Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Amor’ Category

“Cuando la muerte entra por la puerta, el amor sale por la ventana”. Esta frase se la escuché a una madre que había perdido a su hijo en uno de esos mal llamados accidentes de tráfico, y después se separó de su marido.

¡Y son tantas y tantas las parejas que se rompen después de la pérdida de un hijo!

El dolor es tan grande, tan difícil de llevar, tan complicado de compartir, que muchas parejas se rompen en este trance.

También es cierto que algunas parejas que ya se habían roto antes del suceso, se vuelven a unir para compartir ese dolor, pero no es lo más habitual.

El dolor de cada uno es único. Nadie te lo va a quitar. Y cada uno lo va a manifestar de forma distinta. Por eso es tan importante, respetar al otro en sus manifestaciones y acciones, e intentar compartir, como hasta entonces se ha hecho con el resto de cosas que unen y separan a una pareja pero que se van superando día a día.

La pérdida de un hijo es un golpe mortal para los progenitores, por igual en el hombre que en la mujer, pero cada uno lo manifiesta de forma diferente.

La rabia, el odio, la pena, la angustia, la tristeza, la desesperación, son sentimientos humanos, perfectamente reconocibles y sentidos por todos los que hemos sufrido la pérdida de un hijo, y cada uno los irá sintiendo, manifestando o actuando sobre ellos de forma muy distinta. Y la depresión, como consecuencia, es comprensible y fácil de implantarse, pero siempre habrá una parte de la pareja que intentará salir de ella y ayudar a la otra. Esto no quiere decir que ese otro sienta el dolor de forma menor y por eso se sobrevenga, se sobreponga, que quería menos a la persona perdida. Creo que es solo un mecanismo de defensa de la vida, de la especie, porque la vida está llena de engaños para que no se acabe, para que perdure.

Siempre he dicho que si no hubiera sido por mi marido nos hubiéramos muerto de inanición porque yo dejé de cocinar. Él fue quien se encargó de comprar y cocinar. Él fue siempre quien intentó normalizar nuestra vida.

La mayoría de las veces, es el hombre el que quiere seguir con la vida, el que dice que ya no se puede hacer nada y hay que seguir adelante, por la propia pareja, por el resto de hijos. ¿Es bueno o malo? ¿Tiene que ser así? Pues nada es blanco o negro. Los cimientos más sólidos en cuanto a pensamiento, creencias, sentimientos, se viene abajo, se cambian, se pierden o se encuentran después de una tragedia como la que nos ha ocurrido.

También suelen ser los hombres los que quieren seguir con la vida sexual, algo inexplicable para muchas mujeres, pero algo entendible y explicable para los expertos. Algunas personas necesitan sentirse vivos, ante tanta muerte. Puede, incluso, que tengan mayor actividad sexual que anteriormente a esta desgracia. Es su forma de expresar el dolor y el miedo a la muerte. También ocurre ante problemas de enfermedad.

Y esa forma distinta de llevar el dolor, a veces, desune más que une: ¡Cómo puede querer comer, salir, reír, hace el amor!

Si logramos entender al otro, respetarlo, vivir nuestro dolor y no criticar el del otro, quizás podamos lograr sobrevivir al duelo y no perder más por el camino.

El dolor lo ensucia todo, hasta las relaciones más estables y duraderas. Porque el dolor es sucio, no es bueno, ¿a quién le enseñan a soportar o conllevar el dolor? Aunque la llegada a este mundo suponga nuestro inicio con el dolor, el primer hecho es que nos dan un azote, nadie se prepara para el dolor, sino para la felicidad.

Las mujeres debemos ser conscientes de las diferencias entre hombres y mujeres. Existen en todas las facetas de la vida, mal que nos pese. Y, por supuesto, no iba a ser distinto ante la muerte y el dolor. Pero los hombres tienen, también, que respetar esta diferencia de las mujeres. Recuerdo el comentario de un padre que hace muchos años perdió a su hijo en una moto, también era hijo único, en el entierro de su mujer: ¡Se tiró cinco años llorando y besando su fotografía! Pero lo que me conmocionó es que el comentario lo hacía de forma sarcástica, con asco.

Eso no puede ser, cada uno tiene que respetar el dolor del otro, por mucho que el dolor del otro le produzca más dolor a la otra parte. Porque muchas veces ese es el problema: No quiero que me ensucies con tu dolor. No quiero saber nada de dolor. No quiero sentir más dolor.

