Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Duelo’

Querida hija:

Este es el séptimo final de año que pasamos sin ti y como desde hace seis años, siete navidades, voy a hacer un pequeño recuento del año que termina, para ti.

Como el año pasado, comenzaré por la crisis, esa de la que llevo hablándote tres años y que sigue instalada en nuestro país y en otros países europeos como Grecia, Irlanda, Portugal, Italia, y que pareciera que es culpa de los trabajadores porque es a ellos a los que dejan sin empleo, sin casa, sin dinero, cuando son otros las que la han originado, propiciado y expandido.

Esa crisis este año ha dejado a muchas más familias en las calles quitándoles la dignidad y sus casas, porque los bancos no se conforman con reclamar una hipoteca, sino que se llevan la hacienda y la vida de muchos.

Pero para nosotros esto no ha sido lo más importante, especialmente para mí, ha sido la pérdida de la abuela María. De tenerle que dar una tilita para que no fuera a tantas revoluciones, que es lo que tú recordarás, comenzó a ir cada día más despacito hasta que su corazón se paró. Y si ya antes había perdido su cabecita (¡cómo no después de lo que te pasó!), también terminó por perder su corazón. Fue un dolor muy grande pero nada parecido al que sufrimos con tu pérdida. Ella había cumplido el ciclo de su vida, aunque tampoco la trató demasiado bien ni fue generosa con ella.

Los amigos:

Este año, para el aniversario de tu marcha, vino Natalia desde Grecia, fue una sorpresa y una ilusión.

Se siguieron casando algunas de las amigas: María Elena, que llevó como ramo de novia unas calas, Laura, de Albacete, la pequeña del grupo de Irlanda, que también quiso llevar un ramo de calas pero que creo que en la floristería se la liaron. Y Lucia también se casó pero ella dice que no tuvo ninguna intención de llevar calas en su ramo porque ese era tu ramo, solo tuyo.

Y de las amigas casadas, alguna va a tener su segundo hijo.

Y después de seis años, el otro día me encontré con Susana. Iba acompañada pero no tengo ni idea si es su pareja.

Y Laura, de Madrid, es la que más me escribe y sigue  comentando mis blog.

Y Tere, de Murcia, la vemos todos los años. Su hijita está preciosa, aunque yo creo que Loly,  la mal cría, pero para eso están los abuelos. Debe ser una gozada no tener que estar pensando en educar, sino en disfrutar de un nieto. Qué lástima que eso también nos lo perdamos.

Cantantes:

Dani Martín, en Abril, sacó un single de su álbum “Pequeño”, que se titula “Mi lamento”, dedicada a también a su hermana y que es una de las canciones preferidas de las madres que hemos perdido a nuestros hijos.

Diana Navarro, esa cantante que nunca sabremos si llegaste a conocer, pero que fue para nosotros un bálsamo y  la excusa para seguir con nuestro regalo con mensaje de los reyes, nos sorprendió con su visita el 18 de Junio, en una reunión de madres que hice. Fue un regalo maravilloso, que nos hizo de forma desinteresada y que para todas las madres fue muy especial.

Cultura:

Y la cultura, como siempre, sigue ocupando un lugar poco destacado, tan poco destacado que hasta desaparece el ministerio de Cultura. Pero ha sido una buena noticia que a José Luis Sampedro le haya concedido el Premio Nacional de las Letras.

Política:

En cuanto a la política, quizás lo más maravilloso fue el movimiento 15 M que ocupó la puerta del Sol durante muchos días. Un movimiento que fue un despertar de la juventud y del que pensamos que tú, de haber vivido, también habrías formado parte.

Ha sido año de elecciones y el resultado ha sido la alternancia, como se esperaba. Pareciera que no existe otra posibilidad: ahora tú, luego yo, ahora yo, luego tú. Y el cambio ha traído y traerá muchos cambios, y nunca a mejor. Y no quiero decir con esto que todos los políticos son iguales, porque yo quiero pensar que aún sigue habiendo buenos políticos, pero la crisis se empeña en hacer buenos a los malos, malos a los buenos, y unificar y justificar todo.

