Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘D.G.T.’

De todos es sabido que los niños y las personas mayores son los más vulnerables en este mundo. Y así pasa también en el ámbito de los accidentes de tráfico.

El post sigue aquí:http://blog.quieroconducirquierovivir.com/2014/01/31/los-mayores-el-trafico-la-seguridad-vial/

Nos hemos mudado:

http://blog.quieroconducirquierovivir.com/

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Anuncios

Read Full Post »

Delincuencia vial

Para leer este post,  pulsa aquí

Este blog se ha mudado a : http://blog.quieroconducirquierovivir.com/

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Read Full Post »

¡La Velocidad Mata!

Para leer este post ,pulsa en el siguiente enlace

Este blog se ha mudado a http://blog.quieroconducirquierovivir.com/

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Read Full Post »

La DGT regala puntos

Este blog se ha mudado. Para leer el post, pulsa aquí:

http://blog.quieroconducirquierovivir.com/?p=2318

Read Full Post »

 

(¡Ay, ese papel plata! Estado del coche de Helena después del mal llamado accidente)

El ministerio piensa aprobar la conducción acompañada a los dieciséis. La DGT piensa que la edad ideal son diecisiete y yo pienso una palabra muy fea.

Los bebés ya no llevan aquellas ropitas destinada a esa época de la vida, ahora van vestidos de hombres y mujeres pero en pequeñito. Y no voy a negar que resulte agradable a la vista y gracioso. Los niños con seis años tienen su propio teléfono móvil. Con pocos años más y algunos con menos, los niños tienen su ordenador portátil, su tele en su habitación, su cuenta de correo, algunos su perfil en alguna red social sin tener edad para ello. Con catorce años comienzan a pedir la moto. Y comenzarán por un ciclomotor aparente para su edad y alguno ya se encargará de, en cuanto pueda, esa pequeña moto que consiguió llevarla a un taller para que la modifiquen y puedan correr más. Algo que si está prohibido por qué se hace.

Después, antes de los dieciocho, comienzan con las clases para el carnet de coche. No hay que perder tiempo, en cuanto tengan dieciocho a examen.

Y a partir de ahí, el coche de mamá, me compras un coche, quiero coche, necesito un coche, dinero para gasolina, el seguro…

Después llegan los veinte, veinticinco, treinta, treinta y cinco y ese joven, que ya no lo es sigue viviendo con los padres porque estamos en crisis y no hay trabajo, no hay dinero, no pueden conseguir un piso. Pero son casi adultos desde que nacen.

¡Pero qué invento es éste! Que diría mi famosa paisana.

No. No estoy de acuerdo.

En las películas americanas queda muy bien: ese niño que conduce con pocos años y saca a su familia de un apuro llevando el coche.  Pero las películas son ficción y la realidad es, a veces, mucho más dura que la ficción.

Mi propia hija tenía compañeros que con dieciséis años, sin aún tener carnet y faltando mucho para poder tenerlo, sus padres ya les habían regalado un coche. Supongo que sería porque les querían más que los demás padres queremos a nuestros hijos o porque les venía bien poner el coche a nombre del hijo, aunque no sé ni si eso se puede hacer.

Quizás ahora, también,  haya que rebajar la mayoría  de edad. También la edad para beber alcohol, aunque como eso solo sirve para que los bares tengan un cartelito que lo diga y no puedan venderlo pero sí la tienda de la esquina, no tiene ninguna importancia. Y quién sabe cuántas otras cosas y otras edades.

Correr, correr, correr… en todo. Ya no hay infancia, ni adolescencia, ni juventud, ni adulto o viejo. Todo se confunde, todo se traspasa. Ya no hay un tiempo para cada cosa y que normalmente corra  su transcurso natural. Ahora todo es forzado y cuanto antes, mejor.

Por supuesto que estoy de acuerdo con la conducción acompañada, pero a los dieciocho. Que durante los seis primeros meses o un año después de tener el carnet, en vez de llevar un disco de 80, por cierto creo que tampoco hace falta ya, se fuera acompañado de un adulto.

Eso sí que es querer a un hijo. Aunque para muchos padres crean que lo es comprar el coche más potente del mercado, el que más velocidad alcance y dejarle solo para que se dé la bofetada en la primera curva que encuentre, acompañado  de dos o tres amigos.

Pues nada, adelantemos unos añitos más la muerte y acabemos con la crisis.

“Los jóvenes no piensan morirse pero se matan”. Una de mis frases.

(No todas las víctimas estamos de acuerdo con la conducción acompañada a los dieciséis)

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor borracho. Tenía solo 20 años y aunque ella no tuvo la culpa, sólo disfruté de su compañía veinte años.

Read Full Post »