Y este tema, que se ha llevado a la pantalla muchas veces, ahora mismo, también se trata en una de las serie más larga de nuestra televisión pública: Amor en tiempos revueltos.

Como a los dos años de perder a mi hija también perdí mi trabajo, el que había tenido durante más de treinta años, me enganché a esta serie.

En la soledad de mi hogar, durante muchas horas, hasta que volvía mi marido de su trabajo, lloraba, escribía, lloraba, y comencé a entretenerme con esta serie que por aquella temporada trataba temas de unos pocos años anteriores a mi nacimiento. También,porque la canción de su sintonía tenía tantas cosas en común con todos los que tenemos que reinventarnos nuestra vida.

Este año, no sé si es su sexta temporada, uno de su personajes ha muerto atropellada por una moto, que estoy convencida se llegará a comprobar que fue la moto que el padre de la víctima no quiso rectificar porque le parecía que eso no debía hacerse porque podía poner en peligro la vida del conductor y la de los peatones. Un tema también de actualidad, muchos jóvenes se matan con sus pequeñas motos que han llevado a talleres que las rectifican y les ponen motores con más fuerza. Pues, la excusa de la muerte de esta protagonista está sirviendo para mostrar como sufre cada miembro de una familia, como lo expresa y los problemas que conlleva la pérdida de un hijo en una pareja.

Aunque algunos detalles son de ficción, hasta lo que llevan emitido está bastante bien reflejado el dolor de una familia y como lo enfrentan y resuelven cada uno de sus miembros. Como los episodios están en internet, os invito a verlos si os apetece, porque en este caso, es la madre la que quiere seguir con la vida, a pesar de su dolor.

Cada uno necesita un tiempo para hacer su duelo y nadie puede decir cuánto tiempo es el necesario. Cada uno se agarrará a una forma distinta de sobrevivir. Cada uno sentirá su dolor de forma distinta, porque el dolor, como todo en este mundo, tiene diversas caras. Pero nadie puede decirle a otro cuando se ha terminado el dolor, como antiguamente se les decía a los niños, después de darles una bofetada: se acabó de llorar, no llores. O los niños no lloran.

El dolor compartido no es menor pero es más llevadero, fue una frase que se me ocurrió en nuestra primera reunión de Madres sin hijos, porque es lo que creo y pienso. Y ese es el mensaje que envío a las parejas.

Todas las parejas tenemos y hemos tenido problemas. ¿Quién no? ¿No discutes con el vecino, con el compañero de trabajo, con el amigo rival de equipo de futbol, con tus padres, con tus hermanos, con tus hijos? Con la muerte de un hijo surgen nuevos problemas, pero el dolor no es motivo para romper una pareja. Si no lo has hecho antes no tomes como excusa este motivo para justificarte. Quizás sea el momento para renovar tu amor. Amor a la vida. El amor que te dejó tu hijo.

Despertar con la luz de la mañana

y renovar otro día mas la fuerza

para amar, en tiempos revueltos

Descubrir sin quererlo así lo frágil que es vivir

decidiendo a cada paso un porvenir

de futuro incierto

No es sencillo avanzar olvidando lo vivido

cuando tanto se ha dado por perdido

y el camino es volver a comenzar

Le canto al viento por todo el que venció su desaliento

le canto al mar por todo aquel que tuvo que olvidar

para empezar

Versión de Nuria Fergó (a la que decían se parecía mi hija)

 

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Read Full Post »

Querida hija:

Este es el séptimo final de año que pasamos sin ti y como desde hace seis años, siete navidades, voy a hacer un pequeño recuento del año que termina, para ti.

Como el año pasado, comenzaré por la crisis, esa de la que llevo hablándote tres años y que sigue instalada en nuestro país y en otros países europeos como Grecia, Irlanda, Portugal, Italia, y que pareciera que es culpa de los trabajadores porque es a ellos a los que dejan sin empleo, sin casa, sin dinero, cuando son otros las que la han originado, propiciado y expandido.

Esa crisis este año ha dejado a muchas más familias en las calles quitándoles la dignidad y sus casas, porque los bancos no se conforman con reclamar una hipoteca, sino que se llevan la hacienda y la vida de muchos.

Pero para nosotros esto no ha sido lo más importante, especialmente para mí, ha sido la pérdida de la abuela María. De tenerle que dar una tilita para que no fuera a tantas revoluciones, que es lo que tú recordarás, comenzó a ir cada día más despacito hasta que su corazón se paró. Y si ya antes había perdido su cabecita (¡cómo no después de lo que te pasó!), también terminó por perder su corazón. Fue un dolor muy grande pero nada parecido al que sufrimos con tu pérdida. Ella había cumplido el ciclo de su vida, aunque tampoco la trató demasiado bien ni fue generosa con ella.