Otras noticias:

Siguen matando a mujeres, unas veces por violencia de género y otras simplemente porque son asesinos. Y estos, cada vez más, son retorcidos, malvados, chulos y despiadados y cuando se les juzga, como ha sido el caso de Marta del Castillo, mienten descaradamente y no se apiadan de unos padres que, según dicen, nunca tendrán el cuerpo de su amada hija porque los asesinos se encargaron muy bien de hacer desaparecer su cuerpo.

Nosotros:

Nosotros seguimos sobreviviendo, a veces, anestesiados, otras, doloridos, pero casi siempre descentrados aunque disimuladamente normalizados.

A mí me operaron de la rodilla y me he pasado parte del año haciendo rehabilitación, y papa me acaba de dar un sustillo. Ya sabes lo que dice: de algo hay que morir, y desde que tú no estás, dice que, cuanto antes, mejor.

Yo sigo escribiendo, concienciando, ayudando a otras madres a compartir su dolor y luchando porque esos mal llamados accidentes de tráfico no sigan pasando.

Este año en el día de las víctimas nos hemos reunido todas las asociaciones de víctimas y hemos conseguido que la carrera Ponle Freno haya sido por las víctimas.

Pero este año, nuevamente ha habido muchas víctimas. Al 21 de Diciembre dicen que son 1.447 personas muertas. Y que son buenas cifras, porque siguen bajando, pero en la casa de estas nuevas víctimas, esta Navidad habrá otra silla vacía.

Este año, he conocido a nuevas madres que han perdido a sus hijos e hijas, algunas por el mismo motivo que tú, el alcohol que otro toma. Otras por atropellos, que cada vez van más en aumento.

Y sigo escribiendo cuentos con un hada muy especial. Cuentos que algún día me gustaría que una editorial se atreviera a editar, porque a mí no me va mucho lo de la autoedición, hazlo tú, págalo, véndelo tú, porque para eso ya están en los blogs.  Y de vez en cuando siguen publicando mis cartas o mis relatos.

Y no sé qué más contarte que tú no sepas, salvo que sigues estando en nuestro pensamiento cada día y a cada instante. Que seguimos viendo tus películas favoritas. Que seguimos escuchando tu música. Que me cuesta mucho desprenderme de tus cosas, que supongo quedarán donde están hasta el día de nuestra muerte. Cuando tengan que entrar para recoger, tirar, quemar, todo lo que hemos ido acumulando durante toda una vida, y que ha quedado guardado porque las cosas, los objetos,  son las que acumulan los recuerdos.

Querida hija, este año he puesto un lazo plateado en la puerta y otro rojo en la puerta de la vecina. Es el primer adorno después de seis años. Creo que ellos tienen derecho celebrar estas fiestas y recuerda que yo era la encargada de los adornos. Y esta noche, encenderé una vela por ti. Por un año más sin tu presencia.

Este año la música con la que te recordamos en la de la película “Sister Act 2”, que acabamos de volver a ver y que a ti te gustaba tanto.

Te queremos muchísimo. No nos olvides.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena, muerta por la acción de un conductor con alcohol.

http://youtu.be/MIRFE_1huMc

Read Full Post »

Ahora que ya tú no estás aquí
siento que no te di
Lo que esperabas de mí.

Ahora que ya todo terminó
a quien de mi te alejó
Yo le quisiera pedir.

Que me deje sólo un día más
para poder hablar
De lo que eras para mí.

Que me deje disfrutar
de tu voz, y contemplar
Tus ojos una vez más.

Te escribo estas líneas
en papel,
espero que donde estés
El correo llegue bien.

Por aquí todos estamos bien
luchamos por seguir
como aprendimos de ti.

Echo de menos
el charlar y oír tu voz,
echo de menos
No tener tu apoyo, ¡no!

No creo en el más allá,
no sé dónde buscarte
Y aquí no estás.

No creo en la eternidad,
necesito encontrarte
Y estar en paz.

Necesito terminar
lo que un día empezamos
A planear.

Lo que quiero es tenerte
y no recordar.

