemos decir negligencias) que produjeron la muerte de nuestro hijo. Pero hay dos que, si les grabáramos una misma condición al principio, habrían desaparecido. La condición sería: “Si la carretera hubiera tenido arcén”

  •  Si la carretera hubiera tenido arcén, la bici habría circulado por este y no se hubiera producido el primer accidente.
  •  Si la carretera hubiera tenido arcén, los coches accidentados se habrían podido desplazar dejando de ocupar todo el carril. David, al verlos, habría podido desviarse hacia la izquierda sin peligro de una colisión frontal con el vehículo que venía de caras, porque no hubiera tenido que  invadir, para nada, el carril contrario.

 

 Le pide a  David 200 € porque su accidente causó unos desperfectos en la carretera de los cuales se derivaron unas limpiezas. Por si acaso consiguiera traer esta reclamación allá dónde está él, no tenemos ninguna duda que vendría devuelta con una nota delante:

“¿Y por qué miras la paja en el ojo de tu hermano, y no te das cuenta de la viga que hay en tu ojo?

Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces te verás para sacar la paja del ojo de tu hermano.”   Mateo 7:3,5

 ¿Y sabe qué le decimos? Como nos gustaría que con su accidente no sólo hubiera malogrado una ínfima parte de esta carretera sino que la hubiera dejada completamente destruida quedando sólo el polvo de lo que era! Así la reconstruirían y, esta vez, puede que sí la hubieran dejado con una máxima seguridad viaria. Cuántas personas mantendrán la vida el día que lo hagan!

Todo el mundo de aquí dónde vivimos y de los pueblos de los alrededores sabe que sólo es cuestión de tiempo, y poco, que se vuelva a producir una muerte por culpa del estado de las carreteras. Pero ya sabemos que para este mundo hay muertos y MUERTOS. Nuestro hijo es de estos muertos considerados un número más parar poner en las estadísticas de los ministerios y consejerías; estadísticas que, francamente, a nosotros no nos han servido para nada.

 David tenía 15 años e iba en moto, dos premisas que, a ojos de la sociedad, lo hacen culpable al instante. Pero todo el mundo quien lo conoce sabe con que prudencia conducía. Nosotros confiábamos plenamente en él. Pero esto es nada cuando hechos ocasionales, por un lado, y crónicos, por otro, convergen para no dejarte escapatoria.

 

¿Ha conocido alguna vez una persona con luz? David era una de estas personas. Siempre estaba dispuesto a ayudar a los demás y era enemigo de las injusticias, a las cuales se enfrentaba sin temor al “qué dirán”. Un niño paciente y con mucha inteligencia emocional. La pérdida de David nos ha dejado un vacío que nunca nadie más llenará. Ya  jamás sabremos disfrutar de nada en este mundo, porque traemos su muerte en la sangre. Ya jamás su sonrisa nos hará renacer cada día. Ya  jamás nos iluminará con su presencia. El mundo ha quedado más oscuro sin él.

 

Y por último, queremos  decirle también que si el protocolo para notificar estas deudas con el Servicio Territorial de Carreteras es: “Lo notificamos y si la persona a la cual va dirigida está muerta, ya nos lo harán saber”, es de una inhumanidad y de una crueldad insondables, y querría creer que ni siquiera lo sospechan. Y si los que deben velar por nuestra seguridad y nuestro bienestar en esta sociedad (que se vanagloria tanto de proteger los derechos humanos y de estar en las élites de los países desarrollados), se dedican a hacer leyes, artículos y decretos que permiten reclamar dinero a un niño muerto, que podría estar vivo si no fuera por la dejadez que los hace mantener carreteras mortales, es que hemos caído muy bajo y ni siquiera hemos sentido el batacazo.

 Esperamos que, con todo lo que hemos expuesto, comprenda que leer su carta ha sido recibir una puñalada de cinismo.

Los padres de David Bagudà Bahí

(Toda la documentación de este post me ha sido facilitadas por los padres de David) 

Mi solidaridad para con estos padres. Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

 

Read Full Post »

En el último número de la revista “Siete días” de Alcobendas, aparece la siguiente carta:

BUSCO TESTIGOS

El pasado 23 de septiembre, sobre

las 8,35 de la mañana, se produjo

una colisión de tráfico y una circulación

peligrosa en la calle Pablo

Iglesias, frente al colegio Bachiller

Alonso López. El vehículo que iba

delante de mí se detuvo y dio marcha

atrás intencionadamente, colisionando

con mi vehículo. Previamente

a la colisión, este vehículo

me adelantó y se puso a hacer zigzagueos

en la calzada, impidiéndome

la circulación, hasta que me

detuve y realizó la maniobra de

marcha atrás golpeando mi vehículo.

Busco testigos del suceso. Si

conocen a alguien que use el autobús

C-11 durante ese horario, por

favor, pregúntenles si vieron algo,

ya que en el momento de la colisión

pasó uno de esos autobuses.

Por favor, pónganse en contacto

con la Policía Local (092) y comuníquenles

lo que vieron.

Daniel Cañibano

Si estos datos son correctos, estamos ante un acto de “violencia vial”, censurable y punible.

Por eso, la traigo hasta aquí y pido como el autor de la misma, la colaboración. Son muchas las personas de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes que leen este blog. ¡Ojalá haya suerte!

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Read Full Post »

Older Posts »