Los amigos:

Este año, para el aniversario de tu marcha, vino Natalia desde Grecia, fue una sorpresa y una ilusión.

Se siguieron casando algunas de las amigas: María Elena, que llevó como ramo de novia unas calas, Laura, de Albacete, la pequeña del grupo de Irlanda, que también quiso llevar un ramo de calas pero que creo que en la floristería se la liaron. Y Lucia también se casó pero ella dice que no tuvo ninguna intención de llevar calas en su ramo porque ese era tu ramo, solo tuyo.

Y de las amigas casadas, alguna va a tener su segundo hijo.

Y después de seis años, el otro día me encontré con Susana. Iba acompañada pero no tengo ni idea si es su pareja.

Y Laura, de Madrid, es la que más me escribe y sigue  comentando mis blog.

Y Tere, de Murcia, la vemos todos los años. Su hijita está preciosa, aunque yo creo que Loly,  la mal cría, pero para eso están los abuelos. Debe ser una gozada no tener que estar pensando en educar, sino en disfrutar de un nieto. Qué lástima que eso también nos lo perdamos.

Cantantes:

Dani Martín, en Abril, sacó un single de su álbum “Pequeño”, que se titula “Mi lamento”, dedicada a también a su hermana y que es una de las canciones preferidas de las madres que hemos perdido a nuestros hijos.

Diana Navarro, esa cantante que nunca sabremos si llegaste a conocer, pero que fue para nosotros un bálsamo y  la excusa para seguir con nuestro regalo con mensaje de los reyes, nos sorprendió con su visita el 18 de Junio, en una reunión de madres que hice. Fue un regalo maravilloso, que nos hizo de forma desinteresada y que para todas las madres fue muy especial.

Cultura:

Y la cultura, como siempre, sigue ocupando un lugar poco destacado, tan poco destacado que hasta desaparece el ministerio de Cultura. Pero ha sido una buena noticia que a José Luis Sampedro le haya concedido el Premio Nacional de las Letras.

Política:

En cuanto a la política, quizás lo más maravilloso fue el movimiento 15 M que ocupó la puerta del Sol durante muchos días. Un movimiento que fue un despertar de la juventud y del que pensamos que tú, de haber vivido, también habrías formado parte.

Ha sido año de elecciones y el resultado ha sido la alternancia, como se esperaba. Pareciera que no existe otra posibilidad: ahora tú, luego yo, ahora yo, luego tú. Y el cambio ha traído y traerá muchos cambios, y nunca a mejor. Y no quiero decir con esto que todos los políticos son iguales, porque yo quiero pensar que aún sigue habiendo buenos políticos, pero la crisis se empeña en hacer buenos a los malos, malos a los buenos, y unificar y justificar todo.

Otras noticias:

Siguen matando a mujeres, unas veces por violencia de género y otras simplemente porque son asesinos. Y estos, cada vez más, son retorcidos, malvados, chulos y despiadados y cuando se les juzga, como ha sido el caso de Marta del Castillo, mienten descaradamente y no se apiadan de unos padres que, según dicen, nunca tendrán el cuerpo de su amada hija porque los asesinos se encargaron muy bien de hacer desaparecer su cuerpo.

Nosotros:

Nosotros seguimos sobreviviendo, a veces, anestesiados, otras, doloridos, pero casi siempre descentrados aunque disimuladamente normalizados.

A mí me operaron de la rodilla y me he pasado parte del año haciendo rehabilitación, y papa me acaba de dar un sustillo. Ya sabes lo que dice: de algo hay que morir, y desde que tú no estás, dice que, cuanto antes, mejor.

Yo sigo escribiendo, concienciando, ayudando a otras madres a compartir su dolor y luchando porque esos mal llamados accidentes de tráfico no sigan pasando.

Este año en el día de las víctimas nos hemos reunido todas las asociaciones de víctimas y hemos conseguido que la carrera Ponle Freno haya sido por las víctimas.

Pero este año, nuevamente ha habido muchas víctimas. Al 21 de Diciembre dicen que son 1.447 personas muertas. Y que son buenas cifras, porque siguen bajando, pero en la casa de estas nuevas víctimas, esta Navidad habrá otra silla vacía.

Este año, he conocido a nuevas madres que han perdido a sus hijos e hijas, algunas por el mismo motivo que tú, el alcohol que otro toma. Otras por atropellos, que cada vez van más en aumento.