No creo en el más allá,
no sé dónde buscarte
Y aquí no estás.

No creo en la eternidad,
necesito encontrarte
Y estar en paz.

Necesito terminar
lo que un día empezamos
A planear.
Lo que quiero es tenerte
y no recordar.!

Espera donde estés
pues tengo que vivir
y cuando muera iré
A charlar junto a ti.

No he apreciado
lo que he tenido,
no lo he apreciado
Hasta que lo he perdido.

No he apreciado
lo que he tenido,
no lo he apreciado
Hasta que lo he perdido.

Y si la fortuna o el azar
me dan la oportunidad
De volvernos a ver.

Juro que jamás te ocultaré
lo que hay dentro de mi ser
Te abriré mi corazón.

Te echo de menos,
Un beso, adiós, cuídate.
No nos olvides, muy pronto,
Nos volveremos a ver.

No creo en el más allá,
no sé donde buscarte
Y aquí no estás.

No creo en la eternidad,
necesito encontrarte
Y estar en paz.

Necesito terminar
lo que un día empezamos
A planear.

Lo que quiero es tenerte
y no recordar.

No creo en el más allá,
no sé donde buscarte
Y aquí no estás.

No creo en la eternidad,
necesito encontrarte
Y estar en paz.

Necesito terminar
lo que un día empezamos
A planear.

Lo que quiero es tenerte
y no recordar.

Ahora que ya tú no estás aquí…

“Requien”. Mago de Oz.

(Helena tenía en papel, guardado, la letra de esta canción. Tenía subrayado lo que está escrito en negrita)

El alcohol que otro tomó a ella la mató en un mal llamado accidentes de tráfico. Tenía solo 20 años.

Helena Castillo Zapata, muerta el 17 de Abril de 2005, por la acción de un conductor borracho.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Calas, sus flores, de las que sería su ramo de novia, según decía.

Calas, Sari

Calas, Virtu

 

Calas, Manuela

Read Full Post »

 

El Armario De Un Ángel

(Cuentos del Hada Helena)

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena

Había decidido que hoy sería el día e intentaba sacar fuerzas para comenzar esa dura tarea. No soportaba más que todo el mundo le fuera diciendo que ya era tiempo. Pero, quién sabe cuándo es tiempo, quién puede determinar el tiempo necesario, y lo que es más, ¿por qué se empeñan los demás  en cambiar cosas que ellos no tienen ni idea el bien que pueden producir?

Entró en la habitación y abrió el armario. ¿Seguía su olor o eran imaginaciones suyas? Lo que sí permanecía era todo tal como él lo había dejado: las camisas, la roja, la azul, la estampada, la sudadera verde, los polos, los jerséis…

 

Abrió uno de los cajones llenos de boxes. En el de al lado, calcetines. En el siguiente, los pijamas. Todo seguía colocado, ordenado, limpio.  Ya se encargaba ella. Ahora nadie le impedía su paso. No había nadie que dijera “no me toques nada que lo descolocas”, y precisamente, el tocar, acariciar, colocar su ropa, era un consuelo.

Algunas madres, aturdidas por el dolor, dejan que personas de la familia entren en esos días y arramblen con todo, con su mejor intención. Piensan que con su acción le evitarán más dolor a la propia madre, que  si desaparecen las cosas de su amado hijo  el recuerdo será menor. ¡Qué error!

Otras madres creen que deben darlo todo, regalarlo, quizás en su afán de que perviva en el recuerdo de quien pueda aprovecharlo. ¡Otro error! Solo aquellos que han querido enormemente a esa persona y son fuertes, querrán darle utilidad a esas ropas o decidirán llevarlas como una caricia sobre su piel. Y así, los familiares más cercanos, padres, hermanos y primos, se convierten en candidatos de esa herencia textil. Y en último lugar, está la beneficencia.

Pero si la entrega de esa herencia se hace pronto, muy pronto,  después, muchas madres se arrepienten porque lo que a primera vista les parecía una fuente de dolor, pasado un tiempo les resultará un tesoro perdido.

