Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Recuerda que nos hemos mudado, para leer el post clica aquí:

http://blog.quieroconducirquierovivir.com/?p=2294

Read Full Post »

http://blog.quieroconducirquierovivir.com/

Read Full Post »

¡Quiero Conducir, Quiero Vivir!

Ya puedes entrar en el blog de ¡Quiero Conducir, Quiero Vivir! Tal como suena: blog.quieroconducirquierovivir.com

Más fácil de recordar.

El blog dedicado a Helena. En su memoria. El grito de guerra que habría dicho ella.

¡Quiero Conducir, Quiero Vivir! Pincha aquí

A partir de ahora.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

 

Read Full Post »

En 2006, primer aniversario de Helena y cuando nuestra esquela salió publicada en todos los medios de comunicación, coincidió con la vuelta de semana santa de ese año, las víctimas de accidentes de tráfico eran  más de 100, en concreto 108, tres más que  el año que murió Helena. A partir de ahí, todo comenzó a cambiar. Pero aunque estemos contentos porque este año las víctimas han sido menos de 40, yo no me olvido del dolor de esas 39 familias a las que se les ha roto la vida: a los que se han quedado en el asfalto y a los que les querían.

 

Las noticias dan con todo lujo de detalle las víctimas que no han sido, las que se han evitado,  pero yo me fijo en ese joven matrimonio que han muerto dejando a su bebe y,  en otros padres que han perdido a su pequeña hijita de dos años. ¡Qué mala suerte! Pues, no. No existe la mala y buena suerte. No para mí desde hace seis años. La suerte viene precedida, originada, promovida, por la mano del hombre: casi siempre suele ser un hombre el que produce la mala suerte de otro.

Cada vez que cogemos un coche no somos conscientes del riesgo que corremos o podemos hacer correr, y es natural porque no conduciríamos si lo pensáramos, no saldríamos de casa, porque nunca se sabe dónde va a estar nuestra suerte. Y quizás por estos pensamientos siguen habiendo siniestros de tráfico.

Porque cuando hacemos un adelantamiento complicado, arriesgado, escaso, no pensamos en la mala suerte que podemos tener si de frente viene otro.

Porque cuando bebemos y después tomamos el coche siempre pensamos que estamos bien, que controlamos, pero no pensamos en que estamos controlando la suerte de otro, por no hablar de la nuestra.

Porque cuando vemos una señalización de prohibido circular a más110, y no hablemos de otras aún más inferiores, le hacemos una pedorreta.

Porque cuando suena el teléfono no pensamos en nuestra suerte sino en qué importante llamada será.

Porque cuando paseamos por una calle, en algún momento de estrechez, casi siempre hay alguien que cede el paso, pero cuando vamos metidos en nuestra burbuja, el primero que pasa soy yo.

Porque cuando vamos por una carretera en mal estado nunca pensamos que la administración correspondiente no haya previsto, pensado en nuestra suerte, es inimaginable. (Por cierto, a la comunidad de Madrid o el ayuntamiento de Madrid, ahora que ya están de campaña, que arreglen los socavones que hay al entrar en la famosa calle 30 , dirección Noreste, en la entrada correspondiente al hospital 12 de Octubre, antigua carretera de Andalucía, ahora avenida. Lleva seis años con ellos).

Y no digo nada sobre las salidas de vía, porque como dice Esther, la madre de Juan, que nos expliquen que es “salida de vía”. Para mí no es una causa es la consecuencia pero cuál es la causa que  produce esa salida de vía.

Y así podría estar escribiendo líneas y líneas de “porque” y resultados de “mala suerte”.

A pesar de todo esto, yo sigo diciendo que he tenido muy mala suerte y mi hija peor, pero esa mala suerte nos la proporcionó un conductor con alcohol.

Algunos datos sobre esa mala suerte:

Datos en el año que murió Helena

Datos de los que han tenido mala suerte en otras Semanas Santas:

2003: 128 fallecidos

2004: 103 fallecidos

2005: 105 fallecidos

2006: 108 fallecidos

2007:  106 fallecidos

2008: 64 fallecidos

2009: 46 fallecidos

2010:  44 fallecidos

2011: 39 fallecidos, 195 heridos graves.