Y sigo escribiendo cuentos con un hada muy especial. Cuentos que algún día me gustaría que una editorial se atreviera a editar, porque a mí no me va mucho lo de la autoedición, hazlo tú, págalo, véndelo tú, porque para eso ya están en los blogs.  Y de vez en cuando siguen publicando mis cartas o mis relatos.

Y no sé qué más contarte que tú no sepas, salvo que sigues estando en nuestro pensamiento cada día y a cada instante. Que seguimos viendo tus películas favoritas. Que seguimos escuchando tu música. Que me cuesta mucho desprenderme de tus cosas, que supongo quedarán donde están hasta el día de nuestra muerte. Cuando tengan que entrar para recoger, tirar, quemar, todo lo que hemos ido acumulando durante toda una vida, y que ha quedado guardado porque las cosas, los objetos,  son las que acumulan los recuerdos.

Querida hija, este año he puesto un lazo plateado en la puerta y otro rojo en la puerta de la vecina. Es el primer adorno después de seis años. Creo que ellos tienen derecho celebrar estas fiestas y recuerda que yo era la encargada de los adornos. Y esta noche, encenderé una vela por ti. Por un año más sin tu presencia.

Este año la música con la que te recordamos en la de la película “Sister Act 2”, que acabamos de volver a ver y que a ti te gustaba tanto.

Te queremos muchísimo. No nos olvides.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

http://youtu.be/MIRFE_1huMc

Read Full Post »

Ahora que ya tú no estás aquí
siento que no te di
Lo que esperabas de mí.

Ahora que ya todo terminó
a quien de mi te alejó
Yo le quisiera pedir.

Que me deje sólo un día más
para poder hablar
De lo que eras para mí.

Que me deje disfrutar
de tu voz, y contemplar
Tus ojos una vez más.

Te escribo estas líneas
en papel,
espero que donde estés
El correo llegue bien.

Por aquí todos estamos bien
luchamos por seguir
como aprendimos de ti.

Echo de menos
el charlar y oír tu voz,
echo de menos
No tener tu apoyo, ¡no!

No creo en el más allá,
no sé dónde buscarte
Y aquí no estás.

No creo en la eternidad,
necesito encontrarte
Y estar en paz.

Necesito terminar
lo que un día empezamos
A planear.

Lo que quiero es tenerte
y no recordar.

No creo en el más allá,
no sé dónde buscarte
Y aquí no estás.

No creo en la eternidad,
necesito encontrarte
Y estar en paz.

Necesito terminar
lo que un día empezamos
A planear.
Lo que quiero es tenerte
y no recordar.!

Espera donde estés
pues tengo que vivir
y cuando muera iré
A charlar junto a ti.

No he apreciado
lo que he tenido,
no lo he apreciado
Hasta que lo he perdido.

No he apreciado
lo que he tenido,
no lo he apreciado
Hasta que lo he perdido.

Y si la fortuna o el azar
me dan la oportunidad
De volvernos a ver.

Juro que jamás te ocultaré
lo que hay dentro de mi ser
Te abriré mi corazón.

Te echo de menos,
Un beso, adiós, cuídate.
No nos olvides, muy pronto,
Nos volveremos a ver.

No creo en el más allá,
no sé donde buscarte
Y aquí no estás.

No creo en la eternidad,
necesito encontrarte
Y estar en paz.

Necesito terminar
lo que un día empezamos
A planear.

Lo que quiero es tenerte
y no recordar.

No creo en el más allá,
no sé donde buscarte
Y aquí no estás.

No creo en la eternidad,
necesito encontrarte
Y estar en paz.

Necesito terminar
lo que un día empezamos
A planear.

Lo que quiero es tenerte
y no recordar.

Ahora que ya tú no estás aquí…

“Requien”. Mago de Oz.

(Helena tenía en papel, guardado, la letra de esta canción. Tenía subrayado lo que está escrito en negrita)

El alcohol que otro tomó a ella la mató en un mal llamado accidentes de tráfico. Tenía solo 20 años.

Helena Castillo Zapata, muerta el 17 de Abril de 2005, por la acción de un conductor borracho.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Calas, sus flores, de las que sería su ramo de novia, según decía.

Calas, Sari

Calas, Virtu

 

Calas, Manuela

Read Full Post »

(Felicitación de Helena en el año 1994. Tenía 10 años)

felicitación de Helena

Mañana muchos padres recibirán felicitaciones como éstas. Son realizadas por los niños en los colegios y van cargadas de mucha emoción y amor.