 

Cuando ya había sacado del armario gran parte de la ropa, sentía que se ahogaba. No hay en este mundo tarea más dolorosa que tener que recoger las cosas de un hijo. Siempre se piensa quién recogerá nuestras cosas, quién leerá nuestro testamento, quién nos dará el último adiós, quién llevará flores a nuestra tumba, pero jamás se piensa en que tengas que hacer todo eso con un hijo. El orden natural se pervierte, se afea, revienta,  y se produce un cataclismo en nuestro interior que arroya nuestra vida, produciendo una riada de rabioso dolor.

 

Salió al jardín  para tomar aire para poder continuar, y se dirigió al árbol que él mismo había plantado, estaba en flor.

(Durillo, árbol sembrado por Edu)

 

También las calas, que bello le habría parecido en otro momento pero ahora…

Una mariposa estaba posada sobre una de las calas.

-Anda, el hada Helena está por aquí– dijo. Se le escapó una pequeña sonrisa que le transformó la cara triste  y casi sin respiración con la que  había salido de la habitación. Extendió la mano con el ademán infantil de que la mariposa se posara  sobre ella, y ante su sorpresa, ésta así lo hizo.

 

(Mano de Adrián, hijo de Virtu)

-Manue, mira que mariposa- entro en la casa para enseñársela a su marido. Pero nada más hacerlo, la mariposa voló  internándose por el pasillo y desapareciendo por las habitaciones.

 

 

(Mariposas de la habitación de Helena)

-¡Vaya por Dio! A ve ahora cómo la echo fuera.

Siguió a la mariposa que salía y entraba de las habitaciones hasta que se adentró en la de su hijo. Tardo un momento hasta que localizó dónde estaba. Se había posado sobre una camisa roja. de las que había sacado del armario y reposaban sobre la cama.

-Venga fuera que aquí dentro te va a vorve loca y te va a dar un gorpe con las paeres– blandía su delantal con las dos manos con afán de empujarla la mariposa  hasta la ventana que estaba abierta. Pero la mariposa iba de la ropa colocada sobre la cama, a la puerta del armario que aún estaba abierta de par en par.

Así estuvieron ambas durante un buen rato. Manuela detrás de la mariposa y la mariposa de la ropa al armario, del armario a la ropa.

-Ya está bien, venga que me va a emporca to.- Y en uno de esos lances con el delantal, la mariposa salió por la ventana.

Terminó de poner la ropa sobre la cama, cerró la puerta del armario y nuevamente tuvo que salir al jardín. Por mucho tiempo que hubiera pasado la tarea seguía siendo dolorosa. ¿Quién dijo que el tiempo todo lo cura? Se volvió a preguntar, ¿por qué tenía que hacer aquello? No necesitaba esa habitación, para qué pasar ese mal rato. Entro nuevamente en la casa con la firme determinación de dejarlo estar, volvería a intentarlo en otro momento.

Volvió a la habitación con la intención de cerrar la puerta para que no se viera toda la ropa por encima de la cama, y cuando iba a hacerlo, descubrió que las puertas del armario estaban abiertas.

-¡Vaya, yo juraría que lo había serrao!

-Manue- Volvió a llamar a su marido pero esta vez saliendo al exterior porque estaba claro que dentro no estaba.

Al día siguiente, hizo el segundo intento. Por ella lo dejaría todo como estaba un año más pero su marido, la familia, los amigos, siempre le preguntaban que cuando iba a cambiar la habitación.  Le sugerían  que la podía utilizar para coser, para colgar esos bonitos vestidos de gitana que cada año hacía para la feria.

(Los vestidos que hace Manuela)

 

 

También podía utilizarla para cuando practicaba su nueva afición: la pintura.

 

(Calas pintadas por Manuela, para Edu)

Incluso podía utilizarla para cuando Cintia venía, hacer los deberes.

Abrió la puerta de la habitación y se encontró que las puertas del armario nuevamente estaban abiertas.

-Pero bueno, ¿esto que e?- Se acercó al armario, volvió a cerrarlo, presionó una y otra vez para asegurarse de que las puertas encajaban perfectamente.