Mi solidaridad para con esas nuevas víctimas,  y mi enhorabuena para los jóvenes, mi primer objetivo, porque ellos son el sector en el que ha descendido más las muertes, según las declaraciones de las autoridades pero siguen siendo muchos, para cada padres, muchísimos, porque no tenemos otros, porque no son un número en una estadísticas, porque son nuestro futuro y sin ellos… se nos acaba.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Read Full Post »

Ahora que ya tú no estás aquí
siento que no te di
Lo que esperabas de mí.

Ahora que ya todo terminó
a quien de mi te alejó
Yo le quisiera pedir.

Que me deje sólo un día más
para poder hablar
De lo que eras para mí.

Que me deje disfrutar
de tu voz, y contemplar
Tus ojos una vez más.

Te escribo estas líneas
en papel,
espero que donde estés
El correo llegue bien.

Por aquí todos estamos bien
luchamos por seguir
como aprendimos de ti.

Echo de menos
el charlar y oír tu voz,
echo de menos
No tener tu apoyo, ¡no!

No creo en el más allá,
no sé dónde buscarte
Y aquí no estás.

No creo en la eternidad,
necesito encontrarte
Y estar en paz.

Necesito terminar
lo que un día empezamos
A planear.

Lo que quiero es tenerte
y no recordar.

No creo en el más allá,
no sé dónde buscarte
Y aquí no estás.

No creo en la eternidad,
necesito encontrarte
Y estar en paz.

Necesito terminar
lo que un día empezamos
A planear.
Lo que quiero es tenerte
y no recordar.!

Espera donde estés
pues tengo que vivir
y cuando muera iré
A charlar junto a ti.

No he apreciado
lo que he tenido,
no lo he apreciado
Hasta que lo he perdido.

No he apreciado
lo que he tenido,
no lo he apreciado
Hasta que lo he perdido.

Y si la fortuna o el azar
me dan la oportunidad
De volvernos a ver.

Juro que jamás te ocultaré
lo que hay dentro de mi ser
Te abriré mi corazón.

Te echo de menos,
Un beso, adiós, cuídate.
No nos olvides, muy pronto,
Nos volveremos a ver.

No creo en el más allá,
no sé donde buscarte
Y aquí no estás.

No creo en la eternidad,
necesito encontrarte
Y estar en paz.

Necesito terminar
lo que un día empezamos
A planear.

Lo que quiero es tenerte
y no recordar.

No creo en el más allá,
no sé donde buscarte
Y aquí no estás.

No creo en la eternidad,
necesito encontrarte
Y estar en paz.

Necesito terminar
lo que un día empezamos
A planear.

Lo que quiero es tenerte
y no recordar.

Ahora que ya tú no estás aquí…

“Requien”. Mago de Oz.

(Helena tenía en papel, guardado, la letra de esta canción. Tenía subrayado lo que está escrito en negrita)

El alcohol que otro tomó a ella la mató en un mal llamado accidentes de tráfico. Tenía solo 20 años.

Helena Castillo Zapata, muerta el 17 de Abril de 2005, por la acción de un conductor borracho.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Calas, sus flores, de las que sería su ramo de novia, según decía.

Calas, Sari

Calas, Virtu

 

Calas, Manuela

Read Full Post »

Hoy, muchos medios de comunicación reflejan los datos comunicados por el ministros Pérez Rubalcaba sobre las víctimas de la carretera durante 2010. Cifra que supongo no es definitiva y que posteriormente se verá aumentada por las víctimas producidas en ciudades y pueblos, que son controladas aparte.

El dato, 1730 personas muertas, siempre seguido por la palabra reducción, en este año un 9,1, es un dato frío, a pesar de que la cifra no tiene nada de fría. Muchas personas muertas en un goteo continuo.

Y nos acostumbramos a recibir estas cifras, ahora casi con alegría por la disminución, como algo inevitable. Con la esperanza e ilusión de que lo estamos consiguiendo, que cada vez van siendo menos. ¡Qué alegría! Este será el pensamiento de los responsables que las comunican pero ¿alguien ha pensado en las familias de esas 1730 personas que este año han desaparecido de sus casas?