El padre de Helena debería tener doble celebración en este día: por padre y por ser su santo. Pero ninguna de las dos se producirán, al menos en relación con su hija, porque  a ella le quitaron la vida y a él la posibilidad de seguir disfrutando de días como éste.

Sé que muchos padres mañana tampoco recibirán una felicitación así porque les falta un hijo pero tendrán otro que no suple esta pérdida pero la suaviza con su presencia. En nuestro caso, tampoco existe esa posibilidad.

Tendremos que conformarnos con los recuerdos de Helena, guardados, sacados de el baúl de los recuerdos y que pocos se podrán explicar como pasados tantos años los hemos seguido guardando. Casi tampoco yo pero ahí están y tengo para muchos años. Para que a su padre nunca le falte su felicitación.

(El recordatorio en la agenda de Helena)

Felicidades, José María, padre de Helena. Felicidades, padres sin hijos.

Feliz día del padre, sin regalo.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, que murió por la acción de un conductor con alcohol.

Read Full Post »

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(San Valentín en la agenda de Helena. Año 2003)

Un día más de San Valentín sin Helena. Y un año más que recurro a sus agendas porque en ellas Helena sigue viva, y muestran lo llena de vida que estaba. Esa vida que le arrebató el alcohol que otro tomó.

La festividad de San Valentín se paró en el año 2005 y las anotaciones llenas de corazoncitos dejaron de existir como Helena, pero para mí siguen siendo un refugio.

En estos días previos a San Valentín han sido muchas las entradas al post “Helena y el día de San Valentín”, supongo que habrán sido enamorados que buscaban sobre el tema para compartirlo con sus parejas. Quizás sirva para alguno, la dolorosa experiencia de la pérdida de esta madre, para que ellos puedan seguir celebrando por muchos años este día de San Valentín.

Y yo seguiré consolándome con las agendas de Helena, verdaderos diarios gráficos, llenos de vida, de una joven enamorada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Las anotaciones de Helena en su agenda. Su amor aprobó el carnet de conducir)

Felicidades para todos los enamorados.

“Las caricias son las palabras del amor” De la colección de frases de Helena.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Read Full Post »

Querida Hija:

Este es el sexto final de año que pasamos sin ti y esa frase tan tópica que los que no han tenido una pérdida suelen decir a los que sí la han tenido, “El tiempo lo cura todo”, sigue sin ser efectiva. Al revés, cada día que pasa se hace más real esa otra frase de la canción: “que veinte años no es nada…” Nada, eso es lo que nos ha parecido el tiempo que hemos disfrutado de ti, apenas nada.

Y estos seis finales sin ti, cinco años efectivos, se han hecho y se hacen largos, eternos.

Y en este final, cuando todos hacen recuento, yo también voy a hacer recuento para ti:

Este año la palabra clave ha sido “crisis”, de la que ya te hablaba el año pasado. Nunca se había oído tanto. Y no es nueva, porque siempre ha existido aunque no se haya utilizado. En definitiva es que los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres. Y los que guardan lo que los pobres ahorramos se han dado cuenta que han vivido de las rentas producidas por nuestro dinero, se lo han gastado, y ahora, que nos han dejado sin trabajo y a algunos hasta sin casa, quieren que nos apretemos el cinturón, aún más, para que ellos puedan seguir engordando.

La familia:

Los abuelitos siguen avanzando hacia su niñez. Lo más llamativo es el cortocircuito permanente de la mente de la abuela María.

Las primas mayores, como ya te anunciaba el año pasado, tienen sus corazones ocupados y parece que van en serio. Los primos pequeños, haciéndose mayores. Y los adultos, haciéndonos más mayores.

Los amigos:

Si el año pasado te hablaba de amigas que se casaban, este año te hablo de madres. Sí, María, la hermana de Álvaro, ya fue mamá de Alejandro. Ya ves otro nombre griego. Tere ha tenido una niña.  Y Quique, ¡ha sido papá! Yaiza es su hija.

El próximo año se casarán: Lorena, Laura, de Albacete, la pequeña del grupo, María Elena. Elodie sigue escribiéndome con mucho amor. Laura de Madrid es la más incondicional de mi blog, sus comentarios, a veces, son los únicos y muy de agradecer. Miriam, se graduó en Estados Unidos y se ha convertido en una joven muy guapa. Susana, por el Facebook, sé que tiene un amor.

Cantantes:

Un año más, tu amor platónico Dani Martín, está de actualidad. En solitario, sin El Canto del Loco, ha hecho un nuevo disco: “pequeño” y en el ha incluido una canción  dedicada a su hermana que también se fue. Se titula “el cielo de los perros”.

Sakira, que también tanto te gustaba, tuvo este año una canción en el candelero y la que tú misma habrías bailado si estuviera aquí porque se  convirtió en el himno de los mundiales “wuaka, wuaka”.

Y Mago de Oz, Estopa y el propio Dani Martín, este año, tienen un disco dentro de la selección de “disco del año”. Pero no fueron ninguno de ellos los que ganaron ese disco sino Sergio Dalma, el padre del niño que iba a tu cole.

Alejandro Sanz, el que inventó las tiritas para el corazón partio, este año cantaba a dúo con una de tus cantantes preferidas: Alicia Keys. “Looking for paradisse” se titula. Otro título que nos suena.

Juan Luis Guerra, con el que hacíamos burbujas de amor en una pecera, ha sacado nuevo disco, titulado “bendición”, y a mí me parece que lo ha hecho pensando en ti. La pena es que esta bachata no la podré bailar contigo.

Cultura:

La cultura, un año más, sigue sin tener la importancia que debiera y los eventos deportivos, de los que este año somos campeones en casi todos,  son capaces de poner en pie a toda una ciudad como Madrid para recibir a nuestros campeones mundiales de futbol pero Vargas Llosa que ha sido el nuevo premio Nobel de literatura no ha tenido un recibimiento así ni sería pensable. Tampoco sería pensable para una mujer que ha recibido el premio Cervantes: Ana María Matute.

Tenemos nueva gramática y diccionario. Ahora que estaba aprendiendo a poner acentos van y quitan algunos.

Elvira Lindo, la autora de tu “Manolito Gafotas” ha escrito una nueva novela: “Lo que me queda por vivir”. Otro título que nos viene bien.

Y se fueron: Miguel Delibes, Ayala, Saramago y otros que no eran tan conocidos.

Política:

Los políticos siguen lo mismo. Al final, los regalos descubiertos el año pasado, las prevaricaciones, el abuso de influencias, no han supuesto nada. Ahora la frase más habitual es  “vete tú para ponerme yo”.

Y los buenos se van, como Labordeta, que al final dijo “a la mierda”  y se marchó de esta vida.

Otras noticias:

La violencia sigue en este mundo. Continúan guerras, conflictos y desencuentros.

Y además de la ejercida por países y pueblos, sigue la que se ejerce en las casas y van más de  85 mujeres muertas a manos de sus maridos o compañeros.

También en otros países, como México, donde la vida de una mujer vale menos que nada.

Te cuento estas cosas porque sé que te importaban y te dolían las injusticias.

Nosotros:

Yo sigo escribiendo, tratando de concienciar y de recordar que todos podemos ser víctimas. Y así, dicen que van disminuyendo, aunque siguen siendo muchas. Y entre esas cosas que hace tu loca madre está este lazo, del que trato que se haga internacional para identificar a las víctimas de accidentes e tráfico.

Y papá, aunque me apoya, dice que a él no le consuela que se salven otros.

Pero yo no me resisto a perderte y te he convertido en un “hada” y con la misión de salvar a otros, y así han surgido “Los cuentos del Hada Helena”.

Y así, un año más se pasó sin tu presencia. Porque como ya te he dicho en otra ocasión, el mundo no se para falte quien falte, ni siquiera para bajarse de él. Pero seguimos echándote de menos. Necesitándote. Añorándote. Queriéndote. Pensando que fue un lujo tenerte, pero se paso en un suspiro y como dicen otras madres, contando los días que se pasan y diciendo, uno menos para estar contigo.

Este año pensaba qué música podía poner punto final esta carta, y dudaba por una canción de las nuevas pero al final, creo que esta es la que resume lo que seguimos sintiendo por ti: Amor Eterno.

Querida hija, no nos olvides.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Read Full Post »

Este blog ha llegado a las cincuenta mil visitas. Gracias, a todos los que habéis venido hasta aquí, en tan poco tiempo.

Y solo se me ocurre una frase de una de las canciones de la película que he estado viendo hoy, por no sé qué vez:

No tengo nada, nada, nada, si no te tengo a ti…

¡Quiero Conducir, Quiero Vivir! en memoria de Helena. Por siempre en mi corazón, en mi pensamiento. Cómo me gustaria tenerte entre mis brazos.

Read Full Post »

Older Posts »