-Manue, ¿Ha abierto tú el armario der niño?- Grito.

– Pero que hago hablando sola si Manue no está.

-¿Abuela, ónde estas?- Era Cintia que entraba por la puerta.

-Estoy aquí en la habitasión der tito Edu- dijo Manuela, asomando la cara desde la misma  puerta.

¿Qué hase? Preguntó la niña.

-Ea, que voy a sacar la ropa del armario y ver lo que se pueda aprovechar y el resto dallo a la iglesia.

-¿Y pa qué, abuela? Dijo la niña dándole un beso.

-Pa utilisa esta habitación pa nosotras, tú puees estudia y hase los deberes, y yo cosé y azi que ce queen tranquilo tos con la lata de la habitación. Y volviéndose, se dirigió a la cama para ir sacando ropa de la habitación, pero entonces…

-Pero que demonio pasa aquí, si acabo de serrar las puertas y otra ve están abierta.

No lo habrá serrao, abuela.

-Hija, que una está ya tonta pero no tanto, que te digo que lo acabo de serrar y no es la primera vez que me lo encuentro abierto.

-¿Abuela, ha vizto que hay una mariposa en la puerta?

-¿Qué? ¿Otra ve? Que joia, si ya la eche aye de la habitasion. ¿Será posible?

-Po eso es que le ha gustao la habitasión, abuela.

-Po va a se eso. Mardita sea. Sierra la puerta que intente que se vaya por la ventana– y comenzó  con sus movimientos de manos a dirigirla hasta la ventana.

– Abuela, ¿ha vizto lo que hay aquí?- y agachándose recogió del suelo una pequeña pluma.

-¡Abuela, e como la de mi cuento!

-¡Ay, Dio! Que sí, que sí, que esto va a ser cosa de tu tito. ¡Ay seño! Y esa mariposa… Si ya sabía yo que no tenía que tocar na, si yo no quería. Se acabó, mira niña, veme dando toa esa ropa que la vuerva a meté en el armario.

Abuela y nieta se dedicaron a poner nuevamente la ropa en el armario, cerraron las puertas y colocaron la pequeña pluma que había encontrado Cintia encima del pomo de las puertas.

–          Venga que te voy a dar de merendá. ¿Tienes hambre?

–          Un poco. Abuela, me deja que entre en Interné en tu ordenado

–          Bueno, pero poco, solo mientra te toma la merienda que luego me regaña tu madre.

–          Pero si tu no se lo dice, ella no se entera.

–          ¡Niña, niña!

Pasaron varios días y Manuela no había vuelto a entrar en la habitación. Estaba demasiado conmocionada para volver a  pensar en hacer mudanzas. Se asomó desde la puerta y comprobó que las puertas del armario seguían cerradas. Sonrió y se acercó a las puertas del armario, entonces, recordó que habían posado la pluma que encontró Cintia sobre el pomo pero ya no estaba. Revisó el suelo pero no la encontró –seguro que se la llevó Cintia, pensó.

–          Vale, niño, no te preocupe que ya no vuervo a saca tu cosas.

 

Volvió a presionar las puertas  y salió de la habitación. Ni se planteó qué diría cuando le volvieran a preguntar que cuándo iba a recoger la habitación de su hijo, lo que tenía claro es que eran demasiadas señales, que algo querían decir.

 

-Gracias, Helena, me has echado una mano, si no llega a ser por ti no lo consigo.

-¡Qué va! No ha sido nada, ahora sí, poco más y tu madre termina con mis alas. Pero dime una cosa, ¿por qué ese interés en que tus cosas sigan en el armario?

-Porque sé que mi madre no quiere quitarlas, solo lo hace por las presiones de los demás. Ahora tengo que convencerla para que, aunque mis cosas sigan estando ahí, ella utilice esa habitación. Que pueda coser, pintar, leer, escuchar la radio, conectarse a Internet.

-Pero de qué sirve mantener un armario lleno de ropa, sin ninguna utilidad, que se hace vieja, que solo trae recuerdos, que más tarde o temprano habrá que vaciar, que si falta tu madre otra persona tendrá que sacar y siempre lo hará con menos amor.