La carta que cada año escribo a mi hija, muerta por la acción de un conductor borracho, este año, según muchos comentarios, llamaba la atención un comentario que ponía en boca de mi marido, el padre de Helena: “Y papá, aunque me apoya, dice que a él no le consuela que se salven otros”.

¿Y cómo no? Por mucho que disminuyan las víctimas el no volverá a tener a su hija.

De nada les habrá servido a los familiares de estas nuevas víctimas esa nueva reducción, porque para ellos no han sido menos muertes, ha sido un muerto más, o dos, o puede que tres o más.

Pero no en todas las comunidades han disminuído, por ejemplo en Galicia, o en Asturias.

Esta es una pequeña muestra de algunas de las víctimas que componen esas cifras. He tomado solo un ejemplo de cada mes. Una muestra con mucho amor solidario:

–          A.S.F. joven de 25 años, muerto en Villaluenga de Palencia, el 30 de diciembre. 

–          Hombre de 48 años, en Orihuela, el 30 de diciembre.   

–          Dos varones de 21 y 23 años, en Salamanca, el 28 de noviembre. 

–          Una madre y sus dos hijas, en Biescas, el 25 de  octubre.

–          Siete personas: un matrimonio, dos hermanos, tres personas más, en Oliva de Mérida , el 11 de septiembre.

–          Cuatro personas, tres de la misma familia, en Doñino, Salamanca, el 23 de agosto. 

Baltasar PR, en el km 24 de MA-12, Autovia Palma-Inca.  Andreu Socies, motero, en el km. Carretera Manacor con Porto Cristo. Ambos el 13 de Julio.

–          Dos motoristas, en Soritas, Castellón, el 30 de abril.

–        Tres personas en Castilla la Mancha: A.G.B., en Quismondo, Toledo. Un joven de 19 años en Km. 329,5 de la N.420. Un motorista, en Km.69 de la A-31 Albacete. Todos ellos en el fin de semana del 28 de Junio      

–          Moises Lama Rodriguez, en Triabá, el 24 de mayo.

–          Dos personas en Badalona, el 29 de Marzo.

–          Joven de 27 años, en Coristanco, La Coruña, el 27 de febrero.

–          Un vecino de Lerida, en el km. 126 de la N-240 Binefas, Huesca, el 31 de enero.  

 Un recuerdo especial para los 7.954 heridos graves, que la mayoría de las veces se olvidan. Y para el resto: Vuestro dolor es también el mío porque, antes, ya fui yo. 

Junto a la información de cifras, un artículo sobre que a Rubalcaba le agradó cómo le imitó José Mota en Nochevieja. A mí, lo que más me gustó de la nochevieja fue que José Mota sacó un lazo de víctimas que aún no estoy segura si era el de las víctimas del sida (rojo) o el de las víctimas de accidentes de tráfico (naranja). No estaría mal que hubiera sido el de las víctimas de la carretera porque, por número, se lo merecían.

No os acostumbréis a estas estadísticas que siempre bajan.  Aún hay mucho por hacer: puntos negros, peatones, ciclistas, moteros. Ocupamos el noveno lugar de paises con muertos por accidentes. Nuestros muertos siempre suman. Y son muchos, más que por cualquier tipo de terrorismo. Y todos podemos hacer algo para no ser la próxima victima.

Mota, paisano, únete a nuestra causa: todos podemos ser víctimas en la carretera.

 (Un lazo naranja para identificar a las víctimas de accidentes de tráfico)

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por un conductor borracho.

Read Full Post »

El pasado día 2,  murió un hombre porque el GPS de su coche le llevó hasta un pantano. Ocurrió en el pantano de la Serena, en la localidad de Capilla, Badajoz.

Conozco esta zona. La conocí, cuando aún funcionaba esa carreta que ahora está cortada, y después de hacer el pantano. De día, se puede llegar hasta la orilla del agua,  aunque creo recordar que un cartel te avisa de carretera cortada. Claro que, de día, todo se ve con más nitidez.