 -¿No lo entiendes, Helena? Muchas madres se refugian en esas habitaciones, en esos armarios, respiran nuestro perfume, acarician nuestras ropas, se tumban sobre nuestras camas, limpian el polvo y vuelven a dejar todo como estaba y todo eso, les produce un poquito de bienestar. Es como si todo siguiera igual. Es una forma de mantenernos vivos.

 -Pero es que no estamos vivos, Edu. Estamos muertos. Ya no estamos en su mundo, al menos en la forma en la que ellos nos querrían.

-Pero esa es otra forma de tenernos. Poco a poco se irán desprendiendo de nuestras cosas, ya lo verás, pero sin un dolor tan extremo.

– Si tú lo dices pero yo no veo el consuelo. Creo que con ello solo van alargando el dolor, el sufrimiento. Si es cierto que solo se muere cuando nadie ya nos recuerda, creo que una forma de expandir, perdurar ese recuerdo es dándole utilidad a nuestras cosas. Es mejor que mantenerlas encerradas en un armario, envejeciendo, apolillándose, cubriéndose de polvo.

-Yo no estoy seguro, quizás tengas razón pero ¿qué más da? Creo que lo más importante es que cada madre actúe como ella quiera y cada una tendrá un tiempo y una forma diferente de llevar la pérdida y vacíen o no esos armarios, y cambien esas habitaciones, de color, de muebles, de utilidad, siempre serán las habitaciones de… cada una tendrá un nombre y lo llevará por el tiempo que nos sobrevivan.

-Pues, en eso tienes mucha razón. ¡Ah, pero una cosa, como sigas dejando por ahí tantas plumas te vas a quedar sin alas, y un ángel sin alas…!

 

(El hada Helena, según Virtu)

Y colorín colorado, este cuento  para mamás se ha acabado.

Flor Zapata Ruiz, madre de Helena.

Alcobendas, marzo de 2011.

 Notas de la autora:

Este cuento es una ficción de hechos reales. Las fotos incluidas en él tienen propietario. Pedid permiso para su utilización.

Este cuento está dedicado especialmente a Manuela, madre de Edu, por su cumple.

Y a todas las madres que se encuentran con la pérdida de un hijo y la dolorosa tarea de recoger sus cosas.

 Y a las que mantienen sus habitaciones tal y como ellos las dejaron.

Y a las que generosamente reparten todas las pertenencias de sus hijos pensando y queriendo que aquellas personas que las reciben las quieran, las cuiden, las utilicen con amor.

 Y a las que se quedaron sin ellas porque se las quitaron de su vista con la intención de que no sufrieran.

Y a las que guardaron todas las fotos porque no pueden verlas sin morir de dolor.

 Y a todas las madres que tienen en sus casas “el armario de un ángel”.

 

MIS TRES REGALOS
Un día del cielo llegaron envueltos en bendición
Tres pequeños tres regalos que fortalecieron nuestra unión
Siendo hoy mis tres motivos y mi principal razón
Llenaron mi hogar de risas y mi corazón de amor
La primera me lleno de dicha cuando al fin pudo llegar
Fue tan larga aquella espera cuanto la ansiaba abrazar
Es una niña dijo el doctor y Silvia la quise llamar
Cuando llego el segundo regalo cuanto me vino a sorprender
Es que fuera un varoncito que nunca soñé tener

 Y el corazón me hizo estremecer

Cuando supe que era niño no me lo podía creer y como era varón
Le puse José Manuel
Pero el regalo más querido aun faltaba por llegar
Teniendo a Silvia y José Manuel me volví a embarazar
Sin poderlo ni siquiera planear
Y entonces llego Eduardo Javier a terminar de ilusionar mi
vida con sus travesuras y a completar mi hogar con
estos tres regalos ya nada me podía faltar
pero una noche fría de invierno a EDU me fueron a rebatar
desde esa maldita noche ya nada será igual.

Manoli madre de EDU

Read Full Post »