Pero, de alguna forma, no debería existir la posibilidad de poder llegar hasta el borde mismo del agua con coche. ¿Por qué no existe algo que lo impida?

Y es muy triste que alguien muera por utilizar las nuevas tecnologías.

Es raro, hoy en día, ver un coche sin ese famoso aparatito que yo llamo  “el tontón” y que en nuestro caso, duró poco muy poco, enseguida mi marido lo pasó al maletero y de ahí, al cuarto trastero. Nos resultaba un verdadero incordio estar escuchando esa voz metálica, diciendo: “radar a 100 metros”,  “tome la primera salida” o el famoso “vuélvase si puede”. Además de lo desagradable de esa voz, nos entretenía, despistaba, etc.

Aunque la noticia es triste, muy triste, tengo que recordar aquí nuestra jocosa experiencia, cuando el primer día que lo pusimos y nos dirigimos al trabajo, terminó el aparatito con la famosa frase “vuélvase si puede”.

Pero casi todo el mundo lo lleva.

En cambio, conozco muy pocos que conduzcan con un limitador de velocidad, y a ninguno que tenga instalado un alcolock, nuevas tecnologías que tienen una mayor incidencia en la seguridad del conductor que el dichoso GPS

Entiendo que muchos lo llevan más que nada para que les avise de los radares, para no tener una multa y unos cuantos puntos menos.  Pero se han peguntado qué es peor, una multa o un accidente.

El software de este aparatito hay que actualizarlo, en lo que se refiere a los radares y, por desgracia,  ya hemos comprobado que también en lo que se refiere a las carreteras. Así es que creo que el mío va a seguir en el trastero.

¡Con lo emocionante que es perderse! Con las discusiones tan suculentas que se organizan en un coche: “cariño, ya te había dicho yo que era la primera a la derecha…”

Pero en el desgraciado caso de este joven senegalés, quizás haya más responsables que el simple GPS.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Read Full Post »

El número 18 está metido en mi cabeza y alojado en un hueco oscuro, desde hace 5 años cuando,  un dieciocho, cubrimos el cuerpo de Helena con un verde manto de hierba. Pero no siempre fue así. Hubo un tiempo en que el 18, especialmente el de Septiembre, era una fecha feliz y llena de alegría.

Dieciocho, el día de tu cumple, otro cumple sin Helena. Sin la niña de tus ojos. Sin tu compañera de juego. Sin tu amiga y ayuda para los momentos en que tu otra compañera estaba enferma.

Este es el quinto que Helena no escribe en su dietario. Su papi, su rey negro, su taxista, su conseguidor, también su Pepito Grillo o la voz de su conciencia, pero sobre todo el hombre que durante más tiempo la ha querido más que nadie.

Que difícil es amar en tiempo revueltos. Revueltos con el dolor.

 

Despertar, abrazada a la ironía

 

de ocultar la razón de cada día

 

para amar en tiempos revueltos

 

 

Asumir la alegría y el lamento

 

y descubrir sorprendida mi tormento

 

y mi dolor con tu amor envuelto

 

 

No es sencillo

 

avanzar olvidando lo vivido

 

cuando tanto se ha dado por perdido

 

y el camino es volver a comenzar

Felicidades, mi compañero de viaje. ¡Que mayores nos estamos haciendo y que poco futuro tenemos! Y nuestro amor no terminó en fatalidad pero nuestro fruto sí tuvo un final fatal. La fatalidad se cruzó en su camino, en forma de borracho.

¿Recuerdas nuestra canción? Hacía muchísimo que no la escuchaba pero la he encontrado para ti. Hoy, es el único regalo que te puedo ofrecer.

Fatalidad el amor es

fatalidad aunque a veces

parezca el camino

de la felicidad.

Flor Zapata Ruiz, esposa de José María, el padre de Helena.

Read Full Post »

Las operación retorno de Agosto termina con 25 muertos en las carreteras, 16 más que  el año pasado. Cuando todo era bajar y bajar, resulta que este fin de semana no ha sido así.

Y, ahora, a quién echamos la culpa.

La velocidad, los despistes, la huelga de los bolis caídos… ¿Y qué más da el motivo?  El caso es que seguimos perdiendo la vida, pero seguirá habiendo quien se diga que esa cifra no es nada con los millones de desplazamientos que se efectúan. Que de algo hay que morir. Que cada uno tiene marcado su día. Que la vida sigue.

Y yo estoy harta de oír frases así, porque, normalmente, quien las dice no ha tenido una pérdida.

Aquí podéis encontrar algunos de esos “accidentes”, como se les llama. Porque parece ser que la vida es un accidente. La muerte es lo único seguro.

Muertos en lo que va de verano: Más de 300

Muertos en Julio: 176

Muertos en lo que va de Agosto: 147 (según mis cuentas)

Muertos en lo que va de año: 1.109

Del número de heridos a los que les ha cambiado la vida, ni les puedo hablar.

(foto de EPA)

¿Se imaginan estas cifras en cualquier otro medio de transporte o actividad de la vida? Pero siguen diciendo que vamos bien porque son 196 menos que el año pasado, en lo que va de año. Un 15 % de descenso. Y en las casas de las víctimas, un 100% de aumento.

Pues nada, a seguir conduciendo y viviendo que eso solo les pasa a otros.

Flor Zapata Ruiz, madredHelena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

Read Full Post »

De toda la vida, corrían los rumores de que los agentes de la guardia civil de tráfico tenían un cupo de multas y al final de mes tenían que cumplirlo. De ahí el temor a que te pararan porque, al final, algo encontrarían para multarte. En época de Franco, además, se unía el miedo que producía un uniforme.

Pero todo eso cambió y la figura del agente comenzó a verse como lo que realmente tiene que ser: autoridad, ayuda y prevención.

Y las personas que no infringen las normas, que conducen con responsabilidad no tienen nada que temer. Es más, para esas personas, su presencia es un signo de tranquilidad y seguridad.

Pero con todo esto de “la huelga de bolis caídos”, de pérdidas económicas por las multas no efectuadas,  de subida de la siniestralidad durante esta época, lo único que se está consiguiendo es poner en duda la efectividad de la guardia civil de tráfico y mostrarles como simples recaudadores.

No sé cómo está exactamente el tema de las ayudas económicas para las víctimas de tráfico, ayudas que se iban a llevar a cabo a través de lo recaudado por las multas pero, estoy segura que cualquier víctima cambiaría una ayuda económica por la seguridad de que no haya precisamente víctimas. Y muchas de esas víctimas se evitan con la presencia de los agentes en nuestras carreteras y, por desgracia, con el miedo al palo. Siento reconocerlo.

Y así es como lo veo yo. La guardia civil de tráfico es útil y necesaria pero no puedo entender que se incentive multar. Cada agente tiene que saber qué hacer en cada momento y tener la autoridad necesaria para realizarlo. Y al igual que cualquier ser humano también  tiene que tener sus derechos.

Por favor, señores ¿por qué no se ponen a arreglar esto de una vez? ¿No se dan cuenta que con todo ello lo único que consiguen es que la autoridad esté por los suelos?

La bajada de denuncias no afecta a la seguridad vial, nuestra presencia sí”, dicen desde la AUGC. Pero la autoridad y la imagen, una vez que se pierde, es difícil de recuperar. Por favor, no volvamos para atrás. Hay mucho que seguir haciendo por la seguridad vial pero, claro, entiendo que, con menos sueldo que los controladores, también tengan sus reivindicaciones.

¡Anda, si también se trata de vidas! Acabo de darme cuenta.

Aprovecho para dar las gracias a los agentes que estuvieron en el siniestro de mi hija y gracias a su actuación consiguieron saber la verdad de lo que pasó,  tuvieron que asistir por tres veces a un juicio que se suspendió por diversos motivos y expusieron los hechos de tal forma que el Juez pudo conocer la culpabilidad del acusado.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, que murió por la acción de un conductor con alcohol.

Read Full Post »

Older